Cine y más Cine y más

02 jul Cómo entrenar a tu dragón 2: película universal y capaz

Temas:

Después de las escuálidas secuelas de El Rey León, La Sirenita, Kung Fu Panda, Shrek, Ice Age y Monsters Inc., preocupa cuando te enteras de que van a estrenar una nueva entrega de una película animada, cuyo original fue destacado.

Por eso, la reacción más natural es rogar que a ningún productor de Hollywood se le ocurra la errada idea de promover hacer una continuación de clásicos del género como Up, Wall-E, Ratatouille o Los Increíbles.

Luego viene la vida y demuestra que nada es tan definitivo, que todavía hay espacio para sorpresas en el cine industrial y aparecen las magníficas entregas número dos y tres de Toy Story.

Entonces uno, especialista en un pesimismo realista, dice nada, que eso solo lo puede hacer un estudio destacado y experimentado como Pixar, el resto de las compañías audiovisuales estadounidenses no lo podrá lograr.

Otra vez se da el caso de que todo es posible. Se anuncia la continuación de Cómo entrenar a tu dragón (2010), una cinta de Dean DeBlois y Chris Sanders que logró nominaciones al Oscar y al Bafta y se teme lo peor, aunque la catástrofe no se da cuando veo el regreso triunfal de Hipo, Astrid, Rustik más múltiples y coloridos dragones.

DeBlois se hace cargo de esta segunda entrega, y si bien el resultado no supera a su antecesora, aunque le llega bastante cerca, sí es capaz de emocionar hasta límites que solo Pixar ha conseguido. El filme de DreamWorks es sobrecogedor, fresco y cautivante, y se ubica como una de las mejores secuelas animadas hechas por Hollywood.

MENSAJES

La importancia de ayudar a los demás sin buscar nada a cambio. El deseo de sentirse parte de un colectivo. La necesidad de tener un líder que sepa sacar lo mejor de cada integrante de su equipo. Optar por las decisiones que busquen el bienestar de la gran mayoría. La unidad como medida de fuerza y protección. La relevancia de cuidar al más débil. Entablar una relación óptima entre la naturaleza y los seres humanos. La paz por encima de todo y la guerra como salida última.

Parece complicado, imposible y hasta arriesgado manejar tantos aspectos en una misma película industrial, más si es un largometraje en principio para niños, pero Cómo entrenar a tu dragón 2 los plantea, los indaga y los desarrolla de forma entretenida y clara a lo largo de 105 minutos estimulantes, alegres y sombríos, todo en un mismo paquete compacto.

Esta producción se toma en serio estos mensajes, tanto, que a veces uno puede pensar que no es una película animada familiar al uso tipo Hollywood, de esas para ir a la sala a reír y luego comprar los muñequitos en una juguetería, sino que es una producción que enfrenta al espectador a los dilemas humanos más universales de todos los tiempos, no importa si ocurren entre los pobladores de la imaginaria isla de Beurk o en cualquier país del mundo.

Además, Dean DeBlois dirige y escribe, a partir de los personajes de los libros de Cressida Cowell, una secuela que hace bien en ahondar en el pasado y el presente de sus principales personajes.

Se nota que no estamos ante una continuación que solo busca el éxito financiero, sino que de verdad desea compartir enseñanzas de vida con grandes y chicos.

Cómo entrenar a tu dragón 2 no solo sobresale por su historia, sino que también es un espectáculo ver su calidad estética, con parajes de ensueño y atractivas secuencias de acción.

¿Qué continuación o secuela de película animada les gustó? ¿Ya vieron Cómo entrenar a tu dragón 2?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.