Cine y más Cine y más

09 jul El escritor Sergio Ramírez presenta su nueva novela, 'Sara'

En la novela ‘Sara’, Sergio Ramírez lleva al terreno fértil de la imaginación el devenir de dos personajes íconos del Viejo Testamento: Sara y Abraham.

En su obra, el  escritor nicaragüense desarrolla una historia en torno a una mujer decidida, inmersa dentro de un universo protagonizado por hombres.

Temas:

“A pesar de que en el Génesis Sara no habla casi nunca, actúa; no es pasiva”, plantea Sergio Ramírez. “A pesar de que en el Génesis Sara no habla casi nunca, actúa; no es pasiva”, plantea Sergio Ramírez.
“A pesar de que en el Génesis Sara no habla casi nunca, actúa; no es pasiva”, plantea Sergio Ramírez. EFE

Sergio Ramírez, el más relevante escritor centroamericano hoy día, es un cazador de ideas que nunca se detiene en su afán de encontrar tramas interesantes.  

Por eso, de inmediato supo que había dos figuras emblemáticas del Viejo Testamento que daban para un libro: Abraham y Sara.

“En la historia de Abraham y Sara hay una novela en embrión: el éxodo, las disputas amorosas, la ambición y los celos, las luchas de poder, la corrupción y el desenfreno”, explica en exclusiva para La Prensa Sergio Ramírez ( Masatepe, Nicaragua, 1942), quien ha publicado recientemente la novela Sara (Alfaguara).

Todo un universo de posibilidades argumentales a su disposición. “Basta leer entre líneas y llenar los silencios del texto para tener la novela, que toca temas y sentimientos contemporáneos, el patriarcado entre ellos”, anota Ramírez, cuyos libros han sido traducidos en más de 15 idiomas.

Opta por seres que habitan el Viejo Testamento y no por aquellos del Nuevo Testamento porque sabe que en cada época Dios representa distintas dimensiones.

“Dios en mi novela es el Mago, bautizado así por Sara, porque no tiene nombre ni rostro. Es una deidad terrible, que termina en dios de la guerra. El Dios del Nuevo testamento, encarnado en un hombre, termina crucificado entre dos ladrones, y la primera que lo ve cuando resucita es una antigua prostituta. Es otra clase de novela”, comenta Ramírez, quien ganó el el premio Alfaguara de Novela

Su fuente de información principal fue el Antiguo Testamento, en primer lugar, y sobre todo el Génesis, que ha visitado como lector muchas veces. “Y leí a los padres de la iglesia, a los teólogos, para poder entender ese mundo tan lejano que tiene poca historia. Y libros que explican la vida y costumbres de la época para poder construir el escenario”.

‘Sara’ se publica en medio de una sociedad actual que lucha por su libertad frente a grupos extremistas que reprimen.

UN MUNDO OSCURO Y FANÁTICO

Sara, la nueva novela de Sergio Ramírez, es protagonizada por un hombre que sigue las decisiones de un ser superior, y una mujer, su esposa, que tiene el valor de cuestionar y pedir respuestas.

-¿Qué lo sedujo de la  Sara  y Abraham bíblico?

La obediencia ciega de Abraham frente a la voz que siempre le está ordenando partir, y el escepticismo de Sara frente a esa misma voz que le promete un hijo siendo estéril, aunque es una voz que ella no escucha, porque a ella no le habla. Sara es una mujer llena de humor, de desconfianza, astuta. He querido que el narrador se ponga muy cerca de su oído.

-Su  Sara está en un mundo de sueños y hombres.

A pesar de que en el Génesis ella no habla casi nunca, actúa; no es pasiva: mete a Agar en la cama de Abraham para que este pueda tener descendencia, luego expulsa a Agar cuando se envanece ya preñada, y la vuelva a expulsar ya madre de Ismael, el hijo bastardo.

-Es una mujer decidida.

Sara es de sentimientos encontrados, como cualquier otra mujer en sus circunstancias. Y si es capaz de esas iniciativas, no se iba a quedar sentada cuando Abraham recibe la orden de degollar a Isaac, su propio hijo. Por eso, en la novela, busca cómo evitarlo.

-El Abraham bíblico prostituye a su esposa, miente, embaraza a una esclava...

El narrador de la novela es bastante juguetón y lleno de humor, igual que Sara; busca poner esos episodios en la perspectiva de la novela, que es un campo abierto, no en la de un aburrido texto crítico. Abraham es como es, un ser humano que además de todo eso que enlistas tiene el juicio suficiente como para buscar evitar que Sodoma y Gomorra sean destruidas y mueran así miles. Al desacralizarlo, y sacarlo del texto bíblico, cobra vida.

Entre los libros capitales de Sergio Ramírez están la ‘Biblia’, ‘La Divina Comedia’, ‘La Odisea’ y ‘La Eneida’.

FE Y ARTE

-Los extremistas consideran que la fe no puede pasar por el filtro de la ficción.

Te respondo con las palabras del obispo monseñor Silvio José Báez, que presentó en Managua a la novela Sara: “escribir obras literarias a partir de la Biblia no es un cometido imposible, más bien creo que siempre resulta enriquecedor para la fe y para el arte, pero no hay que olvidar que al mismo tiempo siempre es un gran reto adentrarse en ese bosque inmenso de tradiciones, textos y personajes, que es la Biblia”.

-Como lector, ¿qué le parece la Biblia?

Ha sido uno de mis libros de cabecera desde muy joven. Está entre mis libros capitales, con La Divina Comedia, La Odisea, La Eneida. Una obra maestra de todos los tiempos. Conservo la Biblia de mi abuela materna, que era de la religión bautista, y esa es la que leo, aunque también leo la Biblia Latinoamericana, sobre todo por sus ricas anotaciones contemporáneas.

-En el Viejo Testamento no hay espacio para el sentido del humor, ¿por qué?

No hay ningún humor en esas páginas, y la risa está prohibida, por eso los enviados del Mago regañan a Sara, por reírse. Y los hijos de Noé son castigados por reírse de su padre. La que tiene humor es Sara, y junto con ella el que narra la novela. Sin embargo, hay humor en los Evangelios cuando se narra el episodio de la piara de cerdos endemoniados a los que Jesús despeña en el lago Tiberíades, y llegan corriendo los dueños, entre gritos, espantados por la pérdida. Esa es una escena llena de humor.

-¿Qué opina del terrorismo moderno que ejecuta en nombre de Dios?

Una aberración terrible de estos tiempos del siglo XXI, cuando más bien parece que el mundo retrocede al peor de los oscurantismos. Y sobre todo, como en la masacre de los periodistas y caricaturistas de Charlie Hebdo, cuando se reprime el humor con el asesinato.

-¿Por qué la religión separa a las personas cuando debería unirlas?

El fanatismo está en la condición humana, y es exacerbado por la ignorancia. Alguien que solo ha aprendido a lo largo de su vida a memorizar las suras del Corán, está destinado, por su ignorancia, a ser un fanático. Como los creacionistas de Estados Unidos, que aún aborrecen la verdad científica de la evolución.

Siga a   Daniel Domínguez en   Twitter:@DanielDomnguez1  y en   Instagram:   Daniel.Dominguez2006 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.