Cine y más Cine y más

26 oct Los ganadores del Ricardo Miró 2012

Temas:

Son tres debutantes en el Ricardo Miró (Porfirio Sánchez Fuentes, Mónica Guardia y Claudio De Castro), y dos viejos conocidos del premio nacional de literatura (Manuel Orestes Nieto y Javier Stanziola).

El jueves pasado, en el Teatro Nacional, recibirán la máxima distinción de las letras istmeñas. Sánchez Fuentes, por su ensayo Presencia africana en el habla del panameño: estudio sociolingüístico del negro colonial; Guardia, por su pieza teatral Milagros de la fe; De Castro, por sus cuentos El misterio del manuscrito de Voynish; Nieto, por su poemario El deslumbrante mar que nos hizo y Stanziola, por su novela Hombres enlodados.

El Miró era un reconocimiento que Sánchez Fuentes “se debía desde hace tiempo. Es una gran alegría, y es el fruto de un esfuerzo”.

Para Mónica Guardia, quedarse con el Ricardo Miró “ha sido una experiencia muy linda, sobre todo por todas las llamadas que he recibido de gente que comparte mi alegría. Como se trata de una obra de teatro, es importante porque me da la oportunidad de montarla”.

De Castro dice que ganarlo “te cambia, porque te das cuenta de que no llegaste solo. Volteas a ver y encuentras cientos de personas que por años te animaron y creyeron en ti, como mi familia, mi madre, mis hermanos, mis hijos, mi esposa Vida”.

Stanziola se ha llevado el Miró en Teatro en 1996, 2002 y 2008. Ahora lo logra en el aparte novela. “El Miró tiene una gran reputación en Panamá y Latinoamérica, y abre muchas puertas”.

Para Nieto, representa el constatar que “un poemario alcanza la calidad necesaria dentro de mis exigencias en el oficio. Lo he ganado en cinco décadas consecutivas y en la misma sección: 1972, 1983, 1996, 2002 y 2012. He tocado, pues, el Miró en el espacio de medio siglo. Curioso, ¿verdad?”

CUENTOS

El libro El misterio del manuscrito de Voynish, de Claudio De Castro, está integrado por 27 cuentos, más “un par de páginas con curiosidades sobre los cuentos, anécdotas de situaciones que ocurrieron mientras los escribía y una página con claves para descifrar aquellos cuentos que no llegaste a resolver”.

Son cuentos “llenos de anagramas, túneles y encrucijadas. Es un libro que entretiene y te deja pensando. Es perfecto para los que gustan leer aventuras y libros con personajes inteligentes con un pensamiento diferente al del hombre común”.

Advierte que no todo es tan serio, pues también hay espacio para textos jocosos como El Club de los Anagramas y El cuento de la O, que “seguro van a disfrutar”.

Claudio De Castro es colonense. Vivió en Colón hasta los 15 años. “Ganarme el Miró es volver al pasado cuando estudiaba en el colegio San José Paulino; íbamos al club de yates los domingos a comer, alquilábamos cayucos, montábamos bicicleta y jugábamos hasta tarde. Quién iba a pensar que podría ganarme este premio. Me gustaría presentárselo a mis maestras de primaria, a las dulces monjas franciscanas que me enseñaron el valor de la esperanza y compartirlo con ellas”.

Por ello, ahora como colonense se da cuenta de que “para Colón en este momento lo fundamental no es enfocarse en el dinero, porque te lo gastas y al final te quedas sin nada. Colón primero necesita esperanza, porque la esperanza no se gasta; al contario, crece, te ayuda a mejorar, a ser emprendedor, a luchar por tus ideales, a crear algo mejor. Te permite tener sueños e ir en pos de ellos, te permite generar los recursos que necesitas e invertirlos. Te da dignidad. Te motiva a estudiar y ser creativo”.

“Sí, Colón necesita una gran dosis de esperanza. Y este premio para mí es un signo de esperanza que comparto orgulloso con todos los colonenses. ¡Miren lo que ha logrado un colonense, de lo que somos capaces!”, dice.

POESÍA

El deslumbrante mar que nos hizo es un poemario, explica Manuel Orestes Nieto. Es sobre este lugar llamado Panamá, “donde su núcleo es producir un reconocimiento de que aquí nacimos y aquí moriremos, teniendo el paso del tiempo, la historia y hechos cuidadosamente seleccionados de las atrocidades coloniales, como las barcas de esclavos que aún se ven fantasmales pasar en el texto o los saqueos cometidos. Un pergamino de la memoria, escrito en el mar de ambas costas, como telón de fondo y testigo de los hechos. Es un libro que cierra un circuito temático y de búsqueda sobre la formación y las esencias del ser panameño, en la angostura de este istmo que es nuestra patria y en su transcurrir histórico, en el tiempo”.

La estructura, las imágenes y metáforas “son parte del cuidado y el pulido de la palabra, y soy muy exigente conmigo; traté de escribir un libro con una estética que el lector perciba que son poemas tallados y bruñidos. También, mi deuda con el Panamá marítimo que logré saldarla con este libro”.

Al lector nacional le indica que “ aquí, en todo lo que estás leyendo, puedes ver y sentir el lugar donde reconocerte, el de nuestros ancestros, el de nuestra lucha por ser una nación, el hogar de donde venimos y el horizonte hacia donde vamos”.

Si no es panameño, le diría: “lo que lee es un poemario de un panameño sobre esta parte privilegiada del mundo, donde por generaciones hemos hecho nuestras vidas y que está ubicada en esta olla de mar, en el centro de un continente que llaman América. En el filo del agua donde vivimos”.

NOVELA

Hombres enlodados, de Javier Stanziola, gira en torno a “Jota Jota, un adolescente explorando su identidad sexual durante los últimos años de la dictadura militar panameña”.

La familia “está convencida de que Jota Jota es gay e inventan miles de planes disparatados para, según ellos, ´curarlo”.

En Hombres enlodados estudia “la identidad sexual masculina panameña a finales del siglo XX y la imagen de hombres enlodados ayuda a describirla, pues hay algo inocente y divertido, pero al mismo tiempo sexual y visceral ”.

Hombres enlodados lo considera un hijo que ha “criado por una década. Con mi hermano, coleccioné decenas de recortes de periódicos y reportes gubernamentales de los años de 1980 en Panamá. Luego leí libros sobre identidad sexual y exilio sexual. Pero no me decidí a escribirlo, a estructurarlo, hasta hace un par de años”.

“La novela está llena de personajes divertidos que se paran de la cama con las mejores intenciones de cambiar el mundo, pero tienen que lidiar con la cuenta de luz y la falta de agua”, relata.

TEATRO

Milagros de la fe, de Mónica Guardia, está basada en un hecho real ocurrido en Atalaya, provincia de Veraguas, en 2009.

“Los feligreses notaron que les habían cambiado la tradicional imagen del Nazareno por una nueva, e iniciaron prácticamente una revolución para que les devolvieran la original. Las autoridades de la Iglesia se negaban a admitir el cambio. Insistían en que se trataba solo de una restauración. La gente del pueblo estaba tan enardecida que al final el párroco tuvo que aceptar que habían cambiado la imagen y devolver la original”, dice.

Se define como “una persona muy impaciente. El teatro me viene bien, porque va a la esencia y no tengo que ponerme a describir detalles, lo que me parece muy difícil”.

El teatro “no está tanto hecho para leerlo, sino para verlo en el escenario”. Por eso, cuando la lleve a escena, el espectador tendrá la “oportunidad para reírse y reflexionar sobre la forma como abordamos el tema de la divinidad”.

Hace diez años comenzó a escribir teatro, pero “más bien como una forma de procesar y asimilar temas y eventos que me impactaban e intrigaban”.

ENSAYO

El ensayo Presencia africana en el habla del panameño: estudio sociolingüístico del negro colonial es la prueba del gusto de Porfirio Sánchez Fuentes por conocer el pasado.

Su obra es el resultado de estudios de campo que ha realizado desde hace 10 años en las provincias de Coclé, Panamá, Darién y Colón.

En cada uno de los puntos del país va en compañía de sus estudiantes universitarios y buscan, recogen y estudian el habla del istmeño de esos lugares.

La logística en sí ya es una aventura, cuenta, pues hay que organizar el traslado, la estadía y la búsqueda de la información en los fines de semana que dedica a la actividad. Las veces en que les alcanza el tiempo y el dinero para llevar donaciones de ropa y comida a las comunidades más pobres.

¿Cuál es tu escritor panameño favorito? ¿Qué novela o cuento u obra de teatro nacional te ha gustado?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.