Cine y más Cine y más

06 ene Lo imposible: un melodrama angustioso y bien resuelto

Temas:

Las películas de desastres, una de las especialidades del cine industrial de Hollywood, impresionan por sus efectos de sonido, por su hábil edición y su fotografía desoladora.

Pero, a la larga o a la corta, sus argumentos y las actuaciones de sus intérpretes son dos de sus puntos más débiles, como ocurrió en el pasado con El día  después de mañana (2004) o Armageddon (1998), ambas exitosas en la taquilla mundial, que deslumbraron por su envidiable poderío técnico, pero cuyas absurdas historias fueron de escaso calibre y su elenco era de escala menor.

Lo Imposible, de inversión española, hablada en inglés y con protagonistas anglosajones, es una producción más completa, pues su puesta en escena hiperrealista no solo es creíble, sino que además el desempeño de sus estelares es sencillamente soberbio (en especial Naomi Watts y Tom Holland).

Su director, Juan Antonio Bayona, consigue impactar con su historia en torno a una familia que sufrió los estragos de un terrible e iracundo tsunami.

Este cineasta barcelonés hizo magia, gracias a una inversión de 39.5 millones de dólares, cantidad pequeña tomando en cuenta ejemplos de cine de desastres norteños, como los 75 millones de dólares del presupuesto de la cinta Día de la Independencia; los 92 millones de dólares de Twister (1996); o los 140 millones de dólares de Una tormenta perfecta (2000).

Lo Imposible, basada en hechos reales, presenta a una familia que sorteó más de un peligro en Tailandia cuando una enorme ola arrastró a una madre y a su hijo mayor por un lado, y al padre y a los dos pequeños del clan por otro; y todos, con sangre, sudor y lágrimas, se enfrentaron a una naturaleza furiosa que acabó con la vida de 200 mil personas en el sureste de Asia en diciembre de 2004.

Justin Chang, de  Variety, la califica como "la película de desastres más angustiosa en mucho tiempo,  Lo Imposible une una enorme proeza de realización técnica con una emotiva historia real de supervivencia familiar".

Lo Imposible no solo es acerca de la manera extraordinaria que una familia sobrevivió a un desastre, sino también al reto de seguir  con sus vidas luego de esa traumática experiencia.

Toni Vall, de  Cinemanía, resalta que "Bayona ha parido una película de ejecución perfecta y habilidad milimétrica, una flecha teledirigida para hacer diana en el alma y conmoverla (...) es un peliculón".

La industria española

Lo Imposible (2012) como El Orfanato (2007), la ópera prima de Juan Antonio Bayona (Barcelona, 1975), tienen conflictos argumentales en común, por más que la primera película sea un drama intenso sobre catástrofes y la segunda, una intriga sobrenatural.

Los dos largometrajes de Bayona, en el fondo de sus tramas, son melodramas familiares (sobre todo, la tensa relación que existe entre padres e hijos); además, cada cual maneja el terror como disparador de una tensión enorme, los dos usan la muerte como vehículo transformador para que sus personajes alcancen la madurez y ambos indagan acerca del sentimiento de pérdida de un ser querido al mejor estilo del estadounidense Steven Spielberg (uno de los realizadores favoritos del creador audiovisual español).

Comienzo

El acercamiento a Lo Imposible comenzó para Bayona cuando un día lo llamó por teléfono, a todo llanto, la productora Belén Atienza.

Con voz entrecortada, Atienza le narró la increíble historia de supervivencia de María Belón (la madre real que interpreta Naomi Watts en la pantalla grande).

Belón contó en una entrevista radial cómo sobrevivieron su familia y ella al tsunami que azotó Tailandia el 25 de diciembre de 2004, y enseguida, Atienza supo que ese relato merecía ser llevado al cine. Por eso, se comunicó con Bayona para que se ubicara detrás de las cámaras.

La primera versión del guion, a cargo de Sergio G. Sánchez, quien también escribió el libreto de El Orfanato, era en un 80% en inglés, ya que en ese idioma se comunicó el clan de Belón con los que se encontraron en Tailandia.

Ya en la segunda versión se decidió que fuera en inglés todo el texto y, para encontrar con mayor facilidad financiamiento, se optó por dos intérpretes de conocida fama: el escocés Ewan McGregor y la británica Naomi Watts, quienes interpretaron a los adultos, y los chicos fueron encarnados por Tom Holland, Samuel Joslin y Oaklee Pendergast.

Fenómeno de taquilla

Lo Imposible se estrenó en España el 11 de octubre de 2011 y, en 10 días, ya había recaudado 25.5 millones de dólares de acuerdo con cifras de la auditora de la taquilla española Rentrak Spain.

Esa cantidad ya le otorgó la corona de la película nacional más vista en ese país europeo en  2012.

Dicho sea de paso, el séptimo arte español tuvo un gran 2012. Rentrak Spain informó que la recaudación nacional fue la más solvente de los últimos 27 años con 139 millones de dólares (18% mejor en relación con 2011), y buena parte de esa grata noticia se le debe a Lo Imposible.

El anterior récord lo tenía el año 2009 con 131 millones de dólares por la positiva recepción que recibieron largometrajes como la épica biográfica Ágora, de Alejandro Amenábar, y la cinta animada Planet 51, de Jorge Blanco, Javier Abad y Marcos Martínez.

La película de Bayona no fue la única que colaboró con el triunfo, pues hubo otros títulos españoles que de igual forma funcionaron en su propio territorio: el drama romántico Tengo ganas de ti, de Fernando González Molina, y la animada Las aventuras de Tadeo Jones, de Enrique Gato (cada una convocó a casi 2 millones de espectadores),  y el thriller de acción Grupo 7 (con un millón de asistentes), de Alberto Rodríguez.

Aunque este trío no superó a Lo Imposible, que sedujo a 5.9 millones de españoles y todavía el fin de semana pasado estaba entre las 10 más vistas.

Lo Imposible hizo una taquilla de 55 millones de dólares en España, una cifra relevante, ya que en  2012 el impuesto por cada boleto de cine subió 21%, lo que de acuerdo con Rentrak Spain redujo entre un 6% y 7% la asistencia del público a las salas.

El Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales de España calcula que ese país cuenta con más de 3 mil 800 salas de cine, y que en  2012 se rodaron 163 producciones (entre las de ficción y documentales), un 5% menos que en  2011.

Para que tengan una idea del alcance de Lo Imposible, esta película recaudó en España 55 millones de dólares. Mientras que otras películas triunfadoras en su propio territorio fueron Los Otros (2001), de Alejandro Amenábar con 35.3 millones de dólares; El Orfanato (2007), de Juan Antonio Bayona con 32.7 millones de dólares y  La gran aventura de Mortadelo y Filemón (2003), de Javier Fesser, logró 30.1 millones de dólares.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.