Cine y más Cine y más

30 jul El planeta de los simios: confrontación: la difícil convivencia

Temas:

El planeta de los simios: confrontación le recuerda al espectador que en un conflicto bélico nadie gana por completo y que todos son perdedores, pues el vencedor proclamará orgulloso su triunfo, pero detrás de esa muestra de dominio hay una estela de muertos y heridos en ambos bandos.

Esta película, sobre los primeros combates entre simios y seres humanos después de una feroz epidemia mundial, plantea que la guerra siempre es una confrontación  que causa heridas serias a una inestable paz.

No importa si es un combate a gran escala o una pelea estudiantil, cada quien tiene su cuota de verdad y su rosario de quejas, reclamos, razones y resentimientos como le pasa a los humanos que responsabilizan a los simios de su triste realidad en esta brillante producción.

DOS SECTORES

En los dos sectores en disputa hay seres justos, pacíficos y defensores del diálogo como Malcolm, por el lado de las personas, y César, por parte de los primates, pero también en  esos grupos existen déspotas y malvados como Dreyfus y Koba.

Igual hay hombres y mujeres, buenos y malos en los conflictos que ocurren hoy en la Tierra. Esa violencia, mal que nunca será erradicado del alma humana de acuerdo con Sigmund Freud, está presente, según datos de Naciones Unidas, en más de 25 países.

Por lo que películas como El planeta de los simios: confrontación lo único que aspiran es a reflexionar sobre esa parte salvaje de la condición humana que nos lleva a castigar y hasta exterminar no solo a nuestros semejantes, sino también al resto de las especies.

MUNDO DIVIDIDO

El planeta de los simios: confrontación (2014) es el más relevante título sobre primates como protagonistas de una película hecha en los últimos 70 años.

A ese nivel se encuentra este largometraje que evidencia que el Hollywood industrial, cuando le da la gana, produce filmes interesantes de gran presupuesto.

Ese mito que tienen en sus cabezas cuadradas algunos productores de la llamada Meca del cine, que la audiencia promedio no responde a cintas de contenido porque lo complicado les da dolor de estómago, cae a pedazos en El planeta de los simios: confrontación.

Este filme tuvo un presupuesto de 170 millones de dólares y en sus primeros 12 días ha obtenido más de 340 millones de dólares en su recaudación  mundial, sin dejar de lado que ha recibido el 91% de la aprobación de los críticos de Estados Unidos.

Está en excelentes condiciones de igualar los 362.2 millones de dólares de El planeta de los simios (2001), de Tim Burton, y por lo menos igualar los 481.8 millones de dólares de El origen del planeta de los simios (2011), de Rupert Wyatt.

Aunque El planeta de los simios: confrontación no supera a los dos mayores exponentes temáticos cinematográficos: El planeta de los simios (1968), de Franklin J. Schaffner; y King Kong(1933), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, esta cinta del director Matt Reevessí queda en un honroso y envidiable tercer puesto, lo que no es poco tomando en cuenta que se han estrenado más de 70 películas de ficción sobre primates.

Reeves ofrece una pulida puesta en escena, unas actuaciones relevantes y una actualidad admirable, pues su argumento se concentra en distintos aspectos: la importancia de ser un líder responsable, la guerra como forma equivocada de resolver las diferencias, la amistad como señal de hermandad entre gente diferente y la familia como uno de los tantos motivos por los cuales se debe  abogar por la convivencia pacífica.

El encuentro entre gorilas, chimpancés, monos y demás mamíferos con la pantalla grande echa a andar con el cortometraje estadounidense The Tail of the Monkey (1926).

Los primates, por lo general, han sufrido bastante con el séptimo arte dedicado a la ficción.

Los han convertido en patéticos espías a lo James Bond o los muestran de astronautas que salvan planetas o son capaces atracadores de turistas despistados, mientras que Matt Reeves los enfrenta a dilemas complicados: ¿seguir sus instintos o plantar un ejemplo de cordura? ¿Perseverar o dimitir ante la adversidad? ¿Perdonar o dar batalla?

¿Qué tal les pareció El planeta de los simios: confrontación? ¿Cuál de las versiones sobre simios les ha gustado?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.