Cine y más Cine y más

17 feb El regreso de 'La Amenaza Fantasma'

Temas:

En 1999, la ansiedad de los fanáticos de Star Wars era imparable. Habían soportado una larga espera para ver los orígenes de una de las sagas más grandiosas de la historia del cine. Eran más de tres lustros desde el estreno de El Regreso del Jedi y ya era hora de que la aventura retornara.

Con Episodio 1 – La Amenaza Fantasma sabríamos cómo fue la formación que ofreció el maestro Qui-Gon Jinn (Liam Neeson)a su por entonces discípulo Obi-Wan kenobi (Ewan McGregor), pero en especial seríamos testigos de cómo era Anakin Skywalker, ese niño esclavo que de adulto se convertiría en uno de los grandes villanos y a la par en uno de los mejores héroes trágicos, de la ciencia ficción: Darth Vader.

Al ver el Episodio 1 la decepción fue notoria. El director y guionista George Lucas estaba más preocupado en demostrar los notables avances de sus empresas de tecnología que en ofrecer una historia sólida.

Los desérticos escenarios de Túnez tenían más vida que varios de los desempeños de los actores, que hacían lo posible con darle fibra a personajes a los que les falta más carnadura si los comparabas con los seres que habitaban los Episodios IV, V y VI.

Al ver ahora La Amenaza Fantasma, hay emoción por recuperar los tiempos perdidos, pero reitero que es la más débil de las seis partes de Star Wars.

Una vez más, el uso de la tercera dimensión es más una estrategia de Lucas para hacer más dinero, pues esta novedad sí da profundidad de campo y otras ventajas visuales, pero tampoco es que aporte demasiado a esta producción.

El negocio le ha salido regular, por el momento, pues la propuesta en tres dimensiones de La Amenaza Fantasma ha recaudado 26 millones de dólares desde su restreno a mediados de este mes de febrero.

Ya lo dijo Lucas, de cuánto dinero recaude este título dependerá si podremos ver con lentes especiales los otros cinco capítulos de esta saga que era hija de producciones como 2001, una odisea del espacio, Buck Rogers, Lawrence de Arabia, Metrópólis y Flash Gordon, así como de mitologías clásicas y religiones como el sintoísmo y el cristianismo.

Lo que sí me gustó es apreciar La Amenaza Fantasma otra vez en una pantalla grande y además en compañía de mi hijo Diego, de 5 años, quien desde hace seis meses se ha vuelto un admirador de Star Wars en general.

Desde que mi pequeño cinéfilo vio las seis entregas (más de una vez como debe ser), es frecuente que tengamos peleas épicas con nuestros respectivos sables de luz, en las que obviamente debo pedir clemencia ante el vigor del chico que a veces es Luke y en otras es Yoda.

Esa es la magia de Star Wars, que ha logrado pasar de generación en generación con una fuerza imparable con su mensaje a favor de la amistad, la solidaridad y el amor y en contra del odio y la maldad.

Además, Lucas ha sabido lograr que el placer de la saga se mantenga, ya sea a través de los videojuegos (de Atari a Súper Nintendo) o de los juguetes y demás mercadería variada.

Ni hablar que los seguidores de Star Wars se cuentan por millones alrededor del mundo. Por ejemplo, solo en Inglaterra hay 400 mil personas que profesan lo que llaman el jedismo y el 1.3% de la población de Nueva Zelanda también practica esta especie de religión.

Otros admiradores le rinden homenaje a Star Wars desde sus propias creaciones. Recordemos las parodias y referencias sobre la saga que se han hecho en series de televisión como Los Simpson y Padre de familia.

¿Qué te pareció volver a ver La Amenaza Fantasma en una sala de cine? ¿Cuál de las seis entregas piensas que es la mejor de todas?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.