Cine y más Cine y más

23 ago 'Mis tardes con Margueritte'

Temas:

Margueritte Van del Val (Gisèle Casadesus) es delgada, culta y refinada. Mientras que Germain Chazez (Gérard Depardieu) es obeso, algo ordinario y casi analfabeto. A simple vista quizás nadie diría que podrían ser amigos entrañables, pero la curiosidad por las palomas que han convertido un parque de un pueblo como su casa y la lectura de novelas los van uniendo en una bella relación de cómplices.

Con el paso de las semanas, la señora lo considera como el hijo que nunca tuvo y él como la madre que le hubiera gustado tener.  Ambos son sobrevivientes solitarios de una sociedad individualista y materialista. Ella casi no tiene familia cercana y él no tuvo hermanos, ni conoció a su padre y su madre; bueno, es tan extraña que hubiera preferido que la vida lo hubiera tratado mejor.

Mientras la señora de edad fue fruto de una historia de amor entre sus papás, el otro fue el resultado de un descuido. El solidario de Germain le pone nombre a las palomas y las cuida como si fueran suyas. Ama a Anette, una chica tan buena como el pan, y está obsesionado por incluir su nombre en una estatua que recuerda a los héroes de guerra caídos en combate entre 1951 y 1962.

Estos dos seres humanos son los protagonistas de la película francesa Mis tardes con Margueritte (2010), dirigida por Jean Becker, que se proyecta el viernes 24 de agosto, a las 7:00 p.m., en la Feria Internacional del Libro de Panamá y que voy a tener la oportunidad de coordinar. La proyección será en el salón Bejuco - Chocoe de Atlapa. La entrada es libre, ya saben, vayan los que puedan.

El director francés Jean Becker debutó en su oficio con la comedia de aventuras A escape libre (1964). Desde entonces, ha realizado 10 largometrajes, entre ellos Deja de quererme (2008), Los jardines de la memoria (2003), La fortuna de vivir (1999) y Verano asesino (1983), entre otras.

Mis tardes con Margueritte es un drama cómico tierno, noble y sencillo, basado en la novela La tete en Frinche, de Marie Sabine Roger.

Esta es una producción ideal para presentar en una Feria del Libro, pues Germain sabe leer con dificultad, pero no lee, entre otras razones, porque tuvo un maestro de primaria que era un verdadero nazi, aunque sí le gustaría conocer nuevas palabras y cierra los ojos para imaginarse las escenas mientras Margueritte le lee en voz alta fragmentos de novelas de Albert Camus ( La Peste), Luis Sepúlveda ( Un viejo que leía novelas de amor) y Romain Gary ( La promesa del alba).

Ella le comparte libros que a ella le gustan como lectora. "Saber escuchar también es otra forma leer", le dice Margueritte a su peculiar acudido, y cuando se entera de la clase de docente que le tocó a Germain le comenta: "leerles bien a los niños hace que luego lo necesiten y pidan más".

Vean Mis tardes con Margueritte y les prometo que saldrán del Bejuco-Chocoe con una sonrisa de oreja a oreja y con muchas ganas de leer.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.