Cine y más Cine y más

26 sep El triunfo de 'El Fantasma de la Ópera'

Admirable el resultado artístico de ‘El Fantasma de la Ópera’, que pone en claro que el teatro musical nacional está en uno de sus mejores momentos.

Temas:

Después de 10 años de buscar los derechos, ‘El Fantasma de la Ópera’, uno de los clásicos del musical mundial, se presentó con fortuna en el istmo.  Después de 10 años de buscar los derechos, ‘El Fantasma de la Ópera’, uno de los clásicos del musical mundial, se presentó con fortuna en el istmo.
Después de 10 años de buscar los derechos, ‘El Fantasma de la Ópera’, uno de los clásicos del musical mundial, se presentó con fortuna en el istmo. LA PRENSA/Eric Batista

Hay piezas que representan los sueños cumplidos de tanta gente. El Fantasma de la Ópera es una meta cumplida por más de 100 artistas de diversas disciplinas, luego de diez años de perseguir los derechos para poder llevarla a escena.

Cuando después de tantos esfuerzos tienes un sueño entre tus manos, ¿qué haces luego? Que ese sueño se materialice, crezca y pase a ser algo hermoso. Eso se logró con El Fantasma de la Ópera, que se presentó del 23 al 25 de septiembre en el Teatro Anayansi del centro de convenciones Atlapa.

El Fantasma de la Ópera tiene un marcado sentido simbólico para la historia del musical nacional. Gracias a esta puesta en escena, de verdad, podemos mirar de frente, y sin complejos, a los elaborados musicales que se hacen en Bogotá y Buenos Aires.

No estoy diciendo ahora que todo musical hecho en el istmo haya quedado maravilloso en términos artísticos en los últimos 25 años, porque entonces el nacionalismo y la emoción me estarían dejando más miope de lo que ya soy, lo que señalo es que El Fantasma de la Ópera ha dejado el listón alto, y son dignos de aplausos de pie para cada uno de sus responsables, porque el resultado de lo que vi el sábado fue genial.

El Fantasma de la Ópera es un clásico del musical mundial junto como Los Miserables, Wicked, Chicago, Hairspray, West Side Story, Spring Awakening, My Fair Lady, Evita, Annie, Rent, La Bella y la Bestia, y más recientemente, Hamilton. Al elaborar esta lista redescubro que la mayoría de estos títulos se llevó en Panamá con talento nuestro, lo que a uno, como espectador y como crítico, lo lleva a la mayor de las admiraciones.

¿Por qué son clásicos? Porque cada una a su estilo, y en su profundidad y dimensión, hacen referencia a las emociones humanas por excelencia: amor, odio, venganza, soledad, desamor, racismo, prejuicios...

El trabajo que hicieron las incansables productoras Diana Abouganem y Nikki O. de Roy, y el respetado director Aaron Zebede, así como Melina Samaniego (diseño coreográfico) y Dino Nugent (dirección musical), más el resto del equipo de talentos dentro y fuera de proscenio, fue grandioso. 

Entre el elenco había mucho equilibrio y no había desigualdad entre sus miembros, todos brindaron un desempeño óptimo.  

Destaco, en particular, por la luz propia que emitieron, la soberbia encarnación de Randy Domínguez como el atormentado Fantasma; la relevante propuesta de María Fernanda Achurra como la dulce Christine y la gracia y antipatía de la Carlotta de Diana Durán. 

Hablando de sueños, El Fantasma de la Ópera también es la ocasión para que Bruce Quinn cumpliera su objetivo de verla algún día en nuestro país. No la ha podido dirigir el mayor maestro del musical, pero por él lo ha hecho el que es su heredero más talentoso, Aaron Zebede, quien ya nos había ofrecido musicales más que meritorios como Aida, In the Heights, Los Miserables y Rock of Ages.

El Fantasma de la Ópera se puso en pie en el Teatro Anayansi, un espacio que puede ser el primer enemigo para cualquier montaje (ya ha ocurrido), pues es tan grande que puede tragarse de un solo bocado a cualquier escenografía y hasta el intérprete más experimentado puede quedar atrapado entre sus fauces por las dimensiones del lugar.

En esta ocasión, a falta de un Teatro Nacional que está pronto a ser curado, y que de paso, hubiera sido el lugar idóneo para El Fantasma de la Ópera, el Anayansi fue la mejor opción y esta vez su tamaño no jugó en contra de este excelente montaje que marca un antes y un después en el devenir del musical hecho en suelo patrio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.