Cine y más Cine y más

29 may La vacua ‘Battleship’

Temas:

¿Cómo a alguien se le ocurrió que una película puede valer la pena si se inspira en un juego de mesa como pasó con Battleship?

Yo, abogado del diablo, contestaría que si fuera la única razón de peso para darle sentido a una producción, entonces Piratas del Caribe no sería entretenida (en especial las dos primeras entregas) tomando en cuenta que la inspira una atracción de un parque temático de Disney.

Bueno, voy a buscar otro argumento para plantear la aburrida que me dio ver Battleship, dirigida por Peter Berg ( Hancock y La sombra del reino).

Ah, ya sé. Es la típica película en la que los productores invierten un billete considerable en el departamento de efectos especiales, mientras que les pagan dos reales a alguien para que redacte un argumento banal que causa vergüenza ajena como ocurrió con Battleship.

Este es el tipo de título cinematográfico que me hace preguntar por qué debo ir a una sala de cine cuando podría pasarla con mi hijo, leer una novela interesante o volver a disfrutar las temporadas de The Wire, Los Sopranos o Seis metros bajo tierra.

Claro, después recuerdo que parte de mis responsabilidades es ir al cine, lo que en principio es bastante divertido, pero deja de serlo un poco cuando me topo con largometrajes como este.

Veamos. Esta cinta es ruidosa sin necesidad, confunde la acción con solo repartir proyectiles por doquier y es una ofensa al género de la ciencia ficción (en particular la dedicada a los extraterrestres).

Encima es una oda a la valentía de los militares estadounidenses como si fueran unos angelitos. No dudo que el trabajo de defender a los ciudadanos y a la patria es de un notable valor, ya sean norteños o de cualquier otra parte del planeta. Lo que pasa es que las cintas que endiosan a los milicos me preocupan porque ya sabemos cómo les va a los soldados cuando terminan en el poder, por las buenas o por las trampas, en este continente o en cualquier otro.

Javier Ocaña, colega del diario español El País, definió Battleship a las mil maravillas: “un disparate de vacua pirotecnia visual, hinchado hasta las dos horas largas (...) un producto inequívoco del tiempo presente: indolente, superficial y estridente”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.