Transporte público, un calvario para 700 mil usuarios de la ciudad de Panamá

"Especial Movilidad Urbana". Las personas que a diario utilizan el Metro Bus de la ciudad capital deben madrugar y, en muchos casos, esperar durante varias horas para poder abordarlo. Dicen que hasta ahora solo han cambiado latas viejas por

Seis años después de aquel 23 de octubre de 2006, cuando el Bus 8B-06 de la ruta Mano de Piedra-Corredor Norte se incendió provocando la muerte de 18 personas y causando graves lesiones a otras 30, el sistema de transporte público no ha logrado migrar a uno en el que los usuarios sientan que su calidad de vida ha mejorado.

La situación es preocupante en vista de que estudios oficiales y datos de los grupos de usuarios indican que el sistema de transporte público mueve a unas 700 mil personas cada día.

El 25 de noviembre de 2009 el gobierno anunció que en marzo de 2010 adjudicarían la concesión para un nuevo sistema de transporte masivo “cómodo, seguro y confiable” y que en marzo de 2011 el operador debía tener renovada la totalidad de la flota.

Cuando se cumplía un  año y medio de haber asumido el poder [un 28 de diciembre de 2010] la administración de Ricardo Martinelli logró poner el nuevo sistema en operación y la empresa a cargo de la concesión empezó el programa de reposición de autobuses, sacando de las calles los primeros 120 “diablos rojos” y reemplazándolos por los nuevos Metro Bus.

Sin embargo, un año y ocho meses después de haber empezado a operar el sistema, aunque se reconocen avances, las críticas persisten y la lentitud en la ejecución del programa es algo que las autoridades no pueden negar.

¿Qué piensa el usuario sobre el cambio en el sistema? David Ramírez, presidente del Movimiento 23  de Octubre, aunque lamenta que haya sido necesaria la tragedia de La Cresta, en la vía Martín Sosa, para hacer un cambio en un sistema que ya no era eficiente y que se mantenía a costa de la seguridad de los panameños; se enfoca en lo positivo: la desaparición de las llamadas “regatas” de los diablos rojos, que dejaron centenares de heridos a lo largo de más de 50 años que tenían operando, y la mejora en el trato a los usuarios por parte de los choferes.

De lo negativo enumera: el retraso en el proceso de compensación a los dueños de los ‘diablos rojos’ y el juega vivo de los panameños, que insisten en burlar los reglamentos de tránsito.

Esperanza Mena, vocera de la Fundación  para la Protección de los Usuarios del Transporte Público apunta más que nada a la lentitud del sistema: escasa cantidad de buses, que ha significado que los usuarios tienen que seguir saliendo a las dos, tres o cuatro de la madrugada de sus casas para poder tomar un bus que los deje a tiempo en sus trabajos; que ahora, más que antes, tienen que pasar más tiempo en las paradas para poder conseguir un puesto libre y que el tiempo que pasan en un bus para llegar a su destino haya pasado, en algunas rutas, de media a una hora, y en otras, mucho más.

Tanto Ramírez como Mena aseguran que falta mucho por hacer.

David Ramírez: ‘En casi dos años solo 750 de 1,159 rutas han sido integradas al sistema’

El cambio era necesario, entre otras cosas, por el incremento de víctimas de accidentes de tránsito relacionadas con el transporte público, asegura David Ramírez, presidente del Movimiento 23  de Octubre, uno de los familiares de las víctimas de la tragedia de La Cresta.

Ramírez, junto a familiares de las víctimas, tomó la decisión de emprender una lucha por la mejora del transporte público de Panamá, luego del incendio en el autobús hace ya seis años.

Para él, los cambios en el transporte público se perciben en la desaparición de las conocidas regatas, en la puesta en marcha de buses de primer mundo [Metro Bus] que no tienen llantas lisas, como los diablos rojos; en que ahora los usuarios cuentan con el beneficio de un seguro al abordar un bus; y en la desaparición de la agresión y malos tratos por parte del conductor.

LENTITUD DEL PROCESO

Todo no es color de rosa. Ramírez también percibe retrasos en la atención de la demanda, que liga a lo que llama “zigzagueos en el proceso de compensación del antiguo sistema de transporte”, que ha ocasionado que en casi dos años de la puesta en marcha del nuevo servicio apenas 750 rutas hayan sido incorporadas en el nuevo sistema. “Considerando que son mil 159 rutas que deben ser indemnizadas para que se refleje el cambio verdadero del transporte”, advirtió.

El dirigente de los usuarios hizo énfasis en el estancamiento del proceso de compensación, el cual se debió a que se detectó que se estaban otorgando pagos a conductores de rutas que no existían. “Ahora en Panamá hay nuevos ricos a costa de la sinvergüencería y a costa de vehículos que se han compensado más de tres y cuatro veces”,  denunció Ramírez en alusión a las personas involucradas en este caso entre las cuales destacan funcionarios de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre.

La implementación de las zonas pagas, la adecuación de un sistema GPS para lograr el efectivo monitoreo de los buses e incorporar todas las rutas troncales e internas de la ciudad al Metro Bus son tareas pendientes que Ramírez señala que deben sumarse al nuevo sistema para que el panameño sienta el cambio. “Lo que se ha visto es simplemente un cambio de unidades viejas por unidades nuevas”, remarcó.

Ramírez también atribuye los tropiezos que  ha enfrentado la empresa Mi Bus, para poner a operar los Metro Bus, a que en un principio la gente no estaba interesada en concursar por una plaza para operador de los autobuses. Además, a la tardanza en la implementación del  carril exclusivo.  “El panameño está invirtiendo por lo menos cuatro horas de tiempo para movilizarse, lo que significa  cuatro millones de horas diarias invertidas por la ciudadanía”, aseguró.

LA CIUDADANÍA NO COLABORA

Los tranques, un tema neurálgico en la ciudad de Panamá es para Ramírez un asunto que apunta más a la mala cultura de manejo del panameño que a las obras que se desarrollan en el país.

El no cumplimiento de los reglamentos de tránsito “ha incidido en el aumento de los tranques. El juega vivo, el desorden y la irreverencia contra las autoridades de tránsito causan congestionamiento”, indicó.

Ramírez -quien junto a familiares de otras víctimas del 8B-06 formó una ONG para promover un cambio en el sistema de transporte público del país- propone que las organizaciones de la sociedad y las autoridades instalen una mesa de diálogo para definir el plan que se ejecutará para mitigar el tranque que persistirá mientras se estén realizando los trabajos de reordenamiento vial.

“Tenemos que mover negocios, horarios, porque son aproximadamente 300 mil personas que se mueven a diario en las diferentes direcciones de la capital, y la mayoría a la misma hora”.

Según Ramírez,  si se endereza el camino de la modernización del transporte público se puede lograr lo que el Movimiento 23 de Octubre ha buscado desde su formación: un transporte público puntual y eficiente, que no ponga en riesgo la vida de los panameños.

Esperanza Mena: ‘No hay buses suficientes’

La vocera de la Fundación  para la Protección de los Usuarios del Transporte Público y usuaria del sistema en Panamá oeste, no duda en señalar que los impactos para los usuarios del centro, este y oeste de la ciudad de Panamá son negativos, porque al sacar del sistema los diablos rojos y no disponer de las nuevas unidades en todas las rutas que estos cubrían han ocasionado que miles de usuarios, además de tener que pararse al alba, tengan que recorrer largas distancias para encontrar un autobús , ya que algunas paradas que utilizaron toda su vida fueron eliminadas y las nuevas fueron colocadas –en algunos casos- con mucha distancia entre una y otra.

Aunado a esto, señala, el congestionamiento vehicular que se registra a diario en la capital debido a los continuos desvíos que se realizan en las principales vías se ha agravado, producto de los trabajos de construcción del Metro y la ejecución del plan de reordenamiento vial [otro componente del sistema que implica ensanche de vías, reorientación del sentido de la circulación y construcción de pasos a desnivel].

No obstante, Mena reconoce que tomar decisiones “fuertes” y ponerlas en ejecución era necesario, ya que los usuarios no podían continuar como estaban.

Tres deficiencias básicas que apunta Mena son: frecuencia baja tanto en horas de la tarde como nocturnas, problema que atribuye a escasez de unidades; ausencia de  paradas que permitan a los usuarios resguardarse del agua o del sol mientras esperan, y escasez de operadores e inspectores, tanto de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre como de la empresa Mi Bus

La falta de buses obliga a los usuarios a utilizar otros medios de transporte, como taxis o los llamados buses pirata, vehículos particulares, taxis o microbuses que dan el servicio sin estar legalizados y que se ubican en zonas más accesibles para las personas. Lo anterior, asegura Mena, representa un golpe al bolsillo de los panameños, principalmente los que residen en las afueras de la ciudad, ya que deben pagar costos más altos por un servicio que el Estado debería garantizarles.

El pasaje desde Panamá oeste tiene un costo que oscila entre 45 centésimos a 1.75 de dólar; mientras que con los piratas esos montos van de 50 centésimos a tres dólares. Desde este sector se mueven unas 250 mil personas.

“Una solución sería legalizar los llamados piratas, ya que ellos sí atienden rutas internas y áreas alejadas donde las unidades del Metro Bus no entran”, indicó la dirigente de los usuarios.

Mena también apunta que la mejora en el servicio del Metro Bus depende de la inspección que se realice a las unidades. El incremento de los inspectores –alegó- se hace necesario no solo para agilizar el tránsito de los autobuses sino para que se mantenga el orden en el manejo y se resguarde la seguridad de los usuarios.

“Los usuarios están llegando tarde a sus trabajos y regresando tarde a sus hogares y esto se tiene que subsanar”, remarcó.

En estas rutas –agregó- hay usuarios que salen desde las 2:00 a.m. para llegar a sus trabajos y aun así llegan tarde, porque no hay buses.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía La 'barba de abejas' para carnaval egipcio

La 'barba de abejas' para carnaval egipcio La 'barba de abejas' para carnaval egipcio Galería
La 'barba de abejas' para carnaval egipcio Egipto/REUTERS / Amr Abdallah Dalsh

SE OPONEN A CONSTRUCCIÓN Autoridades dispuestas a salir de puente cerca de protestas

Los manifestantes se oponen a la construcción del oleoducto Dakota Access, diseñado para atravesar cuatro estados a un costo de 3 mil 800 millones de dólares. Los manifestantes se oponen a la construcción del oleoducto Dakota Access, diseñado para atravesar cuatro estados a un costo de 3 mil 800 millones de dólares.
Los manifestantes se oponen a la construcción del oleoducto Dakota Access, diseñado para atravesar cuatro estados a un costo de 3 mil 800 millones de dólares. AP/David Goldman

Las autoridades dijeron que están dispuestas a alejarse de un puente cerca de donde están atrincherados manifestantes que se ...

OPERACIÓN DE RESCATE Mueren dos migrantes y rescatan a más de 700 en el Mediterráneo

Cinco grandes lanchas neumáticas y cinco botes de menor tamaño tuvieron que ser auxiliados en el Mediterráneo en las últimas 24 horas. Cinco grandes lanchas neumáticas y cinco botes de menor tamaño tuvieron que ser auxiliados en el Mediterráneo en las últimas 24 horas.
Cinco grandes lanchas neumáticas y cinco botes de menor tamaño tuvieron que ser auxiliados en el Mediterráneo en las últimas 24 horas. Tomada de Twitter

Dos mujeres murieron de hipotermia durante una operación para rescatar a más de 730 migrantes frente a las costas de ...