Fútbol: Honduras gana su cuarta Copa Centroamericana al derrotar 1-0 a Belice.

Raíces

La conquista de los ´espacios salvajes´

Temas:

Indígenas kunas con tótem que simboliza al general estadounidense Douglas MacArthur. 1943. Indígenas kunas con tótem que simboliza al general estadounidense Douglas MacArthur. 1943.
Indígenas kunas con tótem que simboliza al general estadounidense Douglas MacArthur. 1943.

El genocidio indígena en Panamá en el siglo XVI condujo a la desaparición de los primitivos pueblos, excepto los ngäbe, que se refugiaron en las montañas, mientras otros eran removidos de sus espacios ancestrales y trasladados a Nicaragua y el Perú. Los que se sometieron sufrieron un brutal proceso de aculturación que los llevó al mestizaje y al sincretismo, para finalmente convertirse en campesinos una vez que vestían como tales, aprendían a hablar castellano y se bautizaban.

Las élites americanas del siglo XIX utilizaron hábilmente a los indígenas como un artificio de la legitimidad en el momento de la independencia de España, pero una vez obtenida, los estigmatizaron y el imaginario popular consolidó el estereotipo de pueblos atrasados, salvajes e indolentes, imposibles de civilizar. El colombiano José María Samper fue uno de los precursores de la representación de los indígenas como el mayor obstáculo para la europeización de la República, mientras Justo Arosemena pensaba que la población istmeña era el resultado de “las tres razas más indolentes” y promovía “la inmigración de otras razas más activas... de hombres civilizados”.

Detrás subyacía la idea profundamente arraigada de que la “civilización” era privilegio exclusivo del hombre blanco, razón por la cual para activar la modernización y el progreso era necesario blanquear a las poblaciones indígenas, negras, mulatas y mestizas.

Bajo el dominio de Colombia, los indígenas del Istmo de Panamá fueron “invisibles” o, en el mejor de los casos, “el otro”, al punto que en las postrimerías del siglo ni siquiera eran censados y nadie los consideraba compatriotas. En 1859, Moritz Wagner calculó que en Chiriquí habitaban cuatro mil indígenas “tímidos y reservados”. Cuarenta años más tarde, el gobernador de la provincia de Panamá pensaba que en Darién vivían 10 mil indígenas en el más absoluto aislamiento. Paradójicamente, los indígenas “valientes” (ngäbes) de Bocas del Toro y el norte de Veraguas que vivían en las montañas que miraban al Caribe, aislados de la sabana central por el contrafuerte de la Cordillera Central, eran quienes mantenían intensos contactos con los europeos “civilizados”, gracias al comercio de zarzaparrilla que realizaban con los ingleses de Jamaica.

Los primeros gobernantes de la República fundada en noviembre de 1903, tenían una visión eurocentrista de la realidad y recurrieron a las misiones evangelizadoras para “civilizar” a los indígenas. El proyecto se inició con los kunas, que no aceptaban de buena gana la soberanía de Panamá sobre el archipiélago de San Blas. Entre 1906 y 1908 funcionó una escuela de indígenas kunas en la capital bajo la tutela de los hermanos lasallistas, que cerró sus puertas por las constantes fugas de los estudiantes. En 1914, Belisario Porras adoptó la fórmula “civilizadora” de “cuarteles, escuelas y colonias” que demostró ser igualmente inoperante. En 1925, este violento proceso de aculturación sucumbió con la instauración de la República Tule y la consiguiente rebelión indígena, cuyo saldo fue una treintena de policías muertos. De esta manera se selló la invisibilidad indígena por el siguiente medio siglo, cuando el Gobierno y la sociedad se convencieron de que la prudencia aconsejaba mantenerse distantes de aquel universo “salvaje” que no agradecía los intentos civilizadores.

FUENTES

Editor: Ricardo López Arias

Textos: Patricia Pizzurno

Fotografías: National Archives

Comentarios: vivir+@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Derrotar a Belice Honduras gana su cuarta Copa Centroamericana

El jugador de Honduras, Cesar Oseguera (Izq.) compite por el balón con Nana Mensah de Belice, durante la Copa Centroamericana 2017 en el estadio Rommel Fernández. El jugador de Honduras, Cesar Oseguera (Izq.) compite por el balón con Nana Mensah de Belice, durante la Copa Centroamericana 2017 en el estadio Rommel Fernández.
El jugador de Honduras, Cesar Oseguera (Izq.) compite por el balón con Nana Mensah de Belice, durante la Copa Centroamericana 2017 en el estadio Rommel Fernández. AFP/Rodrigo Arangua

Honduras ganó este domingo 22 de enero de forma invicta la Copa Centroamericana de 2017 al derrotar 1-0 a Belice en la última ...

Mundo Incendio destruye 100 mil hectáreas en Chile, equivalentes a cuatro veces la ciudad de Panamá completa

Chile solicitó ayuda internacional para combatir el incendio. Chile solicitó ayuda internacional para combatir el incendio.
Chile solicitó ayuda internacional para combatir el incendio. Tomado de 24horas.cl

Chile sufre una de las peores olas de incendios de su historia, que ya arrasan más de 100 mil hectáreas en todo el país y lo ...

Deportes Mueren dos Grandes Ligas en accidentes de tránsito; uno es Yordano Ventura ganador de la Serie Mundial

Ventura fue ganador de la Serie Mundial Ventura fue ganador de la Serie Mundial
Ventura fue ganador de la Serie Mundial Tomado de Kings of Kauffman

El pitcher de los Reales Yordano Ventura, cuya potente recta ayudó al equipo a ganar la Serie Mundial en 2015, falleció la ...