HORRORES I DIVERSOS FILMES DONDE ELLOS NO ENCAJABAN.

Buen actor, mala película

Hay films en las que los grandes actores quedaron aplastados bajo malos libretos y selección de elenco.

Tom Cruise en "Interview with the Vampire", rodada en 1994. Tom Cruise en "Interview with the Vampire", rodada en 1994.
Tom Cruise en "Interview with the Vampire", rodada en 1994.

Un gran actor puede hacer buena cualquier película, dicen. Las situaciones más absurdas, los parlamentos más cursis, las tramas más trilladas cobran vida en manos de los mejores actores.

Por ejemplo, Starman (1984), en la que el experto en películas de serie B John Carpenter puso a una variedad de actores de serie B, en una trama convencional de serie B acerca de un alienígena errabundo... pero eligió al joven Jeff Bridges como el extraterrestre. Actor de serie A, Bridges elevó toda la película al nivel de un clásico menor que es tan encantador ahora como lo fue hace 20 años.

Así que olvídese de diálogos, tramas y personajes. Elija a grandes actores y el resto se cuidará por sí mismo.

¿O no? Desafortunadamente, la historia de la cinematografía estadounidense ofrece incontables casos de películas en las que los grandes actores quedaron aplastados bajo malos libretos, mala dirección y, en especial, una mala selección de elenco.

En pantalla

¿De quién fue la idea de elegir al surfeador Richard Gere como Sir Lancelot en First Knight (1995)? Sean Connery estuvo igualmente mal elegido como un anciano rey Arturo.

Posiblemente la misma persona eligió a Kevin Costner como Robin Hood, Prince of Thieves (1991), al pedirle a un tipo al estilo del taciturno Gary Cooper en sus últimos días que interpretara a un locuaz y verboso papel a la Errol Flynn.

¿Otros resultados desalentadores? Meg Ryan, reina de la comedia romántica de los años 90, cuando trató de verse como soldado curtido en Courage Under Fire (1996).

Melanie Griffith fue criticada por interpretar a una policía encubierta en una comunidad jasídica en A Stranger Among Us (1992), cinta que fue condenada por insensible e inadecuada por muchos críticos judíos. Pero debió haber sido el cuerpo de policía el que se quejara. Con su voz de niña, Griffith era improbable como policía malhablada. Ciertamente no era la contraparte femenina de Harry el Sucio.

Quizá el ejemplo más claro de un actor que se exige a sí mismo más de lo que tiene lo encontramos en Interview with the Vampire (1994). Todo el elenco está mal seleccionado, por decir lo menos —con la excepción de Kirsten Dunst— pero la interpretación de Tom Cruise de un vampiro rubio, de sexualidad ambigua y estrella del rock fue el mayor paso en falso en su carrera.

No culpen al actor

Pero no siempre es culpa del actor, especialmente en los tiempos del sistema de estudios, cuando los actores estaban atados por contratos de largo plazo.

Por ejemplo, Katharine Hepburn, la típica mujer gélida de Nueva Inglaterra, desempeñó a una rústica chica de las montañas Ozarks en Spitfire (1934) —con el equino nombre de "Trigger"— pero su carrera sobrevivió a este error de cálculo de los estudios.

Otra muestra es Clark Gable, que fue cualquier cosa menos creíble, y tenía un acento que no era nada humano, en su papel del patriota irlandés Parnell (1937), pero se recuperó dos años después cuando fue apropiadamente seleccionado como Rhett Butler.

Ahora, hay actores que sí meten la pata.

El típico neoyorquino Al Pacino fue seleccionado como un neoyorquino en Revolution (1985), pero de algunos siglos atrás. Pocos actores se han visto más tontos con sus trajes coloniales.

Una pregunta difícil: ¿cuál de los siguientes actores estuvo peor seleccionado? ¿El serio y agradable Tom Hanks como un yuppie desalmado en Bonfire of the Vanities (1990); Winona Ryder como androide asesino en Alien Resurrection (1997) o el superbritánico Anthony Hopkins como un profesor de ascendencia negra en The Human Stain (2003)?

Usted decida.

HAY EXCEPCIONES

En ocasiones, las películas con los peores elencos de plano no llegan a rodarse. Por ejemplo, Ronald Reagan, con su tipo de buen muchacho, no llegó a interpretar al misterioso Rick Blaine en Casablanca (1942). Y el hecho de que Warner Bros. cancelara Supermán Lives le ahorró al mundo entero tener que ver a un pálido Nicholas Cage, con bolsas en los ojos y pecho hundido, brincar por encima de los altos edificios de un solo salto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Deportes Roberto Chen se dio cuenta de su llamado en el camerino

Roberto Chen entrenó este lunes con la selección nacional. Roberto Chen entrenó este lunes con la selección nacional.
Roberto Chen entrenó este lunes con la selección nacional. LA PRENSA/Roberto Cisneros

El defensa del Árabe Unido, Roberto Chen, confesó que su llamado a la selección nacional de Panamá fue una sorpresa, se lo ...

aumenta la represión IDEA a ministros de la OEA: 'Den un paso adelante' ante la crisis venezolana

El documento establece que las manifestaciones han dejado 58 víctimas mortales, miles de personas heridas y 2 mil 459 detenidos. El documento establece que las manifestaciones han dejado 58 víctimas mortales, miles de personas heridas y 2 mil 459 detenidos.
El documento establece que las manifestaciones han dejado 58 víctimas mortales, miles de personas heridas y 2 mil 459 detenidos. AP/Fernando Llano