MEMORIAS. JESSICA LANGE

Buenos momentos

Un libro en que subraya las experiencias que se viven para alcanzar una meta, sin venderle el alma al diablo. Lange fue la segunda "novia" de King Kong. Ha ganado dos Oscar y ha sido candidata cuatro veces.

MULTIFACÉTICA. También le importan las actividades humanitarias. MULTIFACÉTICA. También le importan las actividades humanitarias.
MULTIFACÉTICA. También le importan las actividades humanitarias.

Jessica Lange prepara sus memorias. Está dándole los toques finales. Asegura que, con sus experiencias, puede ayudar a los jóvenes que se preparan para ejercer la profesión que —dice—, es la más hermosa.

Posee una de las voces más envidiadas. Parece frágil, pero es capaz de acomodar un tornado en la palma de su mano. Su autobiografía, que ha titulado simplemente Jessica, no será un libro basado en los típicos escándalos que cierto público quiere leer sobre los famosos.

Los que conocen algunos fragmentos, sostienen que parece escrito por una pluma experimentada. Es una biografía con literatura, algo poco común en estos casos.

La crítica se ensañó con el segundo King Kong, en particular con la actuación de Lange. Si hubiese carecido de personalidad propia, habría sido el fin de su carrera. Pero el tiempo le ha dado oportunidades para demostrar que es una de las mejores intérpretes de la meca del cine.

Hoy exhibe en una vitrina de su casa los dos Oscar que ha ganado. En 1982 como mejor actriz de reparto por Tootsie y, en 1994 a la mejor actriz por Blue Sky.

A sus 56 años espera añadir algún Oscar más a su colección.

Afirma Lange que ser madre ha sido el mejor trofeo que la vida le ha concedido.

Sin embargo, tuvo la oportunidad de conocer la estupenda labor realizada por Unicef y varias ONG en estados como la República Democrática del Congo, que visitó en agosto de 2003.

"Desde que regresé, me he hecho decenas de preguntas sin encontrar una sola respuesta. Es sorprendente la capacidad de resistencia que tiene aquella gente. Además de trágico es conmovedor".

En su largo recorrido por el Congo se interesó por las violaciones a mujeres y niñas, y por la incidencia del sida.

Jessica Lange es necesaria. Se ha impuesto la batalla contra la miseria y la violación de los derechos. No sabe que además, sobre ella hay una aureola cuidándole el alma. Se lo merece.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Videos Descubren en México una especie de perezoso gigante

Descubren en México una especie de perezoso gigante Descubren en México una especie de perezoso gigante Vídeo
Descubren en México una especie de perezoso gigante AFP

En el fondo de un profundo cenote en el paradisíaco caribe de México, científicos mexicanos encontraron un perezoso gigante ...

Videos Diana, una amante de la moda que cambió los códigos reales

Diana, una amante de la moda que cambió los códigos reales Diana, una amante de la moda que cambió los códigos reales Vídeo
Diana, una amante de la moda que cambió los códigos reales AFP

La princesa Diana de Gales sigue siendo, 20 años después de su muerte, un símbolo del buen vestir que revolucionó los códigos ...

14 funcionarios heridos Al menos 37 muertos por un motín en una cárcel del sur de Venezuela

El Ministerio Público anunció en Twitter que designó a dos fiscales para investigar la muerte de las 37 personas en el centro de Detención Judicial de Amazonas. El Ministerio Público anunció en Twitter que designó a dos fiscales para investigar la muerte de las 37 personas en el centro de Detención Judicial de Amazonas.
El Ministerio Público anunció en Twitter que designó a dos fiscales para investigar la muerte de las 37 personas en el centro de Detención Judicial de Amazonas. Tomado de Internet/Infobae

Al menos 37 personas murieron durante un motín en una cárcel del estado Amazonas, en el sur de Venezuela, informaron este ...