CUENCAS. huellas del tiempo.

Cañón del Cutivireni

Explorando un paraíso virgen en los plenos dominios de los guerreros ashaninkas.

971514 971514
971514

Alejandro Balaguer Especial para La Prensavivir+@prensa.comAtrás quedan las cumbres nevadas de los Andes y bajamos por las montañas cubiertas de bosques tropicales que miran al llano amazónico. Después de más de 10 horas por carretera a lo largo del departamento de Junín hemos llegado desde Lima hasta Mazamari para sobrevolar y explorar el corazón de la nación ashaninka, los cañones de Vilcabamba, el puente natural Pavirontsi y la catarata de Parijaro.

Las condiciones en la cordillera de Vilcabamba son extremadamente cambiantes debido a la geografía abrupta que sube desde los 500 hasta los 4 mil metros de altitud. Presenta enormes farallones en su lado oriental y cataratas en el lado occidental con mesetas boscosas y pajonales abundantes en la parte alta sobre los 2 mil 500 metros.

Entre la espesura se hace presente la catarata de Parijaro, una maravilla hídrica de más de 250 metros de altura. Entre cañones aparecen luego las Tres Hermanas, tres espectaculares caídas de agua escalonadas de cerca de 200 metros cada una, alimentadas por un afluente del río Cutivireni que nace en una imponente meseta que domina la región. A la izquierda y a la derecha del cañón descubrimos al menos una docena de importantes cataratas de diversa envergadura.

El cañón de Cutivireni, una quebrada angosta y sinuosa flanqueada por farallones donde no cabe ni un árbol se abre ante la avioneta. El espectáculo aquí es sobrecogedor. Nuestra nave es un diminuto puntito blanco entre paredes de roca cubiertas de árboles de más de 50 metros.

Con precaución ingresamos en la garganta de este gigante de roca. Volamos en el tajo que divide en dos la cordillera siguiendo el hilo de plata que marca el fluir del río Cutivireni hacia el Atlántico. Muy abajo, se divisa una de las bocas del túnel que forma el puente natural o Pavirontsi.

Varios giros cerrados sobre esta formación única en el mundo son necesarios para completar las complicadas tomas. No es fácil la maniobra. El puente natural, un gigantesco arco macizo de roca de aproxi- madamente 200 metros de largo y 130 metros de ancho forma un túnel semejante a una catedral de 62 metros de alto y 65 de ancho.

A continuación, las huellas de un gigantesco deslizamiento de tierra en un extremo de la refulgente laguna de Mayoventi nos enseña lo salvaje de esta tierra de contrastes.

Aterrizamos en la comunidad ashaninka de Cutivireni, junto a lo que quedó de la iglesia del sacerdote franciscano Mariano Gagnon, quien fue el símbolo de la resistencia contra las huestes terroristas de Sendero Luminoso en los años de 1980. Gagnon se preparó para la guerra, se armó y junto a los valientes guerreros ashaninkas luchó defendiendo la misión que tanto le costó levantar. Pero su valentía no fue suficiente, los terroristas acabaron con su obra. Hoy los ashaninkas nos reciben con hospitalidad.

Entre los muros de la antigua iglesia, carcomidos por el tiempo y la vegetación, César Bustamante, un líder nativo que conocí en los años de la guerra, me recibe con amistad. Con él vienen una docena de niños. De lo que era una comunidad con más de 800 nativos hoy quedan una docena de familias dispuestas a enseñarnos sus riquezas naturales.

El río se tiñe de ocres al final del día y una nube de mariposas multicolores nos sigue por la orilla atraída por la sal de nuestros cuerpos. Un nativo pesca con arco y flecha. Toda la amazonía estalla en una sinfonía de sonidos y aromas.

Amanece. Caminamos río arriba. Después de casi cuatro horas desde nuestra partida de "Cuti" llegamos a una quebrada escondida entre la vegetación prístina donde la última parcela cultivada anuncia el ingreso a un mundo salvaje. Subimos por el lecho del río, pisando una losa granítica roja, irregular y resbaladiza. Varias cataratas cristalinas forman nubes de agua vaporizada en un anfiteatro natural. Piscinas naturales escalonadas delimitan este edén acuático. En sus orillas cientos de mariposas de formas caprichosas y colores fantásticos. Veo a los guerreros ashaninkas que nos acompañan rodeados de una nube multicolor. Bromelias, orquídeas y helechos hacen de jardines colgantes.

De retorno a "Cuti" pasamos la noche en un pequeño caserío donde nunca han llegado "hombres blancos". Bajo una choza veo desenvolverse la vida como milenios atrás: en el hábitat nativo reina la paz, el equilibrio; escucho conversaciones serenas al calor del fuego, y la música de la selva, una delicada sinfonía ejecutada por legiones de insectos. Cerca mío, un joven toca el tambor, pero ya no son canciones de guerra. Otro nativo se suma con su flauta y alguien canta en ashaninka con orgullo. Siento que ellos son uno con la noche y con el bosque. Son hijos de este inmenso universo vegetal, dueños del cielo y las estrellas, que son su propio techo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Se analiza el caso La Unión Europea abre una investigación sobre la compra de Monsanto por Bayer

De acuerdo con Bayer, la operación será muy benéfica para los agricultores y los consumidores. De acuerdo con Bayer, la operación será muy benéfica para los agricultores y los consumidores.
De acuerdo con Bayer, la operación será muy benéfica para los agricultores y los consumidores. AFP

La Comisión Europea (CE) anunció este martes la apertura de una investigación sobre la compra del especialista estadounidense ...

Mundo Sospechosos por atentados en España fueron imputados por delitos de terrorismo

La comparecencia del martes ante el alto tribunal español fue la primera de un largo proceso legal. La comparecencia del martes ante el alto tribunal español fue la primera de un largo proceso legal.
La comparecencia del martes ante el alto tribunal español fue la primera de un largo proceso legal. AFP

Los cuatro sobrevivientes de la célula yihadista acusada de los ataques en Cataluña que dejaron 15 muertos y 120 heridos ...

Exfiscal de Venezuela Luisa Ortega Díaz partió hacia Brasil desde Colombia

La exfiscal general, Luisa Ortega Díaz. La exfiscal general, Luisa Ortega Díaz.
La exfiscal general, Luisa Ortega Díaz. AFP

La exfiscal de Venezuela Luisa Ortega partió este martes 22 de agosto hacia Brasil desde Colombia, adonde había llegado el ...