Esopo y los animales

LECCIONES. Apenas sabemos de la vida de Esopo, aparte de que nació en torno al siglo VI a.C., y que fue esclavo de un hombre llamado Jadmón (o Janto de Samos). Sus fábulas, reunidas por Demetrio en 300 a.C., nos dan una visión compleja y completa del comportamiento humano. Uno de los acontecimientos más traumáticos de esta década, la guerra de Irak, me recordó la hermosa parábola del lobo y el cordero: como Bush estaba decidido a invadir aquel país fuera como fuera, se buscó todos los pretextos posibles –armas de destrucción masiva, programa nuclear en desarrollo, vínculos con la organización terrorista Al Qaeda.

Cuando Hans Blix, por parte de la UNMOVIC (Comisión de las Naciones Unidas de Vigilancia, Verificación e Inspección), y Mohamed ElBaradei, de la AIEA (Agencia Internacional de la Energía Atómica), afirmaron, en los tensos encuentros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que no había ningún indicio que pudiera dar pie a tales alegaciones, Bush dio la espalda a las Naciones Unidas y siguió adelante. Aún, cuando la búsqueda de tales armas de destrucción masiva no ha dado resultado, Bush ha salido con una especie de "pero quería fabricarlas, que viene a ser lo mismo". En la parábola de Esopo, el lobo observa al cordero y busca un pretexto para devorarlo. Lo acusa de estar contaminando el agua, a lo que el cordero responde: "¡pero si tú vives en la parte alta del río!".

"El año pasado atacaste a mis padres," insiste el lobo, y el cordero le asegura que en aquella época él ni siquiera había nacido. "Eres un maestro en el arte de convencer, pero todo eso no son más que excusas", dijo una vez más el lobo, y finalmente mató a su presa. Es evidente que Sadam Hussein está lejos de ser un corderito, pero la metáfora sigue siendo válida: quien está decidido a hacer mal, encontrará cómo justificarlo. A continuación, los animales hablan sobre el comportamiento del hombre: 1] Nunca pidas ayuda a quien está acostumbrado a hacer daño: el zorro saltaba un despeñadero, resbaló y se agarró a un espino para evitar la caída. Sintiendo cómo la sangre le manaba por las heridas de las patas, le recriminó: "te pedí ayuda, y me heriste." "La culpa es tuya", dijo el espino.

"¿Acaso no sabes que yo nací para herir?".2] Si no consigues lo que quieres, no culpes a los demás: el zorro se moría de hambre cuando de pronto vio un racimo de uvas. Intentó alcanzarlo, pero cuando vio que no podía, siguió su camino mientras se decía: "seguramente esas uvas estaban verdes". 3] Lo que hoy es lo ideal, mañana puede ser mortal: dos ranas que se morían de sed descubrieron un pozo lleno de agua. Estaban a punto de saltar al pozo cuando una previno a la otra: "querida hermana, tenemos sed porque la tierra está seca. Este pozo también se va a secar, y después de que nos hayamos bebido el agua, ¿cómo volveremos a la superficie?". En ese momento decidieron que más valía seguir sedientas que buscar una solución fácil.4] No dejes que tus victorias te impidan conocer tus límites: dijo el mosquito al león: "sé que tú eres más fuerte que yo, pero yo soy capaz de volverte loco". Y durante todo el día, le estuvo picando en la nariz, dejándolo al león en ridículo.

Contento por haber vencido al rey de los animales, el mosquito salió de allí loco de ganas de contar su victoria, pero cayó atrapado y murió en una tela de araña. 5] Más vale apartar el mal que intentar controlarlo: el león entró en la hacienda de un labrador, que inmediatamente cerró las puertas. Mientras iba a una hacienda a pedir prestada una escopeta para matar al león, éste devoró los carneros, mató algunos bueyes, y entró en la casa. Al regresar, el labrador vio que su familia estaba amenazada de muerte, y abrió las puertas para que el animal escapará. Y aún tuvo que oír la recriminación de su mujer: "¿por qué mantener cerca de ti cosas que no puedes dominar?".6] Las luchas inútiles sólo sirven para disfrute de los espectadores: un león y un jabalí llegaron al mismo tiempo a una laguna, y se pusieron a discutir sobre quién debía beber primero. Cuando se preparaban para librar una lucha a muerte, vieron que se acercaban buitres y hienas.

Dijo el jabalí al león: "bebe tú y yo beberé después. Prefiero tener el orgullo herido que servir de espectáculo a aquéllos que se alimentan de los valientes".

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

TRAS APAGÓN DEL PASADO 18 DE SEPTIEMBRE Aeropuerto de Tocumen trabaja en fortalecer el sistema eléctrico

El daño en el sistema eléctrico causó la cancelación de 150 vuelos y provocó inconvenientes a más de 10 mil pasajeros.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

TENSIÓN Trump: Ensayo de misil iraní pone en entredicho el acuerdo nuclear

El presidente de Estados Unidos Donald Trump. El presidente de Estados Unidos Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump. AFP/Archivo

El ensayo de un nuevo misil de mediano alcance por parte de Irán puso en entredicho el acuerdo nuclear con Estados Unidos y ...

SUFRIÓ EN ENERO UN INFARTO AL CORAZÓN Antonio Banderas dice que quedan ‘muchas orejas por cortar’

El actor Antonio Banderas. El actor Antonio Banderas.
El actor Antonio Banderas. AP/Archivo

Antonio Banderas señaló que todavía le quedan “muchas orejas por cortar”, en un guiño a una práctica habitual en el mundo del ...

INVESTIGACIÓN Cinco heridos en un ataque con ácido en Londres

Según la Policía, los heridos se hallaban en distintos lugares cuando fueron atacados. Según la Policía, los heridos se hallaban en distintos lugares cuando fueron atacados.
Según la Policía, los heridos se hallaban en distintos lugares cuando fueron atacados. AP

Un ataque con ácido en el este de Londres dejó al menos cinco heridos este sábado 23 de septiembre, informó la Policía, que ...