Insectos se achicaron por culpa de los predadores según datos científicos

Según los expertos, fueron las elevadas concentraciones de oxígeno en la atmósfera (alrededor del 30%, respecto del 21% actual) lo que hizo crecer a los insectos, que respiran a través de pequeños tubos de respiración en lugar de pulmones.

NUEVA YORK, Estados Unidos. (ANSA) - Los insectos de la prehistoria eran gigantescos, con una apertura de las alas que llegaba a los 70 centímetros, pero la llegada de los predadores los obligó a empequeñecerse. 

El hallazgo, anunciado en la revista de la Academia de Ciencias Norteamericana (Pnas), se debe a dos investigadores estadounidenses, Matthew Clapham y Jered Karr, de la Universidad de California en Santa Cruz. 

Para determinar los factores que generan el tamaño máximo de los insectos, los investigadores pusieron a punto un banco de datos que comprende más de 10 mil 500 insectos fósiles y cubre unos 320 millones de años. 

La "colección" de insectos fósiles permitió descubrir que los insectos gigantescos dominaban los cielos prehistóricos cuando la atmósfera de la Tierra era rica en oxígeno, pero este proceso se detuvo después de unos 150 millones de años de evolución de los insectos, con la llegada de los pájaros. 

Los insectos alcanzaron sus dimensiones máximas hace unos 300 millones de años, cuando existían libélulas gigantescas que tenían una apertura alar de 70 centímetros. 

Según los expertos, fueron las elevadas concentraciones de oxígeno en la atmósfera (alrededor del 30%, respecto del 21% actual) lo que hizo crecer a los insectos, que respiran a través de pequeños tubos de respiración en lugar de pulmones. 

La conexión entre grandes dimensiones y niveles de oxígeno atmosférico duró los primeros 150 millones de años de la evolución de los insectos; luego con la llegada de los pájaros las cosas cambiaron. 

En este período, pese a que los niveles de oxígeno siguieron aumentando, las dimensiones de los insectos comenzaron a reducirse progresivamente hasta llegar a las actuales. 

El período de cambio, subrayan los autores, coincidió con la diversificación de las aves, en particular la adquisición de parte de los primeros pájaros de características anatómicas que mejoraron su habilidad para volar y su capacidad predatoria. 

Al mismo tiempo, con la creciente habilidad predatoria de las aves, para la supervivencia de los insectos se hizo crucial una buena capacidad de fuga, garantizada por una mejor maniobrabilidad aérea favorecida por las menores dimensiones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CUADRO INVALUABLE Familia judía y museo español disputan obra maestra de arte

Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto. Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto.
Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto. AP

La batalla de una familia judía para recuperar un cuadro invaluable que sus herederos entregaron a los nazis a cambio de poder ...

Videos Las Bibliometros y sus planes de expansión

Las Bibliometros y sus planes de expansión Las Bibliometros y sus planes de expansión Vídeo
Las Bibliometros y sus planes de expansión LA PRENSA/Isaac Ortega

La BiblioMetro se inauguró el 6 de abril de 2016, es un proyecto realizado en conjunto con el Club de Leones y el Club Activo ...

CONFERENCIA Presentan trabajos de periodismo de investigación

En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa.
En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. LA PRENSA/Aminta Bustamante