Monjas de clausura exhiben en Ecuador un pesebre que guardaron por 3 siglos

Las monjas carmelitas han abierto las puertas del convento al público para que aprecien las figuras en una sala dedicada completamente al pesebre navideño.

QUITO, Ecuador. (EFE).- Guardado durante 306 años entre los gruesos muros del convento de clausura del Carmen Bajo de Quito, un pesebre de unas 500 piezas hechas en el siglo XVIII se ha convertido en una de las principales atracciones en la capital y en el pretexto para un acercamiento a la vida contemplativa de las carmelitas.

Las monjas carmelitas han abierto las puertas del convento al público para que aprecien las figuras en una sala dedicada completamente al pesebre navideño, también llamado "belén" o nacimiento en algunos países.

La escena que representa a Herodes y sus bailarinas comprende muñecas de madera con las que jugaban las novicias que, en el siglo XVIII, entraban muy temprano en la orden, según explica Lorena Albán, guía de la exposición.

"Ingresaban las niñas de 13 ó 15 años como una dote que daba la familia a la iglesia. Llegaban con sus muñecas de madera y ellas las vestían", relató a EFE.

No obstante, debido a la austeridad exigida en las celdas, las novicias no podían tener consigo sus muñecas, por lo que pasaron a formar parte del pesebre.

Aparte de esas muñecas y de las piezas en madera de la Escuela Quiteña, de alto perfeccionismo, también aparecen figuras donadas de brillante porcelana que desentonan con el conjunto.

El belén escenifica la anunciación del arcángel Gabriel a la Virgen María, la visita de María a su prima Isabel, el nacimiento de Jesús, su presentación en el templo y su pérdida en ese mismo templo años después.

Todas estas escenas son recreadas en distintas regiones de Ecuador y ofrecen una muestra de los distintos estilos arquitectónicos.

"Ha sido una oportunidad para poder compartir todo este tesoro que nuestras hermanas han cuidado en generaciones pasadas. Nos llena de alegría que los demás puedan apreciar toda esta habilidad", dijo a EFE Raquel de Santa Teresita que, a sus 52 años (aunque aparenta 20 menos), ha superado su timidez ante las cámaras de la prensa.

La religiosa, que ha pasado 33 años en clausura, contó que el belén "siempre ha estado bien resguardado" pero le afectó el paso del tiempo y la polilla y ha requerido una restauración.

La visita de cientos de personas ha alterado la vida de las trece monjas, la menor de 18 años y la mayor de 91, pues han abierto al público parte del convento, construido en el siglo XVII, aunque se han reservado el claustro de los naranjos para su vida contemplativa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CRIMEN Ministerio Público solicita a Interpol detener sospechoso de la muerte de docente en Chiriquí

Autoridades informaron que se cree que el supuesto sospechoso está en Costa Rica. Autoridades informaron que se cree que el supuesto sospechoso está en Costa Rica.
Autoridades informaron que se cree que el supuesto sospechoso está en Costa Rica. LA PRENSA/Sandra Alicia Rivera

Para poder dar con la captura del principal sospechoso de la muerte de la docente, Diosila Martínez, el Ministerio Público y ...

RECORRIDO Presidente Varela: Aeropuerto de Tocumen se ahorró $100 millones

Varela realiza recorrido por terminal 2 del Aeropuerto de Tocumen Varela realiza recorrido por terminal 2 del Aeropuerto de Tocumen Vídeo
Varela realiza recorrido por terminal 2 del Aeropuerto de Tocumen

El presidente Juan Carlos Varela informó este viernes, 9 de diciembre, que la administración del Aeropuerto Internacional de ...