Platillos estelares de una cena

El banquete del ‘Día de Acción de Gracias’ es bastante fácil de entender: los platos de calabaza y pacanas, obedecen a la cosecha otoñal.

Crecí en un chalet de San Francisco, disfrutando de un bello patio con árboles frutales y perros con quienes corretear por la hierba.

Pero un día, ya crecidita, tuvimos visita. Era un gallote herido, decidido a buscar refugio en ese verde confín contra las audibles quejas de Pancho Vete, el perro de turno (a un amigo de nuestro “grupo” de igual apodo lo designábamos Pancho Ven).

Finalmente, como el señor Vete nunca supo cómo deshacerse del zopilote, lo terminé arriando hasta la puerta lateral, blandiendo una silla, como el más ducho domador circense.

El pavo de “Zangivin” original tiene más que ver con el zopilote aquel que con el broad breasted white que han desarrollado quienes crían a esas aves de enormes pechugas blancas, al costo de zamparnos sopotocientos antibióticos y hormonas.

Era un pavo salvaje norteamericano: en la región noreste de Estados Unidos donde se asentaron los primeros peregrinos, era el faisánido Mellearis gallopavo, algo diferente al guajolote mexicano –pero de seguro con gusto similarísimo al zopilote que invadió mi jardín hace varias décadas–, Agrociaris ocellata, también faisánido, al que traigo a colación por ser las aves terrestres y comestibles, por antonomasia, de la América precolombina.

En una versión X, un autor irreverente decía que los caciques de la tribu wampenoag, que habitaba el hoy noreste estadounidense, seguro se revolcaban de la risa mientras le canjearon a los peregrinos estos pájaros atléticos por… sabe Dios qué.

Al final del día, los peregrinos de porra les compraron la isla de Manhattan por tres reales, y aniquilaron la población nativa de la gran nación. La raza humana, como siempre.

La historia del resto del banquete de Gracias es bastante fácil de entender: los platos de calabaza y pacanas, obedecen a la cosecha otoñal. En cuanto al arándano, también, excepto que como todos los que hemos visto los sacos plásticos llenos de las ácidas bayas rojas podemos suponer, el arándano –tal vez por la inmensa proporción de fitoquímicos que posee– tiene una larga vida tras su cosecha. En cuanto al relleno, cada región utiliza sus productos locales y en época.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

TRAS APAGÓN DEL PASADO 18 DE SEPTIEMBRE Aeropuerto de Tocumen trabaja en fortalecer el sistema eléctrico

El daño en el sistema eléctrico causó la cancelación de 150 vuelos y provocó inconvenientes a más de 10 mil pasajeros.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

AFECTADOS POR HURACÁN Fonsi, López, Martin y Anthony piden apoyo para Puerto Rico

El cantante Daddy Yankee logró llenar cuatro camiones con donativos durante su concierto del jueves en Nueva York. El cantante Daddy Yankee logró llenar cuatro camiones con donativos durante su concierto del jueves en Nueva York.
El cantante Daddy Yankee logró llenar cuatro camiones con donativos durante su concierto del jueves en Nueva York. Tomado de @daddyyankee

Seis décadas ausentes En el Festival Nacional de la Mejorana regresa el Concurso del Grito

Melvin Rodríguez y Alfredo Sáez Melvin Rodríguez y Alfredo Sáez
Melvin Rodríguez y Alfredo Sáez Especial para La Prensa/Alcibiades Cortez

Melvin Rodríguez y Alfredo Sáez, del distrito de Macaracas, se convirtieron en los primeros en ganar el “Primer Concurso de ...

Liga de Campeones Neymar podrá jugar contra Bayern ‘si todo va con normalidad’, dice Emery

El atacante brasileño Neymar. El atacante brasileño Neymar.
El atacante brasileño Neymar. AFP/Archivo

El atacante del París Saint-Germain, Neymar, baja este sábado 23 de septiembre en el empate en Montpellier (0-0), debería ...