ALERTA: Sinaproc informa que los niveles del río Juan Díaz empiezan a bajar.

CENTRO DE LA CIUDAD. ANTIGUO Y ACTIVO LUGAR.

Antes de la Plaza 5 de Mayo

Foto de lo que sería más adelante la Plaza 5 de Mayo. Al fondo y a la derecha se ve la estación del ferrocarril de finales del siglo XIX. Nótese la presencia de los pasajeros con maletas que acababan de descender del tren. Foto de lo que sería más adelante la Plaza 5 de Mayo. Al fondo y a la derecha se ve la estación del ferrocarril de finales del siglo XIX. Nótese la presencia de los pasajeros con maletas que acababan de descender del tren.
Foto de lo que sería más adelante la Plaza 5 de Mayo. Al fondo y a la derecha se ve la estación del ferrocarril de finales del siglo XIX. Nótese la presencia de los pasajeros con maletas que acababan de descender del tren.

El encuentro con esta foto para nosotros ha vuelto a ser motivo de admiración, primero por su antigüedad ya que ha debido ser captada en la segunda y tardía mitad del siglo XIX, y segundo porque contemplándola, y esperamos que a ustedes les suceda lo mismo, nos podemos imaginar cómo era en parte y en uno de sus focos de mayor movimiento esta ciudad capital.

De seguro que no muchos minutos antes, el tren procedente de Cristóbal, uno de los barrios de Colón acababa de finalizar su trayecto y una gran cantidad de pasajeros terminaban de apearse de él.

Algunos emprendían el viaje a sus hoteles, residencias o lugares de trabajo a pie, otros tomaban los coches de tracción animal que se ven aquí, única forma de transporte existente en aquella época. Lo demuestra la ausencia total de automóviles en la fotografía.

La estación de ferrocarril era el edificio en parte de madera, en parte de cemento y con techo de zinc que aparece a nuestra derecha y adonde convergen la mayoría de los representantes del transporte público de aquellos idílicos años.

A la izquierda, el edificio ahora sí de cemento con balcón de hierro bien pudo ser uno de los hoteles que por allí antes nunca faltó. Seguido por casas de habitación. Al fondo, más construcciones y aquí cerca aparece el lote baldío que décadas más tarde se convertiría (1916) en la Plaza 5 de Mayo, en recuerdo de un nefasto día vivido dos años antes (1914) en esta ciudad: el incendio y la explosión del polvorín. En la fotografía tampoco se notan (porque aún no existían) los rieles del futuro tranvía. Y que gocen la foto tal como este servidor la ha podido disfrutar.

Y vamos a referirnos ahora a la llamada tragedia del polvorín. La mayoría de los datos de este trabajo los hemos obtenido de la edición del 5 de mayo de 1914 de un diario que en ese tiempo tenía por nombre La Prensa, el que fuera dirigido y administrado por Azael Villalobos y redactado por el Dr. Joaquín Pablo Franco. En él, además de lo completo, la rapidez con que fue publicado para esos tiempos nos ha llamado poderosamente la atención. Eran las 3:15 a.m. de aquel día, cuando el agente de la policía Octavio Palma, de servicio en Calidonia, notó que se desarrollaba un incendio alrededor o en el edificio del polvorín, a 400 metros de la desaparecida Plaza de Toros y otros espectáculos conocida como de Vista Alegre y cercana también al antiguo casino y al Hospicio de Huérfanos de Don Bosco (en su parte posterior). Dos subtenientes del mismo cuerpo, de apellidos Pérez y Berguido que también patrullaban por allí, rompieron la capilla de incendios colocada en la calle P, la cual alertó a los jefes y componentes de los cuerpos de bomberos y de la policía. Los comandantes del primero de esos cuerpos Juan A. Guizado, Darío Vallarino y Ernesto Arosemena junto a efectivos y voluntarios no tardaron en apersonarse al lugar.

El techo del polvorín ardía y como no hay nada nuevo bajo el sol, el agua les faltó. Y entonces por toda la ciudad se oyó la explosión de 3 toneladas de pólvora y dinamita que se almacenaban en el lugar. Los testigos refirieron que todo les giraba. Enormes piedras caían a lejanas distancias. Ya se podían contabilizar 8 cadáveres de miembros del cuerpo de bomberos. Eran los del cabo 2° Alonso Teleche, del conductor Luis Bazack y de los bomberos Félix Álvarez, Juan Beltrán, Luis Buitrago, Faustino Rivera y otro de apellido Peralta. Un cadáver estaba decapitado lo que en el momento produjo problemas de identificación.

En la Plaza de Toros arriba citada vivían Adán del Río, su esposa Josefa Ortiz y sus tres hijos. Los adultos perecieron de inmediato golpeados por las rocas. Los niños se salvaron por estar durmiendo dentro de la edificación. Afectados resultaron el 2° comandante Darío Vallarino con fractura de un hueso de una pierna y heridas en uno de sus brazos. El mayor Ernesto Arosemena a causa de varias heridas fue trasladado al Hospital Ancón.

Heridas, golpes, fracturas y quemaduras unas leves y en otros casos de mayor intensidad fueron sufridas por capitanes, subtenientes, sargentos, cabos, músicos de la banda, conductores de vehículos o bomberos de ese cuerpo en número que sobrepasó a las varias decenas.

En cambio la cantidad de autoridades policiales o del cuerpo regular que sufrieron diferentes patologías a causa de las llamas, las caídas o las piedras o algún factor más, no fueron tan numerosas o considerables debido a que su capitán Antonio Grimaldo había ordenado la retirada por motivos que el bien supo explicar con posterioridad.

El Alcalde de la ciudad, según dice La Prensa, fue muy criticado porque adujo que el vehículo que usaba no lo podía prestar para movilizar afectados porque no era de su propiedad sino municipal.

Pero también hubo particulares afectados. Tal fue el caso de Juvenal Carvajal, empleado de la cercana finca lechera propiedad también de Domingo Díaz, quien se encontraba ordeñando una vaca. El y el animal murieron por golpes de las rocas lanzadas desde el sitio de la explosión. A una tía de Tomás Gabriel Duque que se encontraba en su quinta (así dice textualmente el relato) de nombre Santa Isabel resultó herida. Y se citan más casos leves también.

La llamada tragedia del polvorín, la que acabamos de rememorar, sacudió todas las fibras de entidades públicas y de la ciudadanía, no sólo de esta capital sino también de otras localidades. El comercio cerró sus puertas, y la bandera nacional fue izada a media asta en toda la nación.

El Cuerpo de Bomberos de Colón casi en su totalidad acudió a las honras fúnebres. El Sr. Gustave Eisenmann abrió con 500 pesos una suscripción para ayudar a las familias de las víctimas. Los expendedores del mercado contribuyeron con dinero también. El torero español Capita y su banderillero ofrecieron el producto de una corrida.

Y dos años, después el 5 de mayo de 1916, el presidente Belisario Porras inauguró la Plaza y el obelisco que ocupa el lote vacío que aparece en nuestra fotografía de hoy.

Textos: Harry Castro Stanziola Fotografías: Ricardo López Arias

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Sociedad Al menos 280 casas afectadas por inundaciones en la capital

Sinaproc informó que los niveles del río Juan Díaz empezaron a bajar. Sinaproc informó que los niveles del río Juan Díaz empezaron a bajar.
Sinaproc informó que los niveles del río Juan Díaz empezaron a bajar. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Alrededor de 280 residencias resultaron afectadas este domingo 20 de agosto por inundaciones en la ciudad capital. El Sistema ...

TENÍA 91 AÑOS Fallece el comediante Jerry Lewis

El comediante Jerry Lewis protagonizó 'The Nutty Professor'. El comediante Jerry Lewis protagonizó 'The Nutty Professor'.
El comediante Jerry Lewis protagonizó 'The Nutty Professor'. AFP/Archivo

El comediante Jerry Lewis, cuyos teletones de recaudación de fondos fueron tan famosos como sus cintas cómicas, falleció este ...

TENÍA 88 AÑOS Muere la actriz y cantante española Nati Mistral

La carrera de Nati Mistral despegó siendo apenas una adolescente, cuando fue contratada por la compañía de Lola Flores y Manolo Caracol. La carrera de Nati Mistral despegó siendo apenas una adolescente, cuando fue contratada por la compañía de Lola Flores y Manolo Caracol.
La carrera de Nati Mistral despegó siendo apenas una adolescente, cuando fue contratada por la compañía de Lola Flores y Manolo Caracol. Tomado de @JCimarro

La actriz y cantante Nati Mistral, pionera de los grandes musicales en España, falleció este domingo en Madrid a los 88 años, ...