Programados para enfermar

497885 497885
497885

EL PRIMER MOMENTO I Sentirse mal no es algo que surge por generación espontánea. Aparte del estilo de vida que se haya llevado (algo que incluye alimentación, estado físico, manejo de estrés y demás) las enfermedades que un adulto contrae tienen que ver con la primera etapa de la vida. Más específicamente desde la concepción hasta los cinco años. Momentos cruciales del desarrollo en los que la relación con la madre y el padre es sumamente significativa. Al menos así lo estipulan algunas corrientes psicológicas derivadas del Análisis Transaccional, una teoría de la personalidad que presta especial atención a las relaciones entre personas. Por eso, en vez de hacer hincapié en lo intrapsíquico, se ocupa de observar las "transacciones" emocionales que hacemos.En este sentido, un niño, por ejemplo, de tres años, para estar bien emocionalmente debe haber recibido mensajes relacionados con el sentir, expresar y hacer. Mensajes a los que se les llama arrancadores esenciales que vienen del padre, de la madre y de uno mismo (o del yo).Así, cuando un papá ha establecido una buena relación paterno filial envía a su hijo el mensaje de "Piensa". Parecido a lo que sucede con la mamá que a su vez otorga el de "Siente". Y finalmente está el que viene del yo: "Vive, Sé y Existe".

EL RESULTADO I Un menor al que se le ha empujado a pensar, sentir y ser de forma sana. Un menor que a los cinco años —edad en la que ingresará a una escuela formal— tendrá más probabilidades de desenvolverse positivamente en todos los ámbitos de la vida. Y un menor que al llegar a la vida adulta también podrá responder adecuadamente es sus distintas facetas y cuyos pronósticos en el campo de la salud serán buenos.Pero ¿qué pasa con un niño cuya "programación" no haya sido satisfactoria?, ¿qué le ocurre si en vez de mensajes positivos ha recibido frenadores? Pues todo lo contrario.Tal es el caso del chiquillo que por una mala relación con su padre hizo suyo el mandato de "No pienses". El chiquillo que no tuvo una buena comunicación con éste y fue criticado e ignorado. Que se le exigió ser perfecto pero sin dejarlo pensar por sí mismo. De todo esto se deriva un ser que crecerá con resentimiento, rabia, antagonismo, peleón y carencia de confianza; sentimientos y rasgos de carácter que le pasarán factura al cuerpo. No será raro entonces que tiempo después sufriera enfermedades del sistema digestivo, alergias, soriasis y dolencias crónicas no graves. Eso sin contar que probablemente sea a su vez un adulto que tienda a quejarse y no arriesgarse en proyectos importantes.También está el otro que por carencias de su madre recibe el mensaje de "No sientas". Algo que suele ocurrir cuando el menor demuestra emoción y su mamá lo deja solo o no le hace caso, produciéndose en él fuertes sentimientos de abandono. Y esto a su vez le llevaría a sentir miedo, tristeza y carencia de aceptación. Un fenómeno que sentaría las bases para problemas de somatizaciones y más adelante adicciones. En el terreno de la salud las implicaciones son muchas y diversas: desde enfermedades cardiovasculares hasta trastornos ováricos o prostáticos. De igual manera el bienestar psíquico se vería afectado. De hecho muchos de estos niños se convierten en personas con un miedo desmedido a perder el control, psicosis o paranoia. Esto último es característico de algunas mujeres que al tener pareja desarrollan unos celos desmedidos.

MENSAJES I Y por último está el caso de aquel al que le llegó un mandato desde lo más profundo de su ser. El de "No seas". Un mandato que se le envió ya en el útero por ser un hijo no esperado. O cuando, siendo bebé, se le dejaba solo, miraba con odio o asco. También al ser niño que se equivocaba y sus padres le decían que no querían verlo o que era mejor que se muriera. De ahí que la apatía y la aflicción habrán de acompañarle hasta el resto de sus días.Como resultado de estas vivencias tempranas tan desoladoras está la persona a la que le gustan los deportes y actividades riesgosas que le llevan a exponerse a la muerte. Los males más duros de sobrellevar como el Alzheimer, lupus o la esclerosis múltiples entrarían aquí. También las psicopatologías que implican una escisión del ser como la esquizofrenia. Así las cosas, cabría revisar un montón de patrones. Si estar enfermos depende de programaciones tempranas quizá los doctores deberían buscar apoyo en la psiquiatría para tratar a sus pacientes. Y los padres contar con las herramientas y el equilibrio necesario para criar niños que en un futuro gocen de un organismo lo más sano posible.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Cine Ben Affleck desmiente que vaya a dejar de hacer Batman

El actor reaccionó ante los rumores de que Ben Affleck, de 44 años, sería reemplazado como intérprete del superhéroe. El actor reaccionó ante los rumores de que Ben Affleck, de 44 años, sería reemplazado como intérprete del superhéroe.
El actor reaccionó ante los rumores de que Ben Affleck, de 44 años, sería reemplazado como intérprete del superhéroe. AP

Ben Affleck desestimó este sábado las especulaciones de que habría rodado su última película como Batman, anunciando a sus ...

Videos Paseo a Ciegas

Paseo a Ciegas Paseo a Ciegas Vídeo
Paseo a Ciegas

Cada dos domingos un emprendimiento social organiza paseos en bicicleta para personas con discapacidad visual.Detalles ...

20 años después Guillermo y Enrique mantuvieron una 'breve' conversación con Diana, el día de su muerte

Los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra son guardianes del legado de su madre. Los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra son guardianes del legado de su madre.
Los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra son guardianes del legado de su madre. Tomado de Internet

Los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra revelaron que hablaron brevemente con su madre, la princesa Diana, el día de ...