FUE CASI UNA OBSESIÓN NACIONAL.

Raíces Afanes de independencia

Era natural que, exceptuando el primero, todos los intentos de independencia o separación de Panamá durante el siglo XIX lo fuesen para desmembrarnos de Colombia. El inicial, ya de seguro que ustedes lo saben, fue el del reino español de esos tiempos. Pero aquello tuvo sus particularidades: inmediatamente Panamá se incorporó a la otra nación arriba citada. Nuestro país de entonces era muy pequeño, muy pobre, sin una estructura política adecuada y con una falta total de experiencia en el manejo de la cosa pública, lo que hizo que, basado en el prestigio de su conductor Simón Bolívar, se le solicitara a esta nueva nación acogerse a Colombia. Francisco de Paula Santander, conocido como el Hombre de las Leyes, era su vicepresidente, tocándole expedir el decreto que nos acogió a su nación después de habernos invitado. <br> También es por ello que esos dos dignatarios venezolanos: el primero, granadino o colombiano y el segundo aprobaron la solicitud panameña. De allí que esos dos funcionarios sean unas de las efigies <img src="1115072.jpg" width="146" height="200" align="right">que figuran hoy en este espacio. Mas no nos fue muy bien con esa anexión; diversos motivos hicieron que la mencionada unión no nos favoreciera, sobre todo en el campo económico. Otra de las efigies que les presentamos es la del coronel José de Fábrega, quien fue uno de los ideólogos de la incorporación a Colombia, era además el Gobernador de la provincia de Panamá de esa época. El general panameño Tomás Herrera mucho tuvo que ver con los hechos sucedidos entre los años de 1830 y 1832, así como con otros acontecimientos en la búsqueda de nuestro mejoramiento como nueva República. En 1828 se proclamó como dictador Simón Bolívar, un grupo de prominentes ciudadanos se reunió en la ciudad colombiana de Popayán para luchar por el derribo del Libertador. Por ello y por muchas razones, la figura de Herrera también acompaña a las ‘Raíces’ de hoy. Él había asistido a la reunión arriba mencionada. Era natural que, exceptuando el primero, todos los intentos de independencia o separación de Panamá durante el siglo XIX lo fuesen para desmembrarnos de Colombia. El inicial, ya de seguro que ustedes lo saben, fue el del reino español de esos tiempos. Pero aquello tuvo sus particularidades: inmediatamente Panamá se incorporó a la otra nación arriba citada. Nuestro país de entonces era muy pequeño, muy pobre, sin una estructura política adecuada y con una falta total de experiencia en el manejo de la cosa pública, lo que hizo que, basado en el prestigio de su conductor Simón Bolívar, se le solicitara a esta nueva nación acogerse a Colombia. Francisco de Paula Santander, conocido como el Hombre de las Leyes, era su vicepresidente, tocándole expedir el decreto que nos acogió a su nación después de habernos invitado. <br> También es por ello que esos dos dignatarios venezolanos: el primero, granadino o colombiano y el segundo aprobaron la solicitud panameña. De allí que esos dos funcionarios sean unas de las efigies <img src="1115072.jpg" width="146" height="200" align="right">que figuran hoy en este espacio. Mas no nos fue muy bien con esa anexión; diversos motivos hicieron que la mencionada unión no nos favoreciera, sobre todo en el campo económico. Otra de las efigies que les presentamos es la del coronel José de Fábrega, quien fue uno de los ideólogos de la incorporación a Colombia, era además el Gobernador de la provincia de Panamá de esa época. El general panameño Tomás Herrera mucho tuvo que ver con los hechos sucedidos entre los años de 1830 y 1832, así como con otros acontecimientos en la búsqueda de nuestro mejoramiento como nueva República. En 1828 se proclamó como dictador Simón Bolívar, un grupo de prominentes ciudadanos se reunió en la ciudad colombiana de Popayán para luchar por el derribo del Libertador. Por ello y por muchas razones, la figura de Herrera también acompaña a las ‘Raíces’ de hoy. Él había asistido a la reunión arriba mencionada.
Era natural que, exceptuando el primero, todos los intentos de independencia o separación de Panamá durante el siglo XIX lo fuesen para desmembrarnos de Colombia. El inicial, ya de seguro que ustedes lo saben, fue el del reino español de esos tiempos. Pero aquello tuvo sus particularidades: inmediatamente Panamá se incorporó a la otra nación arriba citada. Nuestro país de entonces era muy pequeño, muy pobre, sin una estructura política adecuada y con una falta total de experiencia en el manejo de la cosa pública, lo que hizo que, basado en el prestigio de su conductor Simón Bolívar, se le solicitara a esta nueva nación acogerse a Colombia. Francisco de Paula Santander, conocido como el Hombre de las Leyes, era su vicepresidente, tocándole expedir el decreto que nos acogió a su nación después de habernos invitado.
También es por ello que esos dos dignatarios venezolanos: el primero, granadino o colombiano y el segundo aprobaron la solicitud panameña. De allí que esos dos funcionarios sean unas de las efigies que figuran hoy en este espacio. Mas no nos fue muy bien con esa anexión; diversos motivos hicieron que la mencionada unión no nos favoreciera, sobre todo en el campo económico. Otra de las efigies que les presentamos es la del coronel José de Fábrega, quien fue uno de los ideólogos de la incorporación a Colombia, era además el Gobernador de la provincia de Panamá de esa época. El general panameño Tomás Herrera mucho tuvo que ver con los hechos sucedidos entre los años de 1830 y 1832, así como con otros acontecimientos en la búsqueda de nuestro mejoramiento como nueva República. En 1828 se proclamó como dictador Simón Bolívar, un grupo de prominentes ciudadanos se reunió en la ciudad colombiana de Popayán para luchar por el derribo del Libertador. Por ello y por muchas razones, la figura de Herrera también acompaña a las ‘Raíces’ de hoy. Él había asistido a la reunión arriba mencionada.

Y seguimos en este mes bautizado como de la patria, tratando de rememorar los actos que desde siglos pasados se desarrollaron en busca de independencia, autosuficiencia y, más que todo, emancipación de nuestro país. Algo que desgraciadamente aún a estas alturas para una república pequeña es supremamente difícil alcanzar en su totalidad.

Todo comenzó en 1821, después en 1826, de 1830 a 1832, de 1840 a 1841, 1855, de 1860 a 1861, de 1885 a 1886, 1903 y, por último, la devolución de la Zona que también en ciertos aspectos (autosuficiencia, por ejemplo) logramos obtener. En todas esas fechas, hubo intentos o actos de independencia.

Comencemos por 1821, de todos es sabido que el 10 de noviembre en La Villa de Los Santos, y poco más tarde en esta ahora capital, España dejó de ejercer el predominio y las ventajas que desde siglos atrás había sabido en los más variados aspectos usufructuar de esta futura nación.

Fue el coronel José de Fábrega, colocado al frente de otros 30, y un preclaro de ciudadanos de aquella ilustre ciudad los que resolvieron romper de la manera más pacíficamente imaginable (menos mal) con la Madre Patria, de la cual comenzamos a dejar de depender.

Y fue por la figura, el genio y la vida de Simón Bolívar, quien a la razón gobernaba a lo que es Colombia, que Panamá por decisión propia se quiso acoger. Pocos días después, ya lo dijimos, la capital y otras ciudades de este actual país tomaron la misma determinación.

Para 1826, y a pesar de la unión a Colombia, los panameños de entonces aún no veían que la situación económica fuera para nada la más indicada. Hubo reuniones aquí para solicitar que Panamá fuese un país hanseático. Acordémonos que siglos atrás varios países germánicos resolvieron unirse, con el fin de comerciar entre ellos para ver crecer sus negocios. Aquello fue lo que se llamó la Liga Hanseática. Los comerciantes panameños recordaron esa unión y llamaron a sus políticos y militares, con el fin de que se reunieran en esta ciudad y solicitaran a Bogotá que se hiciese algo similar aquí. La búsqueda de ingresos, siempre casi ausentes, era el motivo de la constante preocupación de conseguir cómo se obtendrían e incrementar aquí. Se aprovechó esta reunión, que también se efectuó para llamar a Bolívar, que se había retirado del gobierno, y solicitarle entonces soluciones económicas. Mas nada se consiguió.

Lo que sí hubo fue lo de la dictadura de Simón Bolívar en 1828. Una serie de nuevos acontecimientos buscaba uniones y reparaciones, siempre con la idea permanente, natural y obsesiva de buscar situaciones políticas y económicas más favorables en lo que era entonces Panamá.

Una patria con ideales y logros tomados de común acuerdo, continuaba siendo el motivo de tantas reuniones o separaciones de otros territorios que no terminaban de encontrar la solución a tantas complejidades políticas que incidían desfavorablemente en el anhelado progreso, que todos nuestros congéneres de aquellos tiempos soñaban conseguir.

Para poder tan siquiera conocer los hechos y lo que se buscaba, se hace necesario leer otras obras más extensas, tales como el libro Colombia y Panamá, en donde participaron (en 2004) los expertos: Patricia Pizzurno, Celestino Andrés Araúz, Alfredo Figueroa Navarro y Arturo Guzmán, quienes junto a otros historiadores y geógrafos colombianos y suizos escribieron la obra citada. Allí podrán ahondar en lo que aquí apenas ha sido tratado tan someramente.

Vale la pena. Lo que en este mes de noviembre conmemoramos, tiene raíces más profundas y complejas que las de 1903. ¡A enterarse los que puedan sufrir esa ausencia de dichos conocimientos!

FUENTES

Textos: Harry Castro Stanziola

Fotografías: Biblioteca Nacional /Procesadas por Ricardo López Arias

Comentarios: vivir+@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Violencia en Charlottesville ONU exhorta a Estados Unidos a rechazar discurso racista

El CEDR llama al gobierno de Estados Unidos a investigar las violaciones de los derechos humanos que se hubiesen cometido durante la manifestación del pasado 12 de agosto en Charlottesville. El CEDR llama al gobierno de Estados Unidos a investigar las violaciones de los derechos humanos que se hubiesen cometido durante la manifestación del pasado 12 de agosto en Charlottesville.
El CEDR llama al gobierno de Estados Unidos a investigar las violaciones de los derechos humanos que se hubiesen cometido durante la manifestación del pasado 12 de agosto en Charlottesville. AP/Archivo

Próximo 16 de septiembre Showtime transmitirá la película de Prince ‘Sign O’ the Times’

El filme dirigido por Prince fue creado como un complemento cinematográfico para su álbum homónimo doble. El filme dirigido por Prince fue creado como un complemento cinematográfico para su álbum homónimo doble.
El filme dirigido por Prince fue creado como un complemento cinematográfico para su álbum homónimo doble. AP/Archivo

El raro documental musical de Prince Sign O' the Times será transmitido en Showtime a partir del próximo 16 de ...

ESTUDIO Nuevas tecnologías están evitando choques en carreteras

Los analistas encontraron que la tecnología redujo la tasa de choques fatales por 86%. Los analistas encontraron que la tecnología redujo la tasa de choques fatales por 86%.
Los analistas encontraron que la tecnología redujo la tasa de choques fatales por 86%. AP/Archivo

Los sistemas electrónicos para prevenir que automóviles se salgan de su carril o que advierten a los chóferes cuando se acerca ...