Raíces Comentario histórico sobre los carnavales

TRADICIONES- Desgraciadamente, durante las fiestas carnestolendas no todo es alegría, así sea farsa o pura diversión.Los ciudadanos y autoridades han de estar muy pendientes a fin de prevenir riñas, peligrosos tumultos, efectos de sustancias excitantes y del peligroso alcohol. Si nos dedicásemos a sumar las fatalidades que se han producido a lo largo de la historia del Carnaval, de seguro la cifra total nos impresionaría. Queremos referirnos a un accidente que afortunadamente (se dice que Dios es panameño) no dejó pérdidas de vidas pero sí decenas de traumatizados todo lo cual se hubiese podido evitar. En 1946, en los días de Carnaval, un balcón de la extinta Casa Miller —el que colindaba con Calle 24 Este— que estaba atestado de gente, se derrumbó. Para poder entrar, la gente decía que eran familiares de los que vivían en la casa. Mejor dejemos de acordarnos de cosas tristes. Recordemos algunas bellas tradiciones que por bellas las tuvieron que hacer desaparecer. Naturalmente todas en el interior. Por ejemplo, los mazos de velas que usaban cuando se bailaba la cumbia. Se ataban con un pañuelo de fina seda. Las "hilachas" o novias recibían como regalo perfumes conocidos como agua de Carranza, de Pompeya, o de Florida las cuales eran regadas sobre las asistentes para expandir tan buen olor. (No pregunten qué es lo que se riega hoy). Después llegó la otra mojadera. Se dice que la razón de esta última es que las aguas hacen que las ropas se adhieran al cuerpo, acentuando lo que de otra forma no se podía ni imaginar.Son infinidades las danzas, representaciones y comparsas que hace muchísimos años se escuchaban o se bailaban en el interior, en Colón o Darién. Congos, bullerengue, bunde, cucuas, zaracundé, cuenecuré, son manifestaciones negras de gran interés y vistosidad que ojalá se repitan en este Carnaval. Además de las cumbias, muchas expresiones más se oían por doquier, como tamboritos, puntos, atravesaos, pasillos, cuadrillas y pajarillas. Para terminar recordemos una ingeniosa manifestación de entonces: El hijo del conde ¡caramba! me escribió en un papel, que si yo quería ¡caramba! casarme con él. Yo le contesté ¡caramba! en otro papel, que si me casaba ¡caramba! no sería con él.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía Retiro espiritual en el norte de Veraguas

Retiro espiritual en el norte de Veraguas Retiro espiritual en el norte de Veraguas Galería
Retiro espiritual en el norte de Veraguas Santa Fe, Veraguas/LA PRENSA/ Ismael Hernández

LEGADO Muere Bill Paxton, uno de los protagonistas de ‘Apolo 13’ y ‘Titanic’

El versátil actor oriundo del estado de Texas (sur) era una cara conocida de las pantallas estadounidenses. El versátil actor oriundo del estado de Texas (sur) era una cara conocida de las pantallas estadounidenses.
El versátil actor oriundo del estado de Texas (sur) era una cara conocida de las pantallas estadounidenses. AFP/Archivo

El actor estadounidense Bill Paxton, conocido por su actuación en las películas Apolo 13 y Titanic, falleció a los 61 años, ...