Santana es el pastor, el ‘rock’ nunca faltará

PSICODÉLICO I Sí, era Santana y su guitarra. Pero aquello no fue un concierto. No se engañen, no. La noche del 4 de abril, miles de panameños experimentamos un viaje por el tiempo y asistimos a una verdadera fiesta musical al mejor estilo de los años 70, cuando solo se pensaba en paz, amor, sexo y rock and roll, y la gente flotaba sobre una nube púrpura de flores y mariposas soñadoras que llegaban con la eterna primavera que anunciaban Sony y Cher.No, yo no lo viví, si apenas nací en el 78. Pero así me las describió, alguna vez, mi madre, la hippie chiricana.

DESEMPOLVANDO EL AFRO I Yo llegué tarde y me quedé sin saber si tocó Samba pa’ ti. Pero apenas atravesé el umbral de la entrada general sentí una intensa vibra que me erizó hasta el último pelo. La gente estaba como frenética, extasiada, metida en una suerte de culto. Sí, parecía un culto, y el maestro Carlos Santana era el gran pastor que guiaba al rebaño y le aconsejaba mantenerse alejado del señor Bush y los demonios de la guerra.

INTENSO I Algunas cosas no mejoran en el Figali Convention Center. Y aunque el sonido estuvo peor en el concierto de Alejandro Sanz, acá el eco me hubiese molestado big time si yo hubiese pagado mi entrada.Lo cierto fue que, al poco tiempo, los amigos de Evenpro, gentilmente, me pasaron al área VIP, donde todo suena de maravilla, pero solo si tienes los 100 palos del boleto, ¡pilla!

PAZ Y AMOR I Pero el panameño es generoso, o no se detiene en los pequeños detalles. Acá la gente fue con su camiseta de Hendrix dispuesta a "tripear", y créame que el que no bailó era porque estaba cansado. No importaba la edad —de hecho, nunca había visto tanta gente mayor pasarla tan bien—, todo el mundo andaba moviendo el esqueleto mientras soñaban con un mundo mejor.

DIOSES OCULTOS I Santana sabe lo que hace. Los músicos que lo acompañaban eran unos ácidos. Cada uno maestro de su instrumento y dieron cátedra en vivo. Yo, como buen ex baterista y músico frustrado, me quedo con Dennis Chambers (batería) y Chester Thompson (teclados). Pero todos estaban, como dicen los pelaos, bien "desbocaos".

LA ESTRELLA FUGAZ I Santana pasó por Panamá y encandiló a todos con su luz y encantó con su polvo de estrellas. Aún se proyecta como un artista que, pese al vaivén del tiempo que no perdona, y la industria musical tan inestable como es, se mantiene tan intenso como la primera vez que se subió a un escenario. El man emanaba una energía fuerte, era como un gran bombillo que se cargaba con la electricidad de las miles de almas que lo aclamaban.Él lo prometió, me lo dijo por teléfono cuando lo entrevisté, pero yo no le quise creer. Santa Claus, yo quiero ser como él cuando sea grande. Paz hermanos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Copa Confederaciones Bravo: 'Nos queda un paso para seguir escribiendo la historia'

Claudio Bravo se recuperó de una lesión y fue la figura de la semifinal. Claudio Bravo se recuperó de una lesión y fue la figura de la semifinal.
Claudio Bravo se recuperó de una lesión y fue la figura de la semifinal. AFP

"Este equipo no se da por vencido", señaló este miércoles el arquero y capitán de la selección chilena Claudio Bravo, héroe de ...

Efectos del apagón Por daño en planta eléctrica suspenden cirugías en el hospital Susana Jones

Aunque la planta eléctrica está funcionando presenta desperfectos que pueden afectar el funcionamiento en los quirófanos. Aunque la planta eléctrica está funcionando presenta desperfectos que pueden afectar el funcionamiento en los quirófanos.
Aunque la planta eléctrica está funcionando presenta desperfectos que pueden afectar el funcionamiento en los quirófanos. LA PRENSA/Archivo

Debido a un daño en la planta eléctrica del hospital Susana Jones Cano de la Caja de Seguro Social se suspendieron desde este ...