VIENE DE LA 1B I EN PRIMARIA EMPIEZAN A SER COMPETITIVOS.

Un asunto de imitación

La autoexigencia es, la mayoría de las veces, una conducta aprendida de una figura familiar.

Déjele saber que no tiene que ser perfecto.  Déjele saber que no tiene que ser perfecto.
Déjele saber que no tiene que ser perfecto.

La Enciclopedia Científica de la Universidad de Maryland indica que para los niños en edad escolar, la aceptación de sus compañeros se vuelve cada vez más importante y es por eso que su capacidad es importante.

La publicación explica que el cerebro de los niños en rápido desarrollo puede manejar una reflexión y un pensamiento más avanzado, pero tienden a juzgarse —y a juzgar a otros— de manera demasiado drástica y dura, ignorando las circunstancias que rodean una situación, esperando la perfección.

¿Por imitación?

La psicóloga Lisette González explica que este comportamiento es aprendido.

"Son patrones que se le han inculcado en casa, son niños que no han aprendido a frustrarse", expresó.

"Puede que el niño llegue a sentir temor a fallar porque piensa que tiene que ser perfecto para ser querido", dice González.

"(El niño) capta el mensaje de que si no es bueno, no es aceptado y no es necesario que se lo digan, el mensaje puede ser enviado a través del comportamiento de una figura familiar", agregó.

Por su parte, Mónica Lince, maestra de primaria de la Academia Interamericana de Panamá, indica que no es inusual tratar con niños competitivos y autoexigentes y que, en efecto, a veces los padres tienen parte de la responsabilidad.

"Yo tengo alumnos demasiado exigentes y los papás dicen que no saben por qué son así, pero cuando los ves a ellos, te das cuenta que también son autoexigentes", explicó.

Pero hay excepciones.

"Pienso que puede ser algo propio. Por ejemplo, mi hermanito, que está estudiando ciencias computacionales, escoge siempre ser el mejor y no porque mis papás le exijan serlo. Siempre nos dijeron que fuéramos nosotros mismos, pero él quiere ser el mejor".

Como maestra, a Lince le preocupa el comportamiento de los niños, sobre todo por lo que puede representar en su vida. "Hay niños que me preocupan", admite. "Algunos que están felices, pero hay otros que se estresan y si no aguantas con el estrés en quinto grado, imagina más adelante".

Mentir, hacer trampa o robar son ejemplo de comportamientos que puede "intentar" un niño en edad escolar para poder encajar en un cuadro que ellos consideran "perfecto", sea en la familia, los amigos, la escuela y la sociedad en general.

Los expertos señalan que solamente si se les señala que lo que hacen no tiene que ser perfecto, se darán cuenta de que la exactitud con que realizan una forma u otra no es lo importante, sino la creatividad que ponen en ello.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Según el abogado Ernesto Cedeño Fiscal electoral no recibió auditorías de las partidas circuitales

Fachada de la Asamblea Nacional y la Contraloria General de la República. Fachada de la Asamblea Nacional y la Contraloria General de la República.
Fachada de la Asamblea Nacional y la Contraloria General de la República. LA PRENSA/Archivo

El abogado Ernesto Cedeño informó este lunes 22 de mayo que la Fiscalía Electoral le comunicó por escrito que no recibió los ...

REACCIÓN La estrella del pop Ariana Grande dijo estar 'destrozada' tras el ataque

Ariana Grande. Ariana Grande.
Ariana Grande. AFP

La cantante estadounidense Ariana Grande declaró estar "destrozada" tras el atentado a la salida de su concierto en la noche ...