La ceremonia

Mario Vargas Llosa dijo, el martes pasado, su discurso de aceptación del premio Nobel de Literatura. Su discurso, titulado ‘Elogio de la lectura y la ficción’, se escuchó en la sala de la Academia Sueca.

Temas:

AFP AFP
AFP

La capital sueca, el pasado martes, estaba a cinco grados bajo cero. Era una típica tarde de invierno escandinavo en la Gamla Stan, en la ciudad antigua de Estocolmo.

Sus calles estrechas estaban cubiertas de nieve, el viento helado andaba a sus anchas en esa hora de joven oscuridad, pero dentro de la Academia Sueca el ambiente era cálido y luminoso.

Hacía 20 años que el español no se escuchaba en una premiación del Nobel de Literatura. El martes, el castellano retumbó en aquellas paredes cuando el escritor Mario Vargas Llosa dio el discurso de aceptación del Nobel, un momento tan mediático o más como la premiación oficial que será mañana, viernes y donde recibirá su medalla y su diploma.

A las 4:30 p.m. (hora de Suecia), 60 minutos antes de la ceremonia, ya había personas reunidas en la plaza de Stortorget, cercana a la Academia Sueca, en espera de que sus puertas se abrieran.

Peter Englund, secretario permanente de la Academia Sueca, invitó a Vargas Llosa al estrado con un reverencial: “Maestro, por favor”.

La sala estaba a rebosar. Entre el centenar de invitados estaba la esposa de Vargas Llosa, Patricia, una prima con quien está casado desde hace 45 años, así como sus hijos Morgana, Álvaro y Gonzalo y amigos del narrador de 74 años provenientes de América y Europa.

A la cita también acudieron el pintor peruano Fernando de Szyszlo; la ministra de Cultura de España, Ángeles Gónzalez-Sinde, representantes de casas editoriales, así como embajadores y periodistas.

La tradición indica que antes de tener preparado al 100% su discurso -el de Vargas Llosa se tituló “Elogio de la lectura y la ficción”- la Academia Sueca, muy juiciosa ella, le envía a cada ganador un dossier con exposiciones de otros laureados.

Vargas Llosa hizo la tarea y leyó varios de estos documentos, destacando luego que le gustaron las intervenciones del francés Albert Camus y el estadounidense William Faulkner.

Con una voz algo baja, a raíz de un resfriado, Vargas Llosa pronunció su discurso en español, no hubo traducción simultánea, quien no sabía los secretos del idioma de Cervantes recibió al entrar al recinto un manuscrito en sueco e inglés de las palabras del nuevo Nobel, que comenzó su disertación así: “Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia)...”.

VEA Voces calificadas, Triunfos de un escritor y Palabra de Nobel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CARRERA Fallece comediante y activista Dick Gregory

Dick Gregory. Dick Gregory.
Dick Gregory. Tomada del nytimes.com

Dick Gregory, quien rompió las barreras raciales en la década de 1960 y utilizó el humor para esparcir mensajes de justicia ...

BÉISBOL Sabathia sale de lista de lesionados y da triunfo a Yanquis

Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha.
Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. AFP

CC Sabathia retiró a 13 de sus primeros 14 rivales en el encuentro que marcó su retorno tras dejar la lista de los lesionados, ...