La ciudad de Panamá, en 1835

DESCRIPCIÓN - Hoy tenemos extractos de la crónica que dejó el médico estadounidense J. H. Gibbon, quien estuvo de visita en el mes de diciembre de 1835. Ricardo J. Alfaro obtuvo las notas con las impresiones de Gibbon y las obsequió a la Academia Panameña de Historia. El historiador Juan Antonio Susto a su vez las publicó en la revista Lotería. Gibbon comienza diciéndonos que esta capital no era ni muy poblada, ni de gran extensión. Le llamó la atención sus murallas que tanto ayudaron a su defensa y sobre todo para que los materiales con las cuales estaban confeccionadas, fueran obtenidos después de haber sidoderribadas en trabajos particulares. Que esto del "juega vivo" siempre ha sido nuestro deporte predilecto.

Escribe algunas consideraciones acerca del tráfico comercial de aquellas épocas, y cómo España sacaba gran provecho de él. Asevera Gibbon que el monopolio que este reino tenía, obligó a otros países a tomar otras rutas para poder comerciar, como la de Cabo de Hornos. Algo que en parte pero no del todo fue realidad. Por ejemplo, no hay que olvidar que la ruta por el Istmo ahorraba tiempo y dinero. Por lo demás, España aprovechó riquezas y tierras del sur como los ingleses y portugueses también lo hicieron. Gibbon se percató de cómo ese tráfico, tan copioso años atrás, había sufrido gran disminución. Mencionaba que en la ciudad había una población de tan sólo 8 mil habitantes. Visitó las instalaciones de lo que se conocía como "el castillo de Chiriquí", ahora Las Bóvedas.Hizo observaciones sobre "la inmensidad" y variedad de conventos, iglesias y establecimientos de educación pertenecientes a comunidades religiosas.

Las variables temperaturas, pero sin llegar a grandes extremos, lo molestaron o le agradaron. Por las noches se tenía que arropar y a las 3:00 p.m. el calor debía de ser algo medio infernal. Como médico dejó anotaciones acerca de la gran cantidad de muertes que producían los mosquitos en forma de paludismo o malaria o fiebre amarilla. Criticó las vestimentas que algunos europeos utilizaban aquí. No le parecían las más adecuadas, pero no explica por qué. ¿Habría exceso o falta de ellos? No le pareció que Panamá fuera tan insalubre, de por sí (?) más peligrosas le parecieron las costumbres y hábitos que aquí encontró. En el resumen que leímos, no se explicó el por qué pensaba así.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Pelotero de los Cachorros Javier Báez se desnuda para revista deportiva

Javier Báez afirmó que lo han felicitado porque se portó como un profesional. Javier Báez afirmó que lo han felicitado porque se portó como un profesional.
Javier Báez afirmó que lo han felicitado porque se portó como un profesional. Tomado de @javy23baez

Javier Báez no debió ir lejos para encontrar a alguien que le diera consejos sobre posar desnudo para ESPN The Magazine. Pudo ...

Fotografía ¡Ay Juan, ay Juan!

¡Ay Juan, ay Juan! ¡Ay Juan, ay Juan! Galería
¡Ay Juan, ay Juan! Chitré, Herrera/LA PRENSA/ Vielka Corro