Entre cocteles

Diferente a lo usual. Diferente a lo usual.
Diferente a lo usual.

AL RESCATE I Mi amiga Cristina estaba abatida el sábado pasado por la partida de su novio para Perú. Me dijo "¡Oliva!, vamos a tomarnos unos tragos".Yo, ni lenta ni perezosa, dije que sí. Eran como las 11:00 p.m.. Por suerte Cristina me pasó a buscar, porque yo estaba decidida a pegármela donde fuera. Sin tener que trabajar al día siguiente, ¡qué más podía pedir!Decidimos comenzar la rumba en el bar Happy’s. El local queda al lado de farmacias Arrocha en la calle Aquilino de la Guardia.Unos amigos me habían hablado de la existencia del bar, pero no tenía la más remota idea de cómo era. Pensé que era uno del montón, pero me llevé tremenda sorpresa cuando entré. Un bar pequeño, pero acogedor nos esperaba... a pesar que estaba decorado con máscaras de fiesta pintadas en la pared, el lugar era bastante sobrio. Yo esperaba escuchar música tipo Cachazo. Sin embargo la música trance se apoderaba del lugar. Un mesero nos dio la bienvenida y nos ubicó en una mesa, que me dio la impresión de que estaba como en la sala de mi propia casa, con mesita en el centro y todo.

INVENTOS I Pedí la carta. Con mucha pena, el mesero me dijo que no tenía, pero se dio cuenta de nuestra necesidad de ingerir alcohol y dijo que lo que pidiéramos lo preparaban, y él nos daba el precio. Así que ordené el coctel de la casa y Cristina pidió algún trago que tuviera Baileys.A los 5 minutos vino a mi mesa un "Electro blue" que costó 5 dólares. Estaba algo ácido, llevaba blue curazao, triple sec, con un toque de naranja. Nada del otro mundo. El coctel de Cristina era un trago de Baileys, en una copa inmensa y estaba delicioso, llevaba leche, soda simple y limón, por 5 dólares. En eso llegó Elena y Pablo, que me llamaron porque estaban en busca de arranque también, así que los recluté. Elena pidió una Smirnoff Ice, por 2.50 y estaba bastante fría. Pablo pidió un par de pintas por 2.50 cada una. El nombre del trago de Baileys el mesero no me lo quiso revelar, con todo y que le pregunté que cómo hacía para ordenar la próxima vez que regresara al antro. Me confesó que era un trago improvisado... Se me ocurrió pedir algo parecido al "Electro Blue", y me trajeron "Electro Blue parte 2", cargado en vodka, ron, seco, triple sec y blue curazao en 5 dólares... Ese me dejó media entonada. Y por último pedí un "Sexo en la playa": estaba explosivo y no empalagó.

CAMBIO I El bar no tiene el ambiente de rumba que estaba buscando ese día. Además, no había chicos guapos ni panameños, ya que la mayoría de los que vi eran extranjeros. El lugar estaba bien como para entonarse, y luego buscar otros rumbos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

INVESTIGACIÓN La obsesión de Ricardo Martinelli

Los detalles del hacking Los detalles del hacking
Los detalles del hacking

Detalles del contrato y la compra de los equipos Da Vinci y Galileo.

Deportes 'Quiz': qué tanto conoces de Lionel Messi

Lionel Messi Lionel Messi
Lionel Messi

El astro argentino Lionel Messi cumple este sábado 29 años de edad. Para celebrar su trayectoria hemos preparado este 'quiz' ...

Serán 21 fechas Se reactiva la liga de fútbol femenino en Panamá

Cada equipo contará en su nómina con 20 jugadoras. Cada equipo contará en su nómina con 20 jugadoras.
Cada equipo contará en su nómina con 20 jugadoras. CORTESÍA/Fepafut

Con la participación de ocho equipos este sábado, 24 de junio, se pone en marcha la Liga de Fútbol Femenino (LFF), lo que ...