El encuentro entre dos cuerpos

475209 475209
475209

EXPERTA I Cuando conocí a Amparo B. de Ponce supe que era el momento de escribir esta columna. Desde hace un tiempo algunos de mis lectores me reclamaban temas relacionados con la sexualidad. Las distintas disfunciones y su influencia en la vida de pareja suponían sus principales inquietudes. Pero para ser honesta nunca me atreví a meterme en este terreno. Entre otras cosas porque no es mi especialidad. Sin embargo escuchar a esta psicóloga y sexóloga clínica en sus intervenciones me hizo ver la luz.

Cada vez que abría su boca para hacer algún comentario en los cursos a los que asistimos los miércoles, yo tomaba nota. Y sigo tomando. Si hay alguien de quien se pueda aprender en estos menesteres es de ella.Con más de 15 años ejerciendo como terapeuta sexual, por su consulta han pasado muchísimos casos. Además de toda índole. Quizás los que tienen que ver con el deterioro de los lazos que unen al hombre y la mujer son los principales. En este sentido los motivos de consulta son diversos y abarcan todo el espectro de disfunciones sexuales: anorgasmia, eyaculación precoz, vaginismo, dificultades eréctiles, apatía hacia el cónyuge, eyaculación retardada, por ejemplo. A veces las personas vienen referidas por urólogos o ginecólogas. Otras tantas es ella misma quien los remite al médico. Como me explicó un día, siempre hay que descartar un mal físico para luego trabajar psicológicamente.En este abordaje terapéutico las exploraciones deben tocar fondo. Cada persona es única y cada unión sentimental es por consiguiente un mundo aparte. Así, indagar el por qué del problema requiere una labor concienzuda. Más si éste -como suele ocurrir- es un síntoma de que alguna área de la relación está fallando.

EROS I Y es que en una relación de pareja -me contaba la licenciada- hay tres ámbitos que ameritan ser estudiados. El primero es el del eros, esa parte erótica y cargada de sensualidad que nos llama al acercamiento y contacto físico. Algo muy necesario para mantener la atracción y que la vida sexual de la pareja sea rica y activa. Para esto entra en juego cómo se siente uno, qué tan atractivo se considera. Por eso, si las personas no se gustan a sí mismas difícilmente podrán proyectar esa carga de erotismo necesaria para mantener encendida la llama de la pasión. Al parecer esto le pasa a no pocas mujeres. El bombardeo publicitario que muestra a modelos tan despampanantes como delgadas supone una losa para la recién parida que tiene que batallar con las libras de más. También está la que se obsesiona por el pellejo de acá o la flacidez de allá. Tanto que evita los contactos o si los tiene se muestra muy insegura. El pensar que su compañero se va a fijar en eso la inhibe. Y así por otros motivos: que si se tiene mucho vello, poco pecho, manchas que salen por rasurarse en las pieles morenas. La preocupación por la estética es tan exagerada que su imagen corporal está distorsionada. Lo curioso es que al parecer a los hombres todo esto les preocupa menos de lo que ellas piensan. Si bien es cierto que un cuerpo bonito les resulta estimulante, lo que realmente pesa en esto del encuentro de los cuerpos es que su pareja emane sensualidad de sus poros. Es decir, que sea seductora. De hecho, si tuviera que escoger entre una mujer así y otra de anatomía perfecta pero demasiado fría se quedaría con la primera.

PHILLIA I El segundo es la phillia. Tiene que ver con amistad y camaradería. Es importante para lograr un ambiente agradable y establecer la comunicación que toda pareja necesita. Las que no desarrollan este aspecto son las típicas que después de hacer el amor no saben qué decir. Después y tampoco antes. Si no hay una buena phillia difícilmente se puede establecer el preámbulo necesario para que un encuentro sexual se dé con fluidez. En contrapartida las que cuentan con una adecuada pueden comunicarse cómodamente. Esto, en cuestiones de alcoba ayuda mucho porque permite generar confianza para decir lo que a uno le gusta. Y si el otro tiene conocimiento de las apetencias sexuales del compañero, puede ser creativo e inventar nuevos juegos que le satisfagan. Ahora bien, el tema no se queda en la cama. La camaradería debe darse en el día a día y a todas horas. Sólo así una pareja podría consolidarse y plantearse un proyecto de vida en común. Y en tercer lugar está el ágape que no es más que el preocuparse por el otro. Salirse de uno mismo y velar por el bienestar de la pareja. Acción que deben realizar los dos miembros de la pareja. En el terreno sexual implicaría intentar dar placer al compañero y no estar centrado en uno mismo. Para que todo vaya bien estas tres dimensiones -eros, phillia y ágape- deben estar en equilibrio. Si no es así la entrega emocional y corporal correría peligro.

Primera de dos entregas

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Foro Económico Mundial en Davos La OCDE a los diputados: Ratifiquen el acuerdo de asistencia en materia fiscal

Isabel de Saint Malo de Alvarado (segunda desde la Izq.) y Ángel Gurría (segundo desde la Der.) coincidieron en un panel del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Isabel de Saint Malo de Alvarado (segunda desde la Izq.) y Ángel Gurría (segundo desde la Der.) coincidieron en un panel del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.
Isabel de Saint Malo de Alvarado (segunda desde la Izq.) y Ángel Gurría (segundo desde la Der.) coincidieron en un panel del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Tomado de @CancilleriaPma

El secretario general de la Organización para el Desarrollo y la Economía (OCDE), Ángel Gurría, exhortó a los diputados que ...

VIDEO Shanghai recibe al futbolista Carlos Tévez

Shanghai recibe al futbolista Carlos Tévez Shanghai recibe al futbolista Carlos Tévez Vídeo
Shanghai recibe al futbolista Carlos Tévez AFP

El ídolo argentino Carlos Tévez fue recibido por cientos de aficionados en el aeropuerto de Shanghai, la ciudad de su nuevo ...