Los gitanos y la Diosa Madre

HOMENAJE. Una vez al año, gitanos de todo el mundo se encaminan a Saintes-Maries-de-la-Mer, al sur de Francia, para homenajear a Santa Sarah. Según la tradición, Sarah era una gitana que vivía en una pequeña ciudad costera cuando la tía de Jesús, María Salomé, llegó hasta allí con otros refugiados huyendo de las persecuciones. Sarah los ayudó, y terminó convirtiéndose al cristianismo.

En la fiesta que pude presenciar, algunas piezas del esqueleto de dos mujeres que están enterradas bajo el altar son extraídas de un relicario y alzadas para bendecir a la multitud. A continuación, la imagen de Sarah, vestida con bellísimos mantos, es retirada de un local próximo a la iglesia (ya que El Vaticano nunca llegó a canonizarla) y conducida en procesión hasta el mar a través de callejuelas cubiertas de rosas. Cuatro gitanos, vestidos con ropas tradicionales, colocan las reliquias en un barco lleno de flores, entran en el agua y dramatizan la llegada de las fugitivas y el encuentro con Sarah. Después de esto, todo es música, fiesta y cantos.

TRADICIÓN. Es fácil identificar a Sarah como una más de las muchas vírgenes negras que pueden encontrarse a lo largo y ancho del mundo. Sara-la-Kali, según la tradición, pertenecía a un noble linaje y conocía los secretos del mundo. Sería, a mi entender, una más de las muchas manifestaciones de lo que se conoce como la Gran Madre, la Diosa de la Creación. El festival de Saintes-Maries-de-la-Mer atrae cada año que pasa a más personas que nada tienen que ver con la comunidad gitana. ¿Por qué? Porque el Dios Padre suele asociarse al rigor y a la disciplina del culto.

La Diosa Madre, por su parte, antepone el amor a cualquier prohibición. Este fenómeno no es novedoso: siempre que la religión endurece sus normas, un grupo significativo de personas tiende a buscar una mayor libertad. Ocurrió eso mismo durante la Edad Media, cuando la Iglesia católica se limitaba a crear impuestos y a construir conventos repletos de lujos. Como reacción, surgió un fenómeno conocido como “brujería”, que, a pesar de ser reprimido debido a su carácter revolucionario, logró enraizar y dejar tradiciones que han conseguido sobrevivir.

En las tradiciones paganas, el culto a la naturaleza es más importante que la reverencia a los libros sagrados; la Diosa está en todo, y todo forma parte integrante de la Diosa. El mundo es apenas una expresión de su bondad. Hay muchos sistemas filosóficos que eliminan la idea de distinción entre creador y criatura. Las personas ya no intentan descifrar el misterio de la vida, sino que procuran transformarse en parte de este misterio.

En el culto de la Gran Madre, lo que denominamos “pecado” es algo bastante más flexible. Las costumbres son más libres porque pertenecen a la naturaleza y no pueden ser entendidas como frutos del mal. Si Dios es madre, entonces todo lo que hace falta es reunirse para adorarla a través de ritos que buscan satisfacer su alma femenina. La tendencia ha crecido de manera gigantesca en los últimos años. Nos encontramos tal vez frente a un momento importante de la historia, cuando finalmente el Espíritu se integra con la Materia, los dos se unifican, y se transforman.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Operación Rescatistas panameños buscarán a desaparecidos en Linda Vista

Equipo USAR Panamá arriba a suelo mexicano. Equipo USAR Panamá arriba a suelo mexicano.
Equipo USAR Panamá arriba a suelo mexicano. Cortesía/Sinaproc

Rescatistas de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) ya se encuentran en México para reforzar las labores de rescate y asistencia ...

cifra de muertos sube a 245 México aún lucha para rescatar sobrevivientes tras sismo

La señal de silencio (el puño en alto) en la escuela Enrique Rébsamen se da para que los rescatistas puedan escuchar algún ruido que les señale dónde hay una persona con vida. La señal de silencio (el puño en alto) en la escuela Enrique Rébsamen se da para que los rescatistas puedan escuchar algún ruido que les señale dónde hay una persona con vida.
La señal de silencio (el puño en alto) en la escuela Enrique Rébsamen se da para que los rescatistas puedan escuchar algún ruido que les señale dónde hay una persona con vida. AP/Marco Ugarte

A pesar de la lluvia que caía sobre la Ciudad de México la noche del miércoles, rescatistas seguían trabajando con ...

CINE 'Una mujer fantástica' podría hacer historia en los Oscar

Daniela Vega, de 28 años, protagoniza la cinta de Sebastián Lelio Una mujer fantástica. Daniela Vega, de 28 años, protagoniza la cinta de Sebastián Lelio Una mujer fantástica.
Daniela Vega, de 28 años, protagoniza la cinta de Sebastián Lelio Una mujer fantástica. AP

Una chilena ofrece una de las actuaciones más comentadas del año y algunos esperan que sea la primera actriz transgénero en ...