PERSEGUIDO I LA INQUISICIÓN LO QUEMÓ EN LA HOGUERA.

El hereje impenitente

Giordano Bruno no creía en el poder del Papa. Cuestionó duramente a la Iglesia pero nunca negó su amor a Dios.

En la plaza Fiori hay una estatua de Bruno. En la plaza Fiori hay una estatua de Bruno.
En la plaza Fiori hay una estatua de Bruno.

El 19 de febrero de 1600, en la plaza de Fiori en Roma, ardió en la hoguera de la Inquisición uno de los sabios más notables del siglo XVI, cuyo pensamiento influyó en la ciencia y en la filosofía del Renacimiento y la Edad Moderna.

Su nombre es Giordano Bruno, y sus cenizas esparcidas en los cielos de Roma, muy cerca del Vaticano, lo llevaron a cruzar el umbral de la mortalidad hacia la inmortalidad.

Combatió las inconsistencias del dogma religioso, la intolerancia y falta de libertad religiosa y de expresión.

Primero lo hizo dentro del seno de la Iglesia, como miembro de la Orden de los Predicadores (de donde tuvo que huir antes de ser acusado de herejía), y luego a través de sus obras, conferencias, debates y enseñanzas en las aulas de las más prestigiosas universidades de Europa,

Este monje rebelde publicó en menos de 20 años más de 19 obras, casi una obra por año, y le quedaron muchas otras sin publicar. Además, nació con una memoria privilegiada.

Giordano llegó al convencimiento de que se podía llevar a cabo una reforma religiosa que hiciera que la religión fuera para el hombre y no el hombre para la religión; que terminara con las guerras religiosas que causaban miles de muertos a Europa.

Recorrió casi toda Europa en busca de un lugar en donde se permitiera libertad religiosa. Fue acogido y repudiado por varios reyes y reinas, tuvo protectores y mecenas ilustres y uno de ellos, por envidia, lo entregó a la Inquisición romana.

¿Cuál era su herejía?

Decir que en el mundo en el que le tocó vivir se era católico a la fuerza, pero no creyente.

Además se opuso a las ideas de Aristóteles por considerarlas retrógradas, antiguas y no estar sustentadas en la ciencia; y predicó la existencia de un universo infinito, que cambia y se transforma cada día, que hay vida en la naturaleza y en todos los seres animados y que el tiempo y el espacio son uno solo.

También habló de átomos, de partículas y que podía haber otros mundos con vida propia y con su propio Dios.

Que era imposible que el Dios de la Iglesia solo se conformara con hacer una obra única y definitiva de siete días y no continuara hasta nuestros días realizando su obra, no solo en esta tierra, sino en el mismo Universo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

TRAS APAGÓN DEL PASADO 18 DE SEPTIEMBRE Aeropuerto de Tocumen trabaja en fortalecer el sistema eléctrico

El daño en el sistema eléctrico causó la cancelación de 150 vuelos y provocó inconvenientes a más de 10 mil pasajeros.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Ubicaron siete víctimas bajo los escombros Rescatistas panameños regresan a la ciudad de México tras labores en Morelos

Campamento panameño en la ciudad de México. Campamento panameño en la ciudad de México.
Campamento panameño en la ciudad de México. CORTESÍA/Sinaproc

El Equipo de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR) que está en México ayudando en las labores de rescate tras el sismo de 7.1 ...

320 víctimas fatales Entre homenajes y sepelios, México llora a sus muertos por el sismo

En la calle Amsterdam de la colonia La Condesa se rinde homenaje a las víctimas del terremoto. En la calle Amsterdam de la colonia La Condesa se rinde homenaje a las víctimas del terremoto.
En la calle Amsterdam de la colonia La Condesa se rinde homenaje a las víctimas del terremoto. AP/Rebecca Blackwell

Cinco días después del devastador terremoto de 7.1 grados que deja más de 300 muertos en México, los homenajes y sepelios de ...