Gente alegre y de paz.

Sí, tenemos identidad

Que al panameño se le ha dado todo fácil, que es apático o irresponsable. En esta entrevista, Ana Elena Porras ofrece otra mirada de la gente de esta tierra.

En Panamá predomina la cultura de la interoceanidad; así lo expone la antropóloga Ana Elena Porras en su libro Cultura de la interoceanidad. Narrativas de identidad nacional de Panamá (1990-2002). Porras asegura que a pesar de lo que se piensa, a la cultura y a la identidad panameña no le falta nada.

¿Por qué aún se dice que el panameño no tiene una identidad clara?

Tenemos cultura e identidad. Es distinta a la de otros, pero es robusta y con personalidad propia. Creo que los intelectuales no han sido exitosos en el análisis de ésta, en esto tiene que ver la falta de apoyo para investigación sobre el tema. Pensar que no tenemos cultura es un resabio del neocolonialismo. Primero los españoles, luego los estadounidenses, incluso los franceses, que tuvieron una presencia importante en Panamá, con su etnocentrismo, le daban un valor superior a su cultura y menor a la nuestra

En su libro expone que en la casa y en la escuela se reafirma la identidad nacional, pero menciona otros factores.

Hay varios. Se ha reforzado el papel de los medios de comunicación como comunicadores de identidad. A veces lo hacen de forma muy crítica y no siempre positiva. Es porque participan de esa creencia de que somos inferiores, algo que aprendimos de los norteamericanos, quienes tienen esa percepción de que el panameño, y el latinoamericano en general, es mediocre, impuntual corrupto... salvo excepciones. Algunos programas de televisión presentan una percepción humorística de nuestra identidad. Es una visión joven.

¿Estarán los jóvenes interesados en esto de la identidad?

Les importa menos porque están más interesados en la globalización. Quieren entender el mundo y de qué manera ellos participan en él. Pero, para insertarse en ese mundo hay que partir de la identidad nacional. Si tú sabes quién eres, te proyectas con más seguridad y competitividad. Si te crees poca cosa, casi diría que estás condenado al fracaso.

El panameño poco emigra, pero cuando viaja asimila rápido otras culturas. Regresa al país hablando maravillas de lo que vio y lamentando que aquí no sea como allá.

No todos son así, pero creo que esa situación se explica por la cultura dominante de la interoceanidad, que es abierta al mundo y cosmopolita; hace que le demos valor a lo diferente. Por esa curiosidad y capacidad de absorber otras culturas, el panameño suele destacarse cuando estudia afuera. En su aspecto negativo, esto puede llevarnos a rechazar lo propio.

En una conversación anterior, me comentaba sobre esos rasgos positivos de nuestra cultura que perdemos de vista.

Sí, no los vemos porque la cultura es así. Estás adentro y no lo ves. El panameño tiene una ética de la alegría, la cual a veces calificamos de irresponsabilidad (y no necesariamente lo es). El panameño no llora sus penas públicamente, incluso nuestras canciones de despecho son alegres. Creo que pensamos que la vida es alegre en principio, y si no lo es debemos hacerla alegre.

También es muy cuidadoso con su persona. Pobres y ricos gustan de estar limpios, planchados. Incluso la persona de la clase obrera que trabaja todo el día bajo el sol lleva consigo una muda de ropa para cambiarse a la salida.

También me comentaba de la cultura de paz que predomina entre nosotros.

Es cierto que la criminalidad aumentará conforme aumente la población. Eso es así. A pesar de todo, si comparas, Panamá no tiene un crimen organizado. Aquí no se ven crímenes raciales. Algunos dicen que esto es apatía. Yo digo que predomina una cultura de paz.

Mucha gente dice que todo lo hemos obtenido fácil. Revolución sin sangre, por ejemplo…

Lo que pasa es que no le damos valor a nuestra cultura de la interoceanidad, que viene muy ligada a la economía terciaria. El comercio es un agente pacificador de las civilizaciones. Florece cuando se tienen relaciones de confianza. Claro, hay quien ve mal esta inclinación por el comercio.

Incluso se dice que el Canal y la separación de Colombia no nos costaron.

Justo Arosemena te rebate eso y te dice que Panamá intentó tres o cuatros veces separarse de Colombia. Los grandes logros de Panamá han sido a través de la diplomacia, esto tiene valor. Panamá pudo convertirse en un Puerto Rico dependiente de Estados Unidos o en una Cuba con un sistema totalitario o una Nicaragua con una guerra civil. Pero no. Logramos ser un Estado independiente con compromisos, por supuesto. Esto no es el paraíso. Pero hemos manejado esta situación de país pequeño, pero importante, con sabiduría.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

OFICIALISMO Asamblea Nacional Constituyente asume competencias del Parlamento en Venezuela

El decreto también los autoriza a dictar actos parlamentarios en forma de ley, pero no impide a los congresistas continuar sesionando. El decreto también los autoriza a dictar actos parlamentarios en forma de ley, pero no impide a los congresistas continuar sesionando.
El decreto también los autoriza a dictar actos parlamentarios en forma de ley, pero no impide a los congresistas continuar sesionando. AFP

La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela aprobó este viernes 18 de agosto un decreto en el que asumió las competencias ...

Videos Irving Saladino, entre hazañas y sueños

Irving Saladino, entre hazañas y sueños Irving Saladino, entre hazañas y sueños Vídeo
Irving Saladino, entre hazañas y sueños

El exsaltador colonense quiere presidir el Comité Olímpico de Panamá, dirigir  Pandeportes o estar al frente de los Juegos de ...

Entretenimiento Luis Fonsi saborea su éxito global... despacito

Algunas cosas han cambiado para Fonsi, que era más conocido como baladista antes de 'Despacito'. Algunas cosas han cambiado para Fonsi, que era más conocido como baladista antes de 'Despacito'.
Algunas cosas han cambiado para Fonsi, que era más conocido como baladista antes de 'Despacito'. AP/Archivo

El fenómeno global de Despacito podrá ser abrumador para muchos, pero no para Luis Fonsi, aun cuando lo haya transformado en ...