CAMBIOS DE ADOLESCENCIA. ES UNA ÉPOCA DIFÍCIL.

Ya no son tan niños

Los padres no saben qué hacer ni decir ante la inestabilidad emocional que presentan los hijos.

PUBERTAD. Comienzan a tener otros intereses. PUBERTAD. Comienzan a tener otros intereses.
PUBERTAD. Comienzan a tener otros intereses.

Bienvenida a la edad del pavo. Eso fue lo que pensé mientras Ana Cristina, de 12 años, me contaba cómo se sentía. Según ella a pesar de que la mayor parte del tiempo está feliz hay días en los que se siente sumamente desdichada. A la par de que ríe a carcajadas llora sin saber por qué. Sus papás no la entienden, sus amigas a veces no parecen tan amigas. Para colmo hay un niño que le gusta pero él no está interesado en ella. Bueno, a veces por el chat sí que parece sentirse atraído. Total que la incertidumbre la está matando. Al menos le queda la música. Gracias a ella se desconecta de sus problemas. También el baile. Si hay algo que le apasiona es eso. Ahora está practicando una coreografía con unas compañeras del colegio y eso la tiene muy entusiasmada. Lo malo es que a mamá no parece gustarle que le dedique tanto tiempo a esta actividad. En fin, aquel día se desahogó conmigo y yo no pude menos que sonreír. "Está dejando de ser niña –concluí– ojalá y sus padres estén preparados".

Mi preocupación no era para menos. Como tantos chiquillos Ana Cristina se está adentrando en una de las etapas más turbulentas que forman parte del proceso de convertirse en personas: la pubertad, una época de cambios que en pocos pasa inadvertida. No en balde la hipersensibilidad psicológica es su nota más característica.

Y es que en esta fase del desarrollo (que va más o menos de los 10 años a los 14 en las chicas y de los 12 los 16 en los chicos) abundan los cambios de criterio, los sentimientos de incomprensión, rebeldía y muchas crisis de llanto. Todo teñido de una conducta ondulante típica de alguien que quiere ser mayor de lo que es, que pareciera tener prisa por crecer.

Es frecuente que a los progenitores todo esto les ponga de cabeza. No saben qué hacer ni decir ante la inestabilidad emocional que presentan los hijos. Una inestabilidad que explicaría las oscilaciones de ánimo que experimenta Ana Cristina, el paso de la alegría a la tristeza, del entusiasmo enfervorizado a la decepción que le dejan lo que parecieran grandes derrotas. Porque no hay que olvidar que para estos chiquillos las pequeñas frustraciones del día a día son vividas de forma exagerada e incluso trágica, ya que no han aprendido a valorar los hechos de forma moderada y ecuánime.

Otro aspecto que suele chocar a los adultos es que los otrora niños ya no necesitan ni disfrutan tanto de ellos. Son otros los que pasan a ser sus mejores compañías: los amigos. Algo que no debería extrañar si se tuviera presente que en la pubertad se produce el despertar de la amistad, pero a niveles más profundos en los que se intercambian experiencias y confidencias íntimas. También el nacimiento de los primeros amoríos que coincide con un marcado interés por la sexualidad. Hechos que para ellos tienen mucho valor y que por lo tanto deberían ser respetados.

Lo mismo pasa con sus intereses. En este sentido el deporte suele ganarse el palmarés. Y en general cualquier otra actividad que les ayude a demostrarse a sí mismos su capacidad y tenacidad. Tanto mejor si a la vez les enseña a ganar y perder. El que tengan un espacio para esto es tan importante como la responsabilidad que se espera con los estudios. Por algo los expertos hacen hincapié en que esta forma de llenar su tiempo libre les ayuda a definir su personalidad, liberar tensiones acumuladas y ampliar el círculo de compañeros.

La música y el baile entrarían a su vez aquí. Son a la vez de medios para relacionarse, formas de expresar afecto y emociones. Unas válvulas de escape para unas personitas a las que les cuesta definirse a sí mismas y encontrar en el a veces pesado mundo de los adultos alguien que les entienda.

Con estos y estos ingredientes se va formando esa mezcolanza de ingredientes que conforman la pubertad. Paciencia y más paciencia cabe desear para los padres de estos pavitos que empiezan su difícil camino hacia la adolescencia y más tarde adultez.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

Videos del día Moscú desvela estatua de Kalashnikov, inventor del AK-47

Moscú desvela estatua de Kalashnikov, inventor del AK-47 Moscú desvela estatua de Kalashnikov, inventor del AK-47 Vídeo
Moscú desvela estatua de Kalashnikov, inventor del AK-47 AFP

Oficiales rusos y sacerdotes ortodoxos desvelaron una estatua del inventor Mikhail Kalashnikov, creador del famoso rifle de ...

Se le decomisan sus bienes y dinero Sala Penal de la CSJ condena a José Urrego a 10 años de prisión

Urrego fue detenido el 15 de septiembre de 2007 en isla Chapera, en el archipiélago de Las Perlas. Urrego fue detenido el 15 de septiembre de 2007 en isla Chapera, en el archipiélago de Las Perlas.
Urrego fue detenido el 15 de septiembre de 2007 en isla Chapera, en el archipiélago de Las Perlas. LA PRENSA/Archivo

A 10 años de prisión fue condenado por blanqueo de capitales José Nelson Urrego por la Sala Penal de la Corte Suprema de ...

Cultura Chichita Ibañez, la dama del tango

A sus 83 años Chichita ama bailar tango y hacer ejercicios A sus 83 años Chichita ama bailar tango y hacer ejercicios
A sus 83 años Chichita ama bailar tango y hacer ejercicios LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Norma Ibañez tiene 83 años de edad y le gusta bailar tango, practicar taekwondo y hacer tae bo. La salud se lo permite y ...