NIÑAS.

La primera vez

Especialista, basada en su experiencia, argumenta cuáles son las razones que llevan a tomar esta decisión.

TENSIÓN. Las presiones que giran entorno al tema de la virginidad de una joven pueden hacerla cometer errores. TENSIÓN. Las presiones que giran entorno al tema de la virginidad de una joven pueden hacerla cometer errores.
TENSIÓN. Las presiones que giran entorno al tema de la virginidad de una joven pueden hacerla cometer errores.

Según la psicóloga clínica Analuz Jiménez, el que una joven decida o no tener relaciones sexuales temprano no tiene solo que ver con el tipo de educación moral que le dieron sus padres que por lo general se centra en decirles que: "a esa edad no deben pensar en eso y punto". Más bien tiene relación con cómo se les enseña a manejar el entorno en donde se desenvolverán, que es lo que realmente incide en la toma de esta decisión. Esto último, argumenta la especialista, se logra básicamente yendo a un paso de ellos diciéndoles a qué se van a enfrentar y de qué manera pueden tratarlo.

Para esto, los padres deben dejar de vivir dentro del caparazón dañino del silencio y los tabúes, abrir bien los ojos y saber cómo es el entorno de sus hijos que siempre será un poco más crudo del que vivieron ellos. "Eso de decirles, todo lo que tú vives yo lo viví, no es del todo cierto, ya que si pudieran experimentar mucho de lo que ven, escuchan y hacen sus hijos se quedarían sin palabras. Eso es sólo parte del ciclo generacional".

Lo primero, aclara, es tener presente que desde los 14 años o menos las niñas están teniendo novios en sus escuelas. Estos les pedirán la famosa prueba de amor y allí entrará en juego el tema de sus amigas que hablan que ya lo hicieron y que fue la mejor experiencia de sus vidas —aunque hubiese sido lo contrario, el que no quiere que su parejita las vea como niña, el temor de que las dejen por otra que sí se atrevió, la presión de no quedar siendo del grupo de las rechazadas y perdedoras del colegio porque no conoce de la vida. Por otro lado, los mitos que jamás pasan de moda sobre que si después de entregarse sexualmente se le ensancharán las caderas, se les notará al caminar o se le harán dos huequitos [hoyuelos] arriba del cóccix que las delatarán frente a sus padres.

Ante esto, habría que enseñarles a observar cómo son valoradas entre los mismos jóvenes estas chicas "muy sabidas", cómo sopesar los supuestos pros y contras de realizar un acto que más que por deseo propio, se hace muchas veces por presión. "Dentro de estos diálogos los padres no pueden mostrarse como que todo lo saben, más bien deben escuchar y transmitir confianza".

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Exfiscal de Venezuela Luisa Ortega Díaz partió hacia Brasil desde Colombia

La exfiscal general, Luisa Ortega Díaz. La exfiscal general, Luisa Ortega Díaz.
La exfiscal general, Luisa Ortega Díaz. AFP

La exfiscal de Venezuela Luisa Ortega partió este martes 22 de agosto hacia Brasil desde Colombia, adonde había llegado el ...

Se argumenta incumplimiento de contrato El Barcelona demanda a Neymar

El atacante brasileño Neymar prefirió cambiar de liga y jugar en Francia. El atacante brasileño Neymar prefirió cambiar de liga y jugar en Francia.
El atacante brasileño Neymar prefirió cambiar de liga y jugar en Francia. AFP

El FC Barcelona presentó una demanda laboral contra Neymar por incumplimiento de contrato, tras su salida del club a ...

ESCÁNDALO Vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, dice que no renunciará

Glas ha negado cualquier participación en una red de corrupción. Glas ha negado cualquier participación en una red de corrupción.
Glas ha negado cualquier participación en una red de corrupción. AFP/Juan Cevallos

El vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, supuestamente vinculado con el escándalo de corrupción de Odebrecht, afirmó el ...