Un ‘tapeo’ cervecero

El ambiente es cosmopolita e ideal para el "happy hour".  El ambiente es cosmopolita e ideal para el "happy hour".
El ambiente es cosmopolita e ideal para el "happy hour".

COSMOPOLITA I Mi gran queja del Decápolis es que, si te estás bebiendo un trago con toda tranquilidad, y quieres comerte algo, tienes que pararte e irte a otro sitio. Y, o te comes un sushi o un emparedado neuróticamente caro, o agarras tus bártulos y te vas para Multicentro, porque si quieres una hamburguesa tienes que alquilar un cuarto para que te manden servicio a la habitación. Así que con gran dicha me enteré de que Hilario, de Taberna 21, en conjunto con la Cervecería Nacional, ha abierto una brasserie (pequeño restaurante que sirve cerveza —y vino— además de comida), ya que decir que La Cervecería es un simple abrevadero sería injusto. El salón ovoide, localizado en las entrañas de la gran torre galvanizada que adorna la esquina del hotel, está decorado con muy buen gusto, siendo las lamparitas algo prosaicas el único non sequitur del sitio, cuyas calderas, tuberías y barriles indican, claramente, su vocación potable. El menú le hace compañía, con piqueos de embutidos curados y frescos, carnes troceadas, platos de queso y, por supuesto, los ubicuos seviches. Tienen cervezas nacionales de barril y en botella, además de un surtido de importadas, limitado por la imaginación del bebedor criollo, que no exige le hagan traer las maravillosas propuestas de las microcervecerías, tendencia que se ha desarrollado en el resto del mundo, pero que aquí se desconoce. Espero esto se vaya remediando.

TAPAS I En cuanto a la comida, no aparecen los arroces famosos de Hilario, pero sí las patatas bravas, que vienen tostaditas y con una especie de salsa golf picante; un plato de filete en tucos con ajo dorado y su propio jus estuvo regio —hasta preguntan el término— y las brochetas de pollo con chorizo, intercalados con trozos de tomate, cebolla y pimentón, vienen con una salsa criolla, espesa a punta de tomates, excelente. El seviche de corvina lo devolvimos por mariscoso, y las ubicuas arañitas estuvieron buenas pero no excelentes (algo grasas): pero el "bocata" o emparedado de jamón con queso, aunque parece caro por $9.50, es encomiable, porque trae la cantidad perfecta de serrano y manchego dentro de una baguette de unas ocho pulgadas, untada de tomate. Hay dos tortillas: la regular de patatas y la cervecera, que trae chorizo molido adentro, y que amortigua muy bien la chicha de lúpulo. Tienen buena música, un ambiente cosmopolita que parece dirigido al público de más de 30 años (ya los sardinas tienen sus discotecas, que nos dejen los templos del happy hour a los mayorcitos, vamos) y un ambiente decididamente jovial y cosmopolita. Las cervezas comienzan en dos dólares, y además tienen tragos y vino por copa. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Eliminatorias mundialistas China vence 1-0 a Corea del Sur 

El equipo de China se llevó la victoria ante uno de los favoritos de la región. El equipo de China se llevó la victoria ante uno de los favoritos de la región.
El equipo de China se llevó la victoria ante uno de los favoritos de la región. AFP

Marcello Lippi consiguió el triunfo más importante desde que tomó las riendas de la selección de fútbol de China, al vencer ...

EN LO QUE VA DE 2017 Se registra el segundo caso de virus hanta en la provincia de Los Santos

Fachada del hospital Gustavo Nelson Collado Ríos. Fachada del hospital Gustavo Nelson Collado Ríos.
Fachada del hospital Gustavo Nelson Collado Ríos. Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Un paciente de 27 años, residente de Pedasí (provincia de Los Santos), se encuentra recluido en el hospital Gustavo Nelson ...