El tapón del Darién

Temas:

LA PRENSA/Archivo LA PRENSA/Archivo
LA PRENSA/Archivo

Escribir sobre un Panamá sin el tapón del Darién, barrera natural entre el sur y el norte del continente americano, significa transportarse al futuro sin tapujos. El presente escrito está basado en un escenario imaginativo que ocurre en el año 2070 cuando una abuela darienita le cuenta a su nieto cómo era el Darién y el Panamá a principios de siglo XXI, es decir, por el año 2010.

Contaba esta abuela que Panamá en aquellos tiempos basaba su economía primordialmente en el sector servicios, pero decidió explotar sus recursos naturales de forma insostenible, y así construir el tramo faltante de la carretera Interamericana conectando Panamá y Colombia, atravesando lo que en ese entonces era el Parque Nacional Darién.

Esta carretera abrió espacios para el comercio, así como para el movimiento de poblaciones, sobre-explotación de la tierra y del mar darienita, la transmisión de enfermedades pecuarias, y sobre todo marcó el final de las culturas afro-darienita e indígena.

Durante la construcción de la carretera vimos cómo esa gran selva verde fue desapareciendo de manera vertiginosa. Desaparecieron los bosques río arriba y los manglares río abajo. Muy tarde, aprendimos que ellos nos protegían y evitaban las inundaciones.

Se decía que era una región de las más ricas en plantas y animales del mundo ¡Todo eso se perdió y dicen que para siempre! Ahora sabemos que esa selva tenía mucho valor, porque hoy se conoce que la cura de muchas enfermedades está en las sustancias contenidas en esas especies.

Se decía que la carretera traería riqueza y eso atrajo a mucha gente, que compró nuestras tierras y comenzó extensas plantaciones y la minería.

Comenzaron a usar químicos y contaminaron nuestros suelos, ríos y mar. Ya no tenemos más ñame, yuca, plátanos, ni “pochochos”, que era un plátano tradicional en nuestra alimentación.

De las costas de Darién se extraían toneladas de langostinos, pero ya no hay. Perdimos mucho dinero como país, todo porque comenzaron a talar nuestros mangles y a contaminar las ricas aguas de nuestros grandes ríos que alimentaban el golfo de San Miguel y nutrían nuestras costas que eran ricas en peces.

Antes en Darién ganábamos nuestra buena platita elaborando artesanías, pero poco a poco nos quedamos sin la tagua que labrábamos y la fibra con la que hacíamos las cestas que provenían de palmas que ya no existen. Hoy nos preguntamos qué hicimos para evitarlo. Muchos nos alertaron, especialmente movimientos ambientalistas, pero todo sucedió muy rápidamente.

Es verdad que se desarrollaron otras actividades; comenzaron a sacar petróleo y metales. Hubo mucho trabajo, pero fue efímero.

Dejaron los suelos contaminados y comenzó a escasear el agua, y ¡pensar que ahora nos cuesta tanto! Y hasta le cambiaron el nombre al lugar, en vez de Tapón del Darién ahora le llaman “Nuevo Arco Seco”.

Por todo ello es que tus padres, tu abuelo y yo estamos en la ciudad, trabajando en lo que podemos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Expectativa Concurso de Excelencia Educativa realiza hoy su última prueba

Los resultados de las evaluaciones serán revelados el próximo 21 de septiembre. Los resultados de las evaluaciones serán revelados el próximo 21 de septiembre.
Los resultados de las evaluaciones serán revelados el próximo 21 de septiembre. LA PRENSA/Isaac Ortega

Un total de 220 estudiantes de 22 centros educativos del país realizan este miércoles 16 de agosto la última prueba para ...

ESTUVO 19 DÍAS DETENIDO Liberado Wuilly Arteaga, el violinista de las protestas contra Maduro

Arteaga, de 23 años, fue arrestado el 27 de julio e imputado tres días después por ‘instigación pública y posesión de sustancia incendiaria’. Arteaga, de 23 años, fue arrestado el 27 de julio e imputado tres días después por ‘instigación pública y posesión de sustancia incendiaria’.
Arteaga, de 23 años, fue arrestado el 27 de julio e imputado tres días después por ‘instigación pública y posesión de sustancia incendiaria’. Tomado de Twitter

El joven venezolano que toca el violín en las protestas contra el presidente Nicolás Maduro fue liberado la noche de este ...