Una vida con VIH

María Ortega, VIH positivo y madre de tres hijos, cuenta sin pena la historia de su lucha contra el virus y los estigmas con los que vive.

Temas:

1177091 1177091

1177091

1177107 1177107

1177107

“Para mí lo más difícil es que rechacen a mis hijos”, comenta María Ortega, VIH positivo y madre de tres hijos. Dos de ellos padecen su misma condición.

Mira al techo y hace en las manos una bola, mientras susurra por lo bajo: “Al principio no sabía cómo explicarles qué era lo que tenían, pero ahora el más pequeño me dice: “¿verdad que yo tengo un bicho en la sangre y si me corto puedo pasárselo a alguien más?”

María se enteró hace 12 años que padecía el virus de inmunodeficiencia humana, conocido como VIH, el cual afecta el sistema inmunológico, reduciendo el conteo de glóbulos blancos a un mínimo que hace que las personas, inclusive, mueran de un resfriado común.

No sabe a ciencia cierta cómo fue que adquirió el virus del VIH, y eso lo admite sin pesar, mientras esboza una sonrisa triste porque, a fin de cuentas, “eso es lo que menos importa”.

“Cuando supe que tenía VIH tenía 17 años, y lloraba y lloraba: no quería que todo el mundo se enterara y le rogaba a mi mamá que me acompañara a la clínica”, comenta, y sus ojos rehúyen cualquier otra mirada. Se torna seria, y el orgullo en su voz desafía, al expresar que en su barrio, en Arraiján, tener VIH no es algo inusual: “Cuando llegué, allí estaba la mayoría de mis vecinos, no sé si ellos quieren vivir escondidos en sus casas, a mí eso ya no me importa”.

“Tuve gente que se apartó de mí, pero se fueron unos y llegaron miles”, comenta sonriendo. “Mis amigos de verdad son mis familiares”.

“Llegué a estar en etapa sida [síndrome de inmunodeficiencia adquirida]”, comenta María, mientras alza la vista y se reacomoda la cartera. “Tuve tres paros cardíacos y los sobreviví. Llegué a utilizar pampers y no podía caminar”.

El VIH es una realidad latente y permanente en su familia. Su esposo murió hace cinco meses de dengue hemorrágico: tenía VIH. Su hija mayor y su hijo menor son VIH positivo.

Su hijo de 11 años, el único en la familia que no tiene el virus, observa la realidad desde perspectivas encontradas y está consciente del mal que aflige a su madre y a sus hermanos y que, en su época, afectó a su padre. Eso lo ha obligado a crecer; se asegura de que sus hermanos tomen sus medicamentos y hasta se arma con guantes y carga a su hermanito si se raspa o se corta. Pero tiene sentimientos encontrados, porque sabe que un virus ocasionará la constante enfermedad y eventual muerte de su familia cercana y seres queridos.

“Todos los días pienso en el mañana, qué será de mis hijos”, susurra, y la voz se le comienza a quebrar... “el día de mañana no está grabado para nadie. Cuando yo falte, quiero que mis hijos queden en Malambo”, dice.

“Le agradezco a Dios por haber encontrado a personas que me ayudan”, comenta con una sonrisa, recordando el apoyo económico y emocional que ha obtenido de organizaciones sin fines de lucro como Aid for Aids, que buscan la concienciación y prevención de casos como el de María.

Se acerca su hijo menor con un catarro, único signo visible de su condición. Cruza los brazos y apoya su cabeza cariñosamente en ellos, mientras la mira a los ojos: sus pupilas se dilatan. Se percibe adoración.

VIH, un virus que sí es posible prevenir Datos de Unicef revelan que más de mil niños menores de 15 años viven con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en Panamá.

Estos niños, explica Kerime Kose, psicóloga de Aid for Aids, “empiezan a experimentar miedo al rechazo y miedo a planificar el futuro, ya que presumen que tienen un futuro limitado y lo ven como algo incierto”.

Que existan tantos niños con VIH es producto de la vía de transmisión conocida como perinatal: antes, durante y después del embarazo.

Este tipo de transmisión puede ser tan solo cuestión de ignorancia, explica Kose, ya que se puede evitar por medio de “la triple terapia: si la madre toma medicamentos retrovirales durante el embarazo, si el parto es por cesárea se impide el contacto de fluidos y, por último, si las madres no realizan lactancia, se evita que el niño nazca con VIH”.

Probisida, con la campaña “Tu mejor prueba de amor”, busca difundir este conocimiento y reducir el número de bebés con VIH.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Akil Mitchell jugó en la Liga de Desarrollo con la filial de los Nets.
TOMADO DE INTERNET/nba.com

Baloncesto de la NBA Panameño Akil Mitchell firma con Nets de Brooklyn

Ubicaron siete víctimas bajo los escombros Rescatistas panameños regresan a la ciudad de México

Campamento panameño en la ciudad de México.
CORTESÍA/Sinaproc

Juan Carlos Villarreal El panameño que estudia el Ártico

CORTESÍA
Loren Leport

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Protestas en la NFL Steelers sí saldrán para escuchar himno en próximo partido

Los Steelers tomaron una medida diferente al resto de los equipos. Los Steelers tomaron una medida diferente al resto de los equipos.
Los Steelers tomaron una medida diferente al resto de los equipos. AFP

Los Steelers de Pittsburgh sí saldrán al terreno durante la ceremonia del himno nacional antes de su próximo partido, el fin ...

Deportes Carmelo Anthony pasa al Thunder en un intercambio con Knicks

Paul George (13), Russell Westbrook (0) y Carmelo Anthony en la sesión de fotos del Thunder, con miras a la próxima temporada. Paul George (13), Russell Westbrook (0) y Carmelo Anthony en la sesión de fotos del Thunder, con miras a la próxima temporada.
Paul George (13), Russell Westbrook (0) y Carmelo Anthony en la sesión de fotos del Thunder, con miras a la próxima temporada. AP

El estelar jugador de la NBA Carmelo Anthony se une al Thunder en un intercamio con los New York Knicks, con quienes estuvo ...

En un hospital en Abu Dhabi La mujer más obesa del mundo muere tras una cirugía de reducción de peso

Eman Ahmed Abd El Aty atendió a los periodistas en el hospital Burjeel en Abu Dhabi, el pasado 24 de julio de 2017. Eman Ahmed Abd El Aty atendió a los periodistas en el hospital Burjeel en Abu Dhabi, el pasado 24 de julio de 2017.
Eman Ahmed Abd El Aty atendió a los periodistas en el hospital Burjeel en Abu Dhabi, el pasado 24 de julio de 2017. AFP/Saeed Bashar

Una egipcia, considerada "la mujer más gorda del mundo" por los 500 kilos que llegó a pesar, falleció el lunes por la mañana ...