Tierra desolada

´Los colores de la montaña´ es un íntimo, afectivo y doloroso drama sobre un conflicto armado que todo daña a su paso.

Temas:

La violencia es un tema recurrente en el cine colombiano, tanto es así que se ha convertido en un doloroso lugar común.

Más allá de ser una idea frecuente, es necesario porque los hechos trágicos no pueden convertirse en cotidianos, porque entonces comenzamos a verlos como situaciones normales. Si esto ocurre, estamos a centímetros de que no nos importe lo suficiente el sufrir del otro.

En Los colores de la montaña, la muerte no está en un primer plano, pero sí se siente y su presencia da miedo y produce muerte.

La violencia está representada por la presencia de la guerrilla y los paramilitares, los sonidos de un helicóptero, por los grafitis con mensajes de combate en las paredes de una escuela vacía, por unas balas que un niño guarda como si fuera un tesoro invaluable, por el recuerdo de un hermano ausente y un campo minado que impide que un infante vaya en busca de su pelota.

La historia ocurre en la zona montañosa colombiana, donde la pobreza está a sus anchas, donde la escolaridad es un lujo impagable y donde la paz es un regalo que la vida ofrece un par de minutos al día.

Los colores de la montaña se desarrolla a dos niveles: la existencia de los adultos y la de los niños. Todos residen en el mismo paraje. Cada quien tiene sus interés y preocupaciones, aunque algo externo los une.

Los adultos luchan para que su tierra les rinda, para aunque sea pagar las cuentas. Mientras que los chicos les preocupa ser los mejores jugadores de fútbol.

A unos y a otros les afecta la violencia. Los grandes le temen a una guerrilla que los condiciona a estar con ellos o contra ellos, y los pequeños les está prohibido ir a un terreno sembrado de minas donde hay una pelota recién comprada que está en espera que alguien la rescate.

Esta producción colombo-panameña, dirigida y escrita por Carlos César Arbeláez, como hace buena parte del cine iraní de los últimos años, se toma su espacio para que hagamos más migas con los chicos y sus dilemas, aunque sin olvidar las dolorosas consecuencias del conflicto armado.

La ópera prima de Arbeláez hace énfasis en cómo la violencia aniquila la amistad, los partidos de fútbol, un inocente posible romance en el colegio, la educación como generador de futuro, y lo que es mucho peor, que la gente se desplace sin rumbo fijo, que lo deja todo: tierra, animales, cosechas, casa e ilusiones y literalmente huya a otra parte con la quimera que en ese otro lugar no le den sitio a los malos que todo lo estropean.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Final de la MLS Román Torres se viste de héroe

Román Torres anota de penal el gol del título. Román Torres anota de penal el gol del título.
Román Torres anota de penal el gol del título. Usa Today Sports/John Sokolowski

El panameño Román Torres se vistió de héroe este sábado al anotar el penal decisivo que coronó campeón al Seattle Sounders en ...

Mundo Corea del Norte apunta a la presidencia surcoreana en simulacro de ataque

El líder norcoreano Kim Jong-Un. El líder norcoreano Kim Jong-Un.
El líder norcoreano Kim Jong-Un. AP

El líder norcoreano Kim Jong-Un condujo un ejercicio militar de simulación cuyo blanco fue la Casa Azul, sede de la ...

Videos del día El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos

El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos Vídeo
El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos AFP

Con temperaturas que rompen récords a punto de volverse la normalidad en Australia, el cuarto país productor de vino del ...