Libros

Sobre un señor amigo de los pingüinos

Temas:

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202FA5fNK.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202FA5fNK.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202FA5fNK.jpg

Richard y Florence Atwater

El cine comercial de Hollywood casi todo lo simplifica, maltrata y adultera sin piedad.

No digo que siempre haga trastadas, pero vaya que es reincidente en la Meca del Cine en eso de estropear el esfuerzo creativo de otros.

Si usted leyera ´Los pingüinos del señor Popper´ (Editorial Norma), de los esposos Richard y Florence Atwater y compara su historia con lo que ofrece la película ´Los pingüinos de papá´, dirigida por Mar Waters y protagonizada por Jim Carrey, llegaría a la conclusión que deberían demandar a estos dos últimos caballeros por el daño que han causado a la literatura infantil y a los miles que han sido felices con las aventuras de un señor que recibió un pingüino directamente enviado desde el Polo Sur que le envió un almirante.

Si la obra de los Atwater hubiera llegado a mis manos antes de ver la comedia familiar de Carrey me hubiera gustado infinitamente menos, me sentiría estafado como lector al ver cómo la cinta convirtió la trama en un asunto de adulto irresponsable con dinero que no sabe que su principal fortuna está en sus dos hijos y en su esposa, pero cuando lees la novela verás que además es ocurrente y divertida al mostrarte a un pintor de casas (en la película es un rapaz miembro del negocio de bienes y raíces) que vive en las nubes, que le hubiera gustado ser un andante sin fronteras antes de ser papá a tiempo completo (oficio que le agrada) y que a falta de poder salir de su país por ser pobre se conformó con viajar gracias a los tantos libros que devoraba por las noches. 

Es un libro hermoso, de ensueño, cargado de ilusiones, lleno de mensajes a favor de la unidad familiar, que nos enseña que cada clan se construye a partir del esfuerzo, el cariño y el amor de cada uno de sus integrantes. Nada que ver con la película, en serio.

DEL AUTOR:

Richard Atwater, periodista y profesor de Chicago, comenzó a escribir ´Los pingüinos del señor Popper´, pero al rato enfermó y no pudo terminar su libro. Por suerte encontró en su esposa Florence un aliado que le ayudó a terminar su proyecto literario.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

TRAS APAGÓN DEL PASADO 18 DE SEPTIEMBRE Aeropuerto de Tocumen trabaja en fortalecer el sistema eléctrico

El daño en el sistema eléctrico causó la cancelación de 150 vuelos y provocó inconvenientes a más de 10 mil pasajeros.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Valor catastral 10 preguntas sobre el nuevo impuesto de inmuebles

La reforma al impuesto de inmuebles ya fue aprobada en la Asamblea Nacional y  entrará en vigor a partir de 2019.

TENSIÓN Trump: Ensayo de misil iraní pone en entredicho el acuerdo nuclear

El presidente de Estados Unidos Donald Trump. El presidente de Estados Unidos Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump. AFP/Archivo

El ensayo de un nuevo misil de mediano alcance por parte de Irán puso en entredicho el acuerdo nuclear con Estados Unidos y ...

SUFRIÓ EN ENERO UN INFARTO AL CORAZÓN Antonio Banderas dice que quedan ‘muchas orejas por cortar’

El actor Antonio Banderas. El actor Antonio Banderas.
El actor Antonio Banderas. AP/Archivo

Antonio Banderas señaló que todavía le quedan “muchas orejas por cortar”, en un guiño a una práctica habitual en el mundo del ...