IDEAS DE LIDERAZGO

Motivación total en el trabajo

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203m5SrWQ.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203m5SrWQ.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203m5SrWQ.jpg

OPINIÓN

Existen múltiples teorías de motivación en el trabajo. ¿Cómo integrar todo este conocimiento en algo práctico, aterrizado? A continuación hago un esfuerzo en las siguientes 600 palabras.

El ser humano es como un auto híbrido, con baterías eléctricas que se cargan al andar y con un tanque de combustible que se llena con gasolina de una fuente externa. Ambas energías mueven al auto del ser humano.

Las baterías eléctricas representan la energía o motivación intrínseca que nos mueve hacia la acción. Así como las baterías se recargan con el andar del vehículo, en el ser humano, esta motivación se genera del “andar” en las tareas (realizar las tareas).

La motivación intrínseca es aquella que se genera cuando hacemos una tarea que encontramos interesante, novedosa, retadora, en la que podamos decidir, en la que nos sintamos competentes, en la cual aprendamos o que sea trascendente. Esta es la motivación o energía más limpia. Diversos estudios demuestran que cuando las personas están motivadas por la tarea en sí misma, son más creativas, perseveran más en la actividad, aprenden y retienen mejor, entre otros beneficios. Sin embargo, es una de las motivaciones menos entendidas en el mundo empresarial.

La gasolina representa la motivación extrínseca, es decir, la motivación que viene de afuera. Cuando le decimos a nuestros empleados: “Si haces esto, te voy a dar esto otro”. En esta categoría se encuentran los incentivos, los bonos, los premios, las notas, los regalos. Si bien es la motivación que más se usa en el mundo empresarial, pocos conocen los efectos adversos de emplear este tipo de “combustible”. No hay duda de que los incentivos externos motivan. Por ejemplo, usted le ofrece a su hijo que si estudia matemáticas lo dejará jugar en la computadora.

Su hijo estará motivado a estudiar por el incentivo. Pero ¿qué pasa cuando el incentivo desaparece? Hay cientos de estudios que demuestran que el uso de los incentivos disminuye la motivación intrínseca, disminuye el aprendizaje y disminuye la creatividad. El efecto negativo se da cuando la persona se siente controlada y presionada por el incentivo.

Un elemento motivador que cae en la categoría de motivadores extrínsecos es el reconocimiento. Diversas investigaciones demuestran que el reconocimiento es positivo y que no merma la motivación intrínseca. Gallup, por ejemplo, en un estudio mundial de motivación que realizó, lo reconoce como uno de los principales motivadores en el trabajo. Nuevamente, el consejo con este tipo de motivadores es evitar usar un lenguaje controlador. Por ejemplo, un reconocimiento como: “Buen trabajo, lograste la meta como deberías” tiene un sesgo controlador que resta su potencial motivador.

El reconocimiento ayuda a la motivación intrínseca puesto que nos da información de cómo vamos, nos sirve de retroalimentación positiva.

El auto tiene llantas. Si la llanta está baja, por más que tengamos toda la energía, no llegamos a ningún lado. La llanta baja representa los desmotivadores. Existen una serie de desmotivadores, que si existen, el auto no avanza, pero si se eliminan, no necesariamente aumentan la energía del vehículo.

Por ejemplo, algunos desmotivadores son: no tener recursos para hacer un trabajo de calidad, sueldos por debajo del mercado, ambiente de desconfianza, politiquería, demasiadas reglas, falta de información, entre otros. Es importante trabajar para eliminar los desmotivadores.

Finalmente, si tenemos el auto con gasolina, baterías cargadas y con llantas infladas, irá más rápido si la pendiente es en bajada. La pendiente en bajada está relacionada al concepto de autoeficacia. En la medida que las personas se crean capaces de hacer sus funciones y responsabilidades, estarán más motivadas para hacerlas. En este caso, mucho depende de cómo la persona interpreta lo que le ocurre en la vida. Todos tenemos fallas, pero algunos las interpretan como fracasos y otros, como oportunidades de aprendizaje. Otra clave para la autoeficacia es el jefe. Si el jefe ayuda al colaborador, le va dando responsabilidades gradualmente, le permite conseguir pequeños logros, lo ayudará a ir fortaleciendo su autoeficacia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Final de la MLS Román Torres se viste de héroe

Román Torres anota de penal el gol del título. Román Torres anota de penal el gol del título.
Román Torres anota de penal el gol del título. Usa Today Sports/John Sokolowski

El panameño Román Torres se vistió de héroe este sábado al anotar el penal decisivo que coronó campeón al Seattle Sounders en ...

Mundo Corea del Norte apunta a la presidencia surcoreana en simulacro de ataque

El líder norcoreano Kim Jong-Un. El líder norcoreano Kim Jong-Un.
El líder norcoreano Kim Jong-Un. AP

El líder norcoreano Kim Jong-Un condujo un ejercicio militar de simulación cuyo blanco fue la Casa Azul, sede de la ...

Videos del día El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos

El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos Vídeo
El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos AFP

Con temperaturas que rompen récords a punto de volverse la normalidad en Australia, el cuarto país productor de vino del ...