Escándalo en gobierno de Rousseff ensombrece Mundial y Río 2016

El ministro de Deportes brasileño, Orlando Silva, rechazó tajantemente las denuncias, a las que calificó de "farsa" y "mentiras".
Orlando Silva Orlando Silva
Orlando Silva

RÍO DE JANEIRO, Brasil (DPA). -Un nuevo fantasma, las acusaciones de corrupción contra el ministro de Deportes, complica el proceso de preparación de Brasil hacia el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. 

En declaraciones a la revista semanal Veja, un agente de la policía militarizada, Joao Dias Ferreira, afirmó que el ministro Orlando Silva cobraba sobornos.

Según el policía, éstos afectaban a las organizaciones no gubernamentales (ONGs) interesadas en recibir recursos para financiar proyectos en el marco del programa gubernamental Segundo Tiempo, destinado a incentivar a niños en riesgo social a practicar deportes.

El ministro rechazó tajantemente las denuncias, a las que calificó de "farsa" y "mentiras", sostuvo que el autor de las acusaciones es "un bandido" y aseguró que el tema será tratado por la Justicia y no le impedirá de "seguir trabajando" para preparar Brasil para recibir el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Sin embargo, las acusaciones preocuparon en el gobierno, que ordenó a Silva anticipar su regreso de México -donde acompañaba a la delegación de Brasil a los Juegos Panamericanos de Guadalajara- para reunirse con los principales asesores de la presidenta Dilma Rousseff y presentar su versión sobre el caso.

Según afirma hoy la prensa brasileña, participantes del encuentro aseguraron que la ministra del Gabinete Civil, Gleisi Hoffmann, y el secretario general de la Presidencia, Gilberto Carvalho, se manifestaron "satisfechos" por las explicaciones brindadas por el ministro, pero le advirtieron que debe estar preparado para defenderse.

Las denuncias contra Silva estallaron en un momento delicado para las relaciones entre el gobierno brasileño y la FIFA -que discrepa de aspectos del proyecto para la Ley General del Mundial, elevado por Rousseff al Congreso en septiembre- y también entre la mandataria y el presidente del comité organizador local de Brasil 2016, Ricardo Teixeira.

Los roces entre el gobierno y Teixeira quedaron visibles en julio pasado, cuando el "rey del fútbol" brasileño Pelé se convirtió en símbolo de la discordia entre Rousseff y Teixeira, al no ser invitado por el comité organizador para participar en el sorteo de los grupos de las eliminatorias mundialistas realizado por la FIFA en Río de Janeiro.

Al enterarse de que "O Rei" no estaba en la lista de invitados para la fiesta, la presidenta brasileña nombró al exfutbolista como embajador honorario del Mundial de Brasil, y con ello lo incluyó entre los representantes del gobierno en la ceremonia: "Pelé es la cara brasileña más apropiada para el Mundial", justificó entonces el ministro del Deporte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Fotografía El elegante galope de los camellos

El elegante galope de los camellos El elegante galope de los camellos Galería
El elegante galope de los camellos Dubai/AP / Kamran Jebreili

POLÍTICA Hijos de Trump dirigen la compañía y analizan expansión

Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.  Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.
Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump. AP/Archivo

Ya no son aprendices. Eric y Donald Trump Jr. ahora están al frente de la Organización Trump y se ajustan a una realidad que ...

ESCÁNDALOS Temer promete que escándalo de corrupción no paralizará a Brasil

Michel Temer. Michel Temer.
Michel Temer. AFP

El presidente Michel Temer insistió en que el creciente escándalo de corrupción que afecta a su gobierno no paralizará a ...