Miles despiden al 'Macho' Camacho en su barrio latino de Harlem en Nueva York

La gélida temperatura que se ha sentido hoy en la ciudad no impidió que cientos de latinos, en su gran mayoría puertorriqueños que mostraban con orgullo su bandera, hicieran durante horas una larga cola, que seguía creciendo con el paso del
Después de más de media hora, el nombre del tres veces campeón mundial sonó con fuerza y los aplausos resonaron en la calle cuando la carroza regresó a la iglesia para comenzar el velatorio. Después de más de media hora, el nombre del tres veces campeón mundial sonó con fuerza y los aplausos resonaron en la calle cuando la carroza regresó a la iglesia para comenzar el velatorio.
Después de más de media hora, el nombre del tres veces campeón mundial sonó con fuerza y los aplausos resonaron en la calle cuando la carroza regresó a la iglesia para comenzar el velatorio.

NUEVA YORK, Estado Unidos (EFE).-  Héctor Macho Camacho, recordado tanto por su habilidad en el cuadrilátero como por sus ocurrencias, regresó hoy a El Barrio latino de Harlem, donde creció y se hizo famoso y fue recibido nuevamente como un héroe.

Pero, en esta ocasión, la algarabía y aplausos en su vecindario, que tan orgulloso ha estado de los triunfos del puertorriqueño, no fueron para celebrar un nuevo tÍtulo: Macho ha muerto y quisieron dar el último adiós a su ídolo, que algunos vieron crecer.

La gélida temperatura que se ha sentido hoy en la ciudad no impidió que cientos de latinos, en su gran mayoría puertorriqueños que mostraban con orgullo su bandera, hicieran durante horas una larga cola, que seguía creciendo con el paso del tiempo, frente a la iglesia Santa Cecilia donde fueron velados sus restos.

Los coches, también con banderas de Puerto Rico, pasaban de un lado a otro frente a la iglesia tocando el claxón y gritando el nombre del excampeón, cuyos restos fueron traídos a Nueva York luego de un velatorio de dos días en Puerto Rico, donde nació.

"Macho, Macho", "Its Macho Time" y "Puerto Rico" gritaban y aplaudían sus fanáticos cuando el ataúd con sus restos, y arropado con la bandera de Puerto Rico, fue trasladado del coche fúnebre a una carroza blanca tirada por dos caballos blancos, en la que le llevaron a recorrer por última vez las calles de El Barrio, un enclave de la comunidad puertorriqueña.

Dos de sus hijos acompañaron al cochero mientras la madre del púgil les seguÍa en un vehÍculo.

Después de más de media hora, el nombre del tres veces campeón mundial sonó con fuerza y los aplausos resonaron en la calle cuando la carroza regresó a la iglesia para comenzar el velatorio que les permitiría despedirse del excampeón y en medio de la algarabía fue llevado al interior del templo. 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

hay reunión programada para hoy Venezuela: Incertidumbre en diálogo de gobierno y oposición

Representantes del Gobierno y de la oposición, durante la primera reunión del diálogo sobre la crisis en Venezuela. Representantes del Gobierno y de la oposición, durante la primera reunión del diálogo sobre la crisis en Venezuela.
Representantes del Gobierno y de la oposición, durante la primera reunión del diálogo sobre la crisis en Venezuela. AFP

El proceso de diálogo en Venezuela entre gobierno y oposición se vio sumido en la incertidumbre tras la amenaza de la alianza ...

Videos Una bodega urbana en el corazón de París

Una bodega urbana en el corazón de París Una bodega urbana en el corazón de París Vídeo
Una bodega urbana en el corazón de París AFP

La ciudad Luz, la ciudad del amor, la ciudad ¿del vino? Les Vignerons Parisiens producen la bebida favorita en Francia, en el ...

Fotografía Educación vial, los pasos de las cebra

Educación vial, los pasos de las cebra Educación vial, los pasos de las cebra Galería
Educación vial, los pasos de las cebra La Paz, Bolivia/REUTERS / David Mercado