DERRUMBE EN LA BOYD-ROOSEVELT

Empresa taló y excavó en lugar de plantar naranjos

El estudio de impacto ambiental que aprobó la Anam a la compañía que hizo trabajos donde se hundió la Transístmica era para sembrar árboles.

La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) aprobó un estudio de impacto ambiental para el proyecto Agroforestal Quebrada Ancha, Colón, en febrero de este año, para sembrar caoba, cedro, naranjo, frijol, plátano, entre otras plantas. Lo que sucedió luego fue otra cosa.

La empresa hizo excavaciones de tierra y piedra, taló árboles y afectó la vertiente natural de un cauce de agua muy cerca de la curva del Cebo en Quebrada Ancha. Siete meses después la carretera se hundió, precisamente en esa zona.

El estudio de categoría II menciona entre sus objetivos y justificaciones que se mejorarían las condiciones ambientales, pero ocurrió todo lo contrario en la finca No. 19929, ubicada en Quebrada Ancha, corregimiento de Limón.

Los promotores de este proyecto se comprometieron a asegurar la conservación de los recursos naturales, tomando en cuenta que se encuentra dentro de la cuenca hidrográfica del Canal de Panamá.

Esto generó que el 24 de mayo pasado la Anam presentara una denuncia por el delito ecológico contra Agroforestal Quebrada Ancha, empresa responsable del proyecto.

El citado estudio, que fue presentado al Departamento de Evaluación y Ordenamiento de la Anam en septiembre de 2011, explica que esta obra consiste en una lotificación para el establecimiento de plantaciones en unas 4.2 hectáreas de terreno. En total serían 17 lotes o parcelas para uso agroforestal en esa finca.

Igualmente señala que en esa finca el 53% del terreno siempre ha permanecido con cobertura arbórea y el otro 47% restante sería utilizado para la siembra de árboles frutales. Previo al inicio de esta iniciativa se hizo un inventario que registró cerca de 173 árboles.

Entre las especies que se sembrarían había caoba, cedro amargo y cedro espino. Además de otros frutales como naranjo, nance, fruta de pan, marañón, zapote, plátano y frijol.

Es preciso mencionar que la forma de participación ciudadana que se aplicó para este proyecto fue una encuesta que se hizo a solo 21 personas, residentes en el área. Sin embargo, en el corregimiento de Limón hay una población de 4 mil 92 habitantes, según el Censo de Población de 2010.

Del total de los encuestados, solo en la primera pregunta donde se les interrogaba sobre si querían saber del proyecto, 19 dijeron que no y dos afirmaron que les interesaba.

Residentes como Candela Bryan, de 50 años, sostuvieron durante ese monitoreo que “solo el beneficio es para ellos (los empresarios) y no para la comunidad”, mientras que Bernarda Abre, otra de las moradoras, destacó que le preocupaba la conservación de los recursos hídricos, además de que no se destruyera el bosque.

También incluyeron como participación ciudadana una revisión bibliográfica de la comunidad y reuniones de trabajo con instituciones líderes y organizaciones.

En este informe figuran como consultores la ingeniera ambiental Aida Martínez, el ingeniero agrónomo Miguel Flores, el sociólogo ecólogo José Antonio Flórez, el ingeniero forestal Herminio Rodríguez y el arqueólogo Carlos Gómez.

El área de influencia directa de este proyecto se encuentra en una zona de bosque tropical húmedo y sus promotores hicieron una inversión de $379 mil 600.

ADVERTENCIAS

El 10 de abril de este año Enrique Martínez, residente de Colón, hizo la advertencia a las autoridades de la Gobernación de esa provincia, de que una empresa estaba haciendo trabajos en esa zona que podrían afectar la carretera Boyd-Roosevelt.

En una nota que envió Martínez al gobernador de Colón, Pedro Ríos, se mencionaba que “a la altura de Quebrada Ancha se estaba haciendo un relleno que estaba afectando la vertiente natural del cauce, sin utilizar ningún tipo de drenaje en el relleno de más de 100 metros cuadrados”.

Según el quejoso, el agua acumulada en la tierra podría ocasionar un derrumbe en la también conocida como vía Transístmica. “Se le hace un llamado con carácter de urgencia, en vista de que no se ha notado la presencia de los estamentos del Estado. Sin más, me despido de ustedes agradeciendo de antemano su atención y esperando su visita al lugar”, concluye la misiva.

Al respecto, el gobernador de Colón confirmó que una vez recibieron la nota informaron a entidades como la Autoridad Nacional del Ambiente y el Ministerio de Obras Públicas (MOP) lo que estaba sucediendo en la zona.

Pero todo indica que se hizo muy poco, ya que todavía en junio la empresa se mantenía en el área. Prueba de ello es que una compañía contratista del MOP advirtió para ese tiempo que cerca de curva del Cebo había maquinaria excavando, propiedad de la empresa Agroforestal Quebrada Ancha.

Fue el propio ministro de Obras Públicas, Jaime Ford, quien dio cuenta de ello durante las inundaciones que afectaron la provincia de Colón hace poco. “En el mes de junio recibimos una nota de parte de uno de nuestros contratistas, en la que nos comunicaba que esta empresa estaba realizando excavaciones, y que podía contribuir a tener una falla en la carretera”, manifestó el titular del MOP a los medios de comunicación.

Este medio trató de contactar al responsable del proyecto Agroforestal Quebrada Ancha Guojie Huang, que es también su promotor, pero su secretaria dijo que no se hallaba en la oficina. Además, en el estudio de impacto ambiental está el nombre de Franklin Liu Chong como la persona a contactar, por cualquier duda.

Cuando se llamó al teléfono celular que aparece en el estudio de impacto ambiental para localizar a Liu Chong, señalaron que el celular no pertenecía a esta persona.

Desastre en la provincia de colón

DAÑOS.

El hundimiento de 200 metros de la carretera Boyd- Roosevelt o vía Transítmica, cerca de la curva del Cebo, en Quebrada Ancha, se registró el pasado 25 de noviembre. Este incidente cobró la vida de dos rescatistas de la Cruz Roja, que fueron encontrados a unos 23 metros bajo tierra desde el nivel de la calle derrumbada.

>>> Prórroga para seguir pesquisas

La Fiscalía Cuartade Circuito de Colón solicitó al Juzgado Tercero Penal de esa provincia una prórroga para seguir la investigación relacionada con la denuncia que presentó la Autoridad Nacional de Ambiente (Anam) contra la empresa Agroforestal Quebrada Ancha, supuesta responsable del hundimiento de la carretera Transístmica.

Fuentes del Ministerio Público confirmaron ayer que la denuncia de la Anam fue presentada el 24 de mayo pasado, pero no fue sino hasta siete días después, el 31 de mayo, cuando se le dio ingreso en la Fiscalía Cuarta de Circuito con el número 0261.

Seis meses después de la apertura del expediente, y tras la práctica de una serie de diligencias (que no fueron detalladas), la fiscalía pidió la prórroga para seguir investigando. El juzgado, empero, no ha decidido aún.

La denuncia tiene que ver con supuestas excavaciones realizadas por la empresa fuera de lo aprobado en el estudio de impacto ambiental.

Elio Núñez

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo último en La Prensa

ORGANO JUDICIAL Justicia está rezagada

El magistrado presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Ayú Prado, atribuyó la baja productividad en la tramitación de ...

Entretenimiento Muere uno de los creadores de la escala Saffir-Simpson

El meteorólogo Bob Simpson, uno de los dos desarrolladores de la escala Saffir-Simpson que clasifica los huracanes según los ...

Mundo 'El cambio en Cuba podría ser lento', Barack Obama

Atemperando su histórica modificación de política hacia Cuba con una dosis de realismo, el presidente Barack Obama dijo el ...