ENFOQUE: Más deuda no soluciona la crisis

Opinión. La crisis de deuda pública en la eurozona no parece tener fin. Hasta ahora la apuesta era que si suficiente dinero malo se tiraba detrás del malo, las cosas eventualmente se arreglarían; con un poco de ayuda a Irlanda, España, Italia y Grecia se calmarían las preocupaciones.
Por supuesto, no ha sido así ni será así ni puede ser así. Hay una mezcla tóxica en la eurozona: bancos insolventes, con gobiernos deficitarios enfrentados a financiamientos cada vez más caros, economías con un encefalograma plano y otros bancos al borde de la insolvencia cuya supervivencia pende de un hilo, de una decisión política, de si habrá o no un rescate de los países mediterráneos.
Realizar esos rescates implica más deuda. Una de las propuestas es un bono emitido conjuntamente por los países que están en mejor posición.
No obstante, ello eliminaría inmediatamente los incentivos y presiones a los políticos para realizar las reformas necesarias. Lo que haría es posponer la inevitable crisis, cuyo síntoma se ha atendido, pero no las causas.
Sin una reducción del tamaño del Estado; sin la disminución de la enorme cantidad de privilegios otorgados a través de subsidios; sin la eliminación de los desincentivos a buscar un trabajo que crean los seguros de desempleo, y sin la liberalización de las economías para facilitar el ajuste de las estructuras productivas anquilosadas, los “rescates” serán el preámbulo de una futura crisis de deuda pública, financiera y económica en la eurozona.
Mientras tanto, el Banco Central Europeo se ha dedicado a violar sus propios estatutos, comprando deuda pública en el mercado y permitiendo que los bancos privados utilicen como colateral en sus líneas de crédito deuda pública con bajas calificaciones. El problema de que se haga esto masivamente es que se termina expoliando a la ciudadanía mediante la inflación sin que se resuelva el problema de fondo. En la parte central del escenario se encuentra Alemania, que podría verse afectada, se apruebe un pleno rescate o se rechace.
En España, el presidente electo Mariano Rajoy ventila la idea de la creación un banco “malo” que recoja los activos “tóxicos”. Algo así se hizo en Suecia en 1998 junto con reformas liberalizadoras (en Suecia no existe el salario mínimo) con buenos resultados. Ello, al menos, elimina la incertidumbre de no saber qué hay en los balances de los bancos y permite un retorno a la normalidad. Pero solo sería una solución razonable si los accionistas y acreedores de los bancos son obligados a absorber grandes pérdidas, asumiendo el costo de sus malas decisiones y, por supuesto, si se realizan las reformas necesarias.
Solo así podrá evitarse una recesión que dure décadas al estilo japonés
* El autor es economista

Otras noticias de Diego E. Quijano*

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Fotografía El elegante galope de los camellos

El elegante galope de los camellos El elegante galope de los camellos Galería
El elegante galope de los camellos Dubai/AP / Kamran Jebreili

POLÍTICA Hijos de Trump dirigen la compañía y analizan expansión

Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.  Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.
Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump. AP/Archivo

Ya no son aprendices. Eric y Donald Trump Jr. ahora están al frente de la Organización Trump y se ajustan a una realidad que ...

ESCÁNDALOS Temer promete que escándalo de corrupción no paralizará a Brasil

Michel Temer. Michel Temer.
Michel Temer. AFP

El presidente Michel Temer insistió en que el creciente escándalo de corrupción que afecta a su gobierno no paralizará a ...