Los políticos, la otra farándula criolla

Bien lo dijo el presidente Ricardo Martinelli: “en un país donde no hay farándula, ni millonarios, los políticos somos la comidilla de todos”, eso quedó demostrado ayer en...

Bien lo dijo el presidente Ricardo Martinelli: “en un país donde no hay farándula, ni millonarios, los políticos somos la comidilla de todos”, eso quedó demostrado ayer en la instalación de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional, que presidirá el partido Cambio Democrático.
Políticos, funcionarios de gobierno, embajadores y empresarios, desfilaron por la alfombra roja legislativa para no perderse detalle de lo que se consideró uno de los eventos más esperados del año: la escogencia del nuevo presidente de la Asamblea, que recayó en Héctor Aparicio. Y la prensa estaba ahí, a la caza de las noticias frescas que generaron los representantes de los tres poderes del Estado.
Unos 80 periodistas de casi todos los medios de comunicación del país, corrían de aquí para allá, esquivando cables, el cuerpo de seguridad de los políticos y de cualquiera que se les cruzara en el camino.
Cada vez que un funcionario ensacado y fuertemente escoltado se bajaba de su camioneta 4x4, la batería de comunicadores activaba sus equipos, cual paparazzis persiguiendo a famosos.
Casi ninguno se salvó. Todos pasaron por la tribuna mediática. Al ministro de Desarrollo Social, Guillermo Ferrufino, le hicieron al menos cinco largas entrevistas en vivo para radio y televisión. José Raúl Mulino, de Seguridad, participó hasta en un programa de farándula; y hasta la polémica ministra de Trabajo, Alma Cortés, respondió una a una las preguntas de los periodistas.
Jimmy Papadimitriu habló como por 15 minutos a los medios, y su información sobre el MetroBus dio para tirar despachos televisivos en vivo.
Ellas (las ministras), lucieron sus mejores galas. Vestidos a la moda, colores llamativos, perlas y peinados inmaculados. Giselle Burillo, de la pequeña empresa, vistió de rojo intenso, Cortés, de azul añil, Roxana Méndez, de Gobierno y Justicia, de azul oscuro y Lucy Molinar de negro.
Los diputados, lucieron de blanco como lo dicta el protocolo para la fecha. Los de CD y el Partido Revolucionario Democrático portaron corbatas negras, mientras que los del Partido Panameñista se pusieron corbata morada para hacerle honor al partido que fundó Arnulfo Arias Madrid.
Este año, Sergio Chello Gálvez, omitió los collares con Blim Blim que siempre usa, y que incluso ha llevado en la instalación de la junta directiva de la Asamblea.
En el pleno, y minutos antes de que empezara la votación para elegir al nuevo presidente de la Asamblea, los padres de la patria no perdieron la oportunidad para compartir secretos, reirse, saludar, y caminar de un lado a otro. Adolfo Baby Valderrama, por ejemplo, se secreteaba constantemente con su colega José Blandón.
Mulino, fue de curul en curul saludando e hizo un alto en la bancada de CD.
El éxtasis del momento llegó cuando empezó la votación para elegir al Presidente. Cada vez que le tocaba el turno de votar a los diputados que se decían que venderían su voto, los comentarios se multiplicaban en las gradas. Susurros, risitas y hasta aplausos precedían el momento. La tensión reinó en el ambiente cuando a los dos diputados más jóvenes del panameñismo les llegó su turno.
Se decía que podrían favorecer a Aparicio, pero al final se inclinaron por la línea de su partido (Alcibiades Vásquez) y no pasó nada.
Uno de los momentos más intensos fue cuando llegó Martinelli. La calle de honor, la alfombra roja y los SPI por todos lados, no impidieron que la batería de periodistas lo perdiera de vista y lo acosara con la pregunta del día: ¿se rompe la alianza, Presidente? Acompañado de la diputada Dalia Bernal y de los otros miembros de la comisión encargada para llevarlo al Legislativo, Martinelli, como pocas veces lo hace esquivó a los medios y entró mudo al hemiciclo.
Más adelante, y cuando concluyó la sesión, se desquitó hablando de la alianza y de todo el matraqueo que antecedió al triunfo de Aparicio.
Afuera, una gran comitiva de CD, con murga y son, alegraba el día. Parecían estar en lo mejor de una campaña política. Llevaron suéter con el logo del partido, banderines y el activismo a flor de piel.
El acto se acabó casi a las 4:00 p.m. con la promesa de Martinelli y su vicepresidente Juan Carlos Varela de no romper la alianza. Bueno, por ahora.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía Educación vial, los pasos de las cebra

Educación vial, los pasos de las cebra Educación vial, los pasos de las cebra Galería
Educación vial, los pasos de las cebra La Paz, Bolivia/REUTERS / David Mercado

Videos Una bodega urbana en el corazón de París

Una bodega urbana en el corazón de París Una bodega urbana en el corazón de París Vídeo
Una bodega urbana en el corazón de París AFP

La ciudad Luz, la ciudad del amor, la ciudad ¿del vino? Les Vignerons Parisiens producen la bebida favorita en Francia, en el ...

DIÁLOGO CON LA OPOSICIÓN Número dos del chavismo fustiga a secretario de Estado del Vaticano

Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno. Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno.
Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno. AFP/Archivo

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, de irrespetuoso y de ...