CRISIS EN EL GABINETE

El ´tsunami´ tras una renuncia

Políticos, dirigentes sindicales y miembros de la sociedad civil criticaron la poca transparencia del Gobierno ante la renuncia de Papadimitriu.

A las 3:41 p.m. de ayer llegó el comunicado: Roberto Henríquez, nuevo ministro de la Presidencia.

Terminaban así cuatro días de incertidumbre fomentada por el Gobierno, que no confirmaba si era cierta o no la noticia de que Demetrio Papadimitriu, el otrora hombre fuerte del gobierno del presidente, Ricardo Martinelli, había renunciado.

El boletín de la Secretaría de Comunicaciones del Estado, de solo tres líneas, también anunció que el vicecanciller Francisco Álvarez De Soto se encargará temporalmente del Ministerio de Relaciones Exteriores. No explica los motivos de la renuncia de Papadimitriu ni se dan más detalles.

Es que desde que el viernes pasado La Estrella publicó que Papadimitriu dejaba el Gabinete, el propio presidente Martinelli se encargó de fomentar las especulaciones y los rumores en torno al tema. Ese día, en medio de la inauguración del puente sobre el río Sixaola, en la frontera con Costa Rica, el mandatario dijo: “no tengo la más remota idea”. Al día siguiente, el sábado 14, cuando se montaba a un carrito de golf para inspeccionar las obras del Casco Antiguo, Martinelli soltó una de sus frases memorables: “uno no renuncia por un periódico”. Incluso intentó echarle tierra a las opiniones que hablaban de una crisis en su Gabinete. “Yo no sé nada, creánme, todo está bien, todo está normal; yo estoy aquí porque voy a inspeccionar las obras en el Casco Viejo... no sean bochinchosos”, señaló.

Y el domingo 15 de julio, cuando la Alcaldía de Panamá celebraba el Día del Niño en Panamá este, volvió a poner una cortina de humo sobre el tema: “cuando tenga algo que decir, lo haré”, dijo.

Ayer lunes, y horas antes de que se anunciara la designación de Henríquez, el Gobierno seguía negando el tema. El ministro de Comercio e Industrias, Ricardo Quijano, le puso más sal a la herida: “nosotros contamos con Papadimitriu en el Gabinete”, dijo.

El día a día en el Palacio de las Garzas, aparentemente, no pareció verse afectado. Fue un lunes sin mayores sobresaltos. Entre las 8:00 a.m. y las 3:00 p.m. se vio desfilar por la Presidencia, entre otros, a la viceministra María Fábrega, al director del Consejo de Seguridad, Gustavo Pérez, al propio presidente Martinelli, y a Henríquez (ver foto).

Nunca se vio a Papadimitriu, quien de acuerdo con información recabada por este diario, se encuentra en un hotel de playa en Horconcitos, en la provincia de Chiriquí (ver nota relacionada).

Solo horas después de haberse conocido la designación de Henríquez, fue divulgada una escueta nota de dos párrafos con la firma del Presidente aceptando la “renuncia pública” de Papadimitriu.

CRITICAN MANEJO oficial

El manejo que le dio el Gobierno a la renuncia de Papadimitriu generó una lluvia de críticas entre políticos, sindicalistas y dirigentes de la sociedad civil.

“No es un simple asunto interno del gobierno, como se quiere hacer ver. Lo mínimo que merecen los ciudadanos del gobierno elegido, es que expliquen de forma razonada situaciones de este tipo, fundamentalmente cuando se trata de un ministerio que maneja tanto presupuesto y tiene tantas responsabilidades y proyectos”, aseguró Carlos Gasnell Acuña, de Transparencia Internacional, capítulo panameño.

Carlos Lee, de Alianza Ciudadana pro Justicia, también censuró el hecho. “El Ejecutivo no manejó con responsabilidad esto. En vez de silenciarse, debió decir: ´aquí no hay constancia de que el ministro ha presentado su renuncia... por lo tanto él es un funcionario´. Todo esto alimentó la necesidad de saber con claridad lo que estaba pasando”, señaló.

“Los panameños nos merecemos una explicación del gobierno. El Ejecutivo tiene que explicarle a la población por qué Papadimitriu renunció”, sostuvo el dirigente sindical Rafael Chavarría. Indicó, además, que “se cree que la renuncia de Papadimitriu fue porque se le expropiaron los terrenos de Juan Hombrón”. “Nosotros creemos eso, pero ellos [el gobierno] tienen la obligación de explicar cuál fue la razón”, afirmó.

El dirigente dijo que no solo se debe aclarar la salida de Papadimitriu, sino también la expropiación de los terrenos de Juan Hombrón, y si se usarán recursos públicos para pagarle a la familia.

ECO EN LA ASAMBLEA

La confirmación de la dimisión de Papadimitriu también tuvo eco en el Legislativo. El presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez, sugirió la posibilidad de buscar relevos a los ministros dentro del Gabinete, por lo que llamó “fatiga”. Sin embargo, recordó que decisiones de este tipo corresponden única y exclusivamente al Presidente de la República.

Mientras, el secretario general del Partido Panameñista, el diputado Alcibiades Vásquez, calificó como “deplorable” que hayan tenido al país en vilo por más de tres días sin afirmar ni negar la renuncia de Papadimitriu.

“No es cualquier ministro, es el ministro de la Presidencia, que tiene bajo su cargo muchas responsabilidades. Me parece que este tipo de situaciones no ayudan en nada a la tranquilidad política y al sosiego panameño”, destacó.

El diputado panameñista Luis Eduardo Quirós hizo hincapié en la crisis que afronta por estos días la administración que llegó al poder en 2009 con el eslogan del ´cambio´. “El silencio que se sintió durante el fin de semana dio muestras claras y evidentes de que sí había renunciado, y la designación del ministro ahora lo comprueba. Están en una crisis profunda. Tendrán que tomar las medidas para tratar de superarla, pero lo principal es que entiendan que ha llegado el momento de generar consenso y de terminar la confrontación”, opinó.

A juicio de Quirós, el manejo del tema por parte del gobierno es una muestra de lo que hacen en forma continua: “dicen una cosa y hacen otra”.

El también diputado panameñista José Blandón señaló que el manejo del tema muestra a un gobierno que anda al garete y que no tiene el menor respeto por la formalidad” de sus funciones. “Un día dicen que es una bochinchera, y otro día resulta que era cierto y ni se preocupan por excusarse”, agregó.

LA TRAYECTORIA DE HENRÍQUEZ

El nombre de Roberto Henríquez fue uno de los que empezó a sonar, una vez se conoció el viernes la renuncia de Papadimitriu.

Henríquez, un sociólogo de 62 años de edad, es uno de los vicepresidentes del oficialista Cambio Democrático y acompañó a Martinelli en sus dos campañas políticas por la Presidencia (2004 y 2009). Incluso fue su fórmula vicepresidencial en las elecciones de 2004.

Su lealtad y admiración por Martinelli llega al punto de ver en el mandatario a un verdadero caudillo del siglo XXI. “El tiempo dirá si tengo o no razón, pero veo que el presidente Martinelli va a ocupar un sitio en la historia panameña como el que hoy le damos a Omar Torrijos, a Arnulfo Arias o a Belisario Porras”, dijo en una entrevista.

A darse la ruptura de la alianza con el Partido Panameñista, Martinelli lo designó en uno de los cargos más importantes: el Ministerio de Relaciones Exteriores, la cara de Panamá ante el mundo, tarea que hasta agosto de 2011 estaba a cargo del vicepresidente, Juan Carlos Varela. Antes, Henríquez había ocupado la cartera de Comercio e Industrias.

Además, el ahora titular de la cartera de la Presidencia es de los pocos ministros que hasta el momento permanece al margen de los grandes escándalos de corrupción en el Gobierno.

“Es un hombre de mucha capacidad”, dijo de él su compañera en el Gabinete y copartidaria, la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Alma Cortés.

(Con información de Gustavo Aparicio).

Papadimitriu retorna a su génesis: la pesca

El pasado viernes en la mañana, mientras el país asimilaba la noticia de su renuncia, Demetrio Papadimitriu aprovechó que el presidente, Ricardo Martinelli, estaba en Bocas del Toro y sigilosamente llegó al Palacio de las Garzas. Entró a su oficina a pocos pasos del despacho presidencial, recogió sus cosas y abandonó el gobierno del cambio. Terminaba así tres años y casi 15 días de su ajetreada vida al frente del Ministerio de la Presidencia, cargo por el que llegó a ser llamado Rasputín, el poder detrás del trono, y “superministro”. Su poder era tan incuestionable, que incluso él lo pregonó más de una vez. Famoso fue aquel cable de Wikileaks en el que el exministro le cuenta a la exembajadora de Estados Unidos en Panamá Barbara Stephenson, quién era el que mandaba: “Todo aquel que quiera que se haga algo, verá quién tiene el poder y a dónde tiene que venir”.

El gigantesco aparato burocrático y presupuestal que creó en el Ministerio de la Presidencia, lo demostró. Diez secretarías bajo su mando, de las cuales más de la mitad las creó él. (Cadena de Frío, de Asuntos Públicos, de Economía, de Asuntos Sociales, de Asuntos Jurídicos, de Seguridad). Con la ayuda del administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá, Salomón Shamah, le arrebató la extinta Dirección de Catatastro al Ministerio de Economía [entonces bajo el mando de Alberto Vallarino] y la bautizó: Autoridad Nacional de Administración de Tierras para ponerla bajo el paraguas del Ejecutivo, con una junta directiva donde ambos [Papadimitriu y Shamah] particiban. Le quitó la Dirección de Aseo Municipal al Municipio de Panamá [gestión de Bosco Vallarino], y la nombró Autoridad Nacional de Aseo, que ahora está en manos del Ejecutivo. Llegó a manejar presupuestos que, en la historia democrática de Panamá, un ministro de la Presidencia jamás había obtenido. Este año manejaba un presupuesto de casi $900 millones.

Su experiencia en los asuntos políticos y la habilidad para negociar le hicieron doblegar a los viejos “tiburones” del gremio transportista y, contra viento y marea, puso en marcha el proyecto de modernización urbana Metro Bus, que ha desplazado a los “diablos rojos”. La comunidad griega le achaca la crisis en el sector pesquero, tras asegurar que impulsó el decreto que condenó a la extinción la pesca del palangre, hecho que Papadimitriu niega. Pero fue el escándalo generado por la titulación, sin mayores contratiempos, de 54 hectáreas en Juan Hombrón, lo que provocó sus horas bajas en la administración de Martinelli. Se fue sin dar explicaciones y por la puerta de atrás. Y como buen griego, fue a descargarse con el mar.

Ayer se encontraba pescando y se alojaba en un hotel de playa, en Horconcitos, Chiriquí.

Eliana Morales Gil

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Cultura VIDEO: Alfred Nobel, el inventor de la dinamita y promotor de la paz

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...

Tecnología Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos

Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Vídeo
Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos AFP

Numerosas compañías como Uber, Tesla y Google están trabajando en vehículos autónomos. Pero, llamando menos atención, ...

Videos El legado de Alfred Nobel

El legado de Alfred Nobel El legado de Alfred Nobel Vídeo
El legado de Alfred Nobel

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...