Inversión en planta de Chilibre supera los $2 millones en ocho meses

Tras la disputa entre el Idaan y Biwater, la británica afirma que los escollos están superados. En una entrevista con su director para América se revelan los detalles de la situación real en la planta

Desde abril de 2011 a la fecha, la inversión realizada en la potabilizadora de Chilibre, que abastece a los usuarios de Panamá y San Miguelito, supera los $2 millones, de acuerdo con las estimaciones de Biwater Internacional Limited, encargada de la ampliación y rehabilitación de la planta.

Esa cifra  no incluye los aportes dados por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que quedó encargada –desde el 18 de febrero de 2011- de asesorar y velar por la buena operación de la planta. Tampoco incluye la inversión que ha destinado, por su parte, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan).

Sin embargo, para el director regional para América de Biwater International, Daniel Boersner, no se puede escatimar en los fondos que se destinen para la operación de la planta de Chilibre, ya que se trata de “la más importante del país”.

La empresa británica –que mantiene un acuerdo con el Idaan- ha seguido de cerca los trabajos que se realizan en esa  potabilizadora, especialmente después de que se comprometió con el Gobierno, en 2009, a solucionar todos los problemas técnicos en la planta de Chilibre para que opere en 100%.

Mediante la Resolución 110 del 8 de octubre de 2009, firmada por el entonces director del Idaan, Manuel González Ruiz, se resolvió administrativamente el contrato 65 del 9 de julio de 2003 suscrito con Biwater para hacer los trabajos en la planta a un costo de $46.2 millones. Con este acuerdo se puso fin a la disputa que mantenía el Idaan con la británica, luego de que la estatal panameña asegurara que no había hecho un buen trabajo.

Después de aquel capítulo en esta relación, Boersner asegura que los escollos “se han superado”. “Quisiera ver los hechos como están hoy y no caer en el pasado… Eso se ha superado. Se ha superado la relación con el Idaan”, afirma.

Actualmente, “hay una comunicación fluida de equipo” en el que también ha sido un factor importante la participación de la ACP, desde el punto de vista técnico, agrega Boersner.

Incluso, explica el directivo, “estoy confiado de que esta planta es suficientemente robusta, bien diseñada y bien dotada para manejar eventos” como el que ocurrió el fin de semana del 19 y 20 de noviembre de 2011, cuando se interrumpió el suministro de agua en la capital.

“Yo no estuve allí el domingo [20 de noviembre], no sé qué falló, por qué la dosificación que se le puso no hizo efecto en el inmediato. La dosificación no hace efecto en el inmediato, la planta se llena de lodo y hay un proceso de limpieza que hay que hacer”, señala Boersner.

Pese a ello, agrega, “la planta se controló en cuestión de cuatro o cinco horas… solo que después hubo que hacer ajustes, hubo que hacer limpieza… se fue buscando rápidamente el nivel de dosificación”. El problema se resolvió en 48 horas, recuerda Boersner.

“Esta vez, esto no fue una crisis [como la de diciembre de 2010, que dejó sin agua a la capital por unos 70 días], fue un evento, fueron 48 horas. Estoy seguro que la próxima vez será mucho más rápido”, afirma el ejecutivo.

“Esa planta ha funcionado perfecto. Ha estado bombeando todo este tiempo por encima de los 200 millones de galones por día”, sostiene. En 2009, la potabilizadora solo producía 180 millones de galones diarios aunque el contrato establecía que planta debía ser entregada con capacidad de producir 250 millones de galones de agua al día. 

‘EL PROBLEMA ESTÁ EN LA DISTRIBUCIÓN’

Si la potabilizadora está trabajando bien y se encamina –en febrero de 2012- a producir los 250 millones de galones de agua potable diarios, entonces ¿qué es lo que falla? ¿por qué hay lugares en la capital donde no hay agua potable o se tarda en llegar?

Boersner sostiene que el problema del agua potable en Panamá tiene que ver más bien con la red de distribución. “La red de distribución está cuatro pies abajo, no la ves y no sabes dónde está la fuga” cuando se produce y, por eso, es más difícil controlar rápido una falla y restablecer el suministro de agua potable, explica.

Además, “hay que ponerle recursos a esto. Hay que ponerle recursos y presupuesto de mantenimiento”, agrega.

“Hay que apoyar el Idaan, ese es el quid del asunto. En la planta hay una mística y una cultura de servicio público en la gente del Idaan. Ellos están metidos de lleno en esto”, puntualiza.

En el video que acompaña esta nota encontrará la entrevista completa con el director regional para América de Biwater International, en la que también explica en detalle qué tipo de trabajos ha realizado la empresa británica en Chilibre y qué queda pendiente, entre otros temas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo último en La Prensa

BIENESTAR 10 mitos sobre la cena y las calorías de fin de año

1- Durante el día de la cena de Navidad es recomendable mantener ayuno para compensar lo que vamos a comer durante la ...

EFEMÉRIDE La memoria de la invasión, en manos de artistas

El documental Invasión, seleccionado para representar a Panamá en la carrera para el Óscar, sacó a flote en octubre pasado el ...

MEMORIA HISTÓRICA Presentación sobre la invasión en el Metro de Panamá

A Clara Tristán se le acerca un muchacho. Se para frente a ella, observa calladamente las fotografías que sostiene, hace un ...