Cientos pidieron por mayor seguridad

Los comercios de La Chorrera administrados por miembros de la comunidad china permanecieron cerrados, en solidaridad por el duelo de los cinco jóvenes asesinados en el distrito.

En La Chorrera había nostalgia este miércoles 21 de septiembre. Desde primeras de la mañana la iglesia San Francisco de Paula, en Barrio Colón, comenzó a llenarse de gente. 

Este miércoles fue el día escogido para realizar una jornada por la paz, con la que también se hizo un llamado a las autoridades ante los casos de violencia, particularmente por las muertes de cinco jóvenes del distrito que murieron a manos de sus secuestradores y cuyos cuerpos fueron hallados el pasado jueves 15 de septiembre. 

La mayoría de los asistentes a la iglesia fue con alguna pieza de ropa blanca, otros llevaron pañuelos. Adelante, en las primeras filas, estaban los familiares de los cinco jóvenes asesinados: Lou Kam, de 18 años, Young Wu Ken, de 27 años; secuestrados en octubre y diciembre de 2010; los primos Sammy Zenq Chen y Yoel Liu Wung, ambos de 19 años; y Georgina Lee Chen, de 18 años, novia de Zeng. 

Los comercios del distrito administrados por miembros de la comunidad china  permanecieron cerrados, en solidaridad por el duelo de los fallecidos. Incluso, una delegación de comerciantes chinos de la ciudad de Panamá y de otros puntos del país también llegó a La Chorrera, para apoyar la actividad. 

Y es que desde el pasado 15 de septiembre, cuando se hallaron los restos de los jóvenes dentro de una fosa abierta en el piso de una vivienda en el sector de El Trapichito, en distintos lugares del distrito se habla del crimen que estremeció al pueblo. 

Los familiares de los jóvenes así como la Asociación Chino-Panameña, capítulo de La Chorrera, reiteraron el llamado a la paz, el cese a la violencia y exigieron más seguridad. 

MULTITUDINARIA

Cuando la misa concluyó, de inmediato empezó la marcha por la paz que recorrió la Avenida de las Américas, hasta llegar al palacio municipal Emilio Veces B.

En la actividad había jóvenes, niños, adultos, ancianos. Parecía que el pueblo se volcó a las calles, había más gente que en una fiesta del 28 de noviembre, comentó uno de los presentes.

De hecho, cuando la marcha llegó al palacio municipal, en Barrio Balboa, aún tenía una longitud de 10 kilómetros. La gente se fue sumando poco a poco, otros salieron de sus puestos de trabajo y agitaron pañuelos desde la acera.

Esto es una manifestación pública del rechazo de la sociedad a los actos de violencia, se escuchaba entre la gente.

Más información mañana en La Prensa

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

accidente Tres muertos por desplome de un helicóptero en el sur de México

Un helicóptero propiedad de Teléfonos de México (Telmex), una empresa del magnate Carlos Slim, se desplomó este viernes en una ...

PROVINCIA DE LOS SANTOS En el misterio, desaparición de jóvenes santeñas

Las diligencias de la búsqueda de dos jóvenes santeñas que desaparecieron en 2012 y 2014 continuaron este jueves con ...