Un bloqueo que generó indignación y reacción inmediata

Las medidas de presión contra Corporación La Prensa no serán investigadas por el Ministerio Público, pese a que gremios periodísticos internacionales advirtieron que se trató de un abierto ataque. Vea aquí lo que pasó en dos días de protest

La acción de los obreros que con equipo pesado se apostaron en los predios de Corporación La Prensa, en ciudad de Panamá, en la víspera de su 32 aniversario de fundación este sábado, 4 de agosto, y que horas antes sitiaron el lugar para impedir la circulación de los ejemplares de La Prensa y Mi Diario no recibió el respaldo de la opinión pública. Todo lo contrario.

La medida de presión levantó las voces de distintos gremios de la sociedad civil organizada, de asociaciones periodísticas –incluso internacionales– y empresariales que censuraron y lamentaron lo ocurrido. La noche del jueves 2 de agosto de 2012, cuando la sede de la corporación fue sitiada por los trabajadores de Transcaribe Trading (TCT), la empresa periodística recibió el apoyo de ciudadanos que llegaron al lugar para atestiguar lo que estaba pasando.

Más de cuatro se enteraron de los hechos por internet. Las redes sociales se alborotaron, y aunque La Prensa estaba sitiada y en peligro de que no circulara su edición impresa del viernes, la información sobre el bloqueo se publicó a través de su sitio digital. 

UNA PESADA MADRUGADA

Pasada la medianoche y ante la presencia de miembros de la Policía Nacional, que acudieron por la alerta del bloqueo que mantenían los obreros, no había manera de que los manifestantes permitieran la salida normal de los periódicos.  A pesar de la presencia de los policías, ningún trabajador se movió de su sitio. Tuvieron tiempo hasta de merendar comida rápida que les llegó.

Fue así cuando ambientalistas, políticos, periodistas y otros que se sumaron prestaron sus manos para hacer una cadena humana y sacar a la calle primero los ejemplares de Mi Diario, correspondientes a la edición del 3 de agosto.

Luego llegaría el jefe de Estado panameño, Ricardo Martinelli, en compañía del presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez. Martinelli manifestó su rechazo a la acción de los trabajadores de TCT, pero aún estando en el lugar no se comunicó con los directivos de Corporación La Prensa. Gálvez, en tanto, también expresó su malestar por este tipo de protesta.

Después de la salida del Presidente de la zona –cuyo perímetro se mantuvo cerrado por orden policial–, los trabajadores comenzaron a movilizarse de allí. El resto de los ejemplares de La Prensa y Mi Diario salieron de la empresa rumbo a los puntos de venta en el país.

‘NO ES NINGÚN TIPO DE VIOLENCIA’

Por más de tres horas y media los empleados de TCT bloquearon la Corporación La Prensa con equipo pesado: más de 25 camiones de remolque y articulados. Cada vehículo tenía el logotipo de la empresa propiedad de los Ochy, también hubo conos reflectores color anaranjado con el logotipo del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Sobre esto, el ministerio informó que esos elementos de seguridad son propiedad de la empresa y, aunque inicialmente el titular de Obras Públicas, Federico Suárez, dijo que se sancionaría a TCT, luego indicó en un comunicado que no se tomarían medidas contra la constructora. Solo la conminó “a que se ciña al uso correcto del logotipo” de la institución.

Por su parte, los trabajadores que sitiaron la casa editorial mantuvieron su actitud de confrontación. Uno de ellos gritó: “No es ningún tipo de violencia, simplemente que se sienta que los trabajadores están defendiendo sus derechos”.

Los obreros de TCT exigen que La Prensa no publique información relacionada con la empresa, propiedad de los hermanos David y Daniel Ochy.

El diario reveló que TCT es una de las grandes beneficiadas del plan de infraestructuras que se llevan a cabo en el actual gobierno y que desde mediados de 2009 participa en proyectos por valor de $400 millones. También publicó un reportaje sobre los negocios de Ochy en las bananeras panameñas, relacionado con el proceso de titulación de tierras en la zona de Barú-Chiriquí y que sería aprovechado por los hermanos Daniel y David Ochy.

Esas publicaciones fueron las que provocaron la furia de los obreros. Este viernes 3 de agosto, al menos 200 obreros volvieron a la sede de la Corporación La Prensa. Llegaron pasadas las 8:00 a.m. en una marcha, portando pancartas contra el periódico y se quedaron allí al menos una hora. La avenida 12 de octubre, que pasa frente a la empresa, quedó bloqueada nuevamente, lo que afectó el tráfico vehicular en calles aledañas.

Marcos Allen estaba al frente de los trabajadores, dirigiendo el grupo. Megáfono en mano dijo que continuarán con las medidas de presión para que el diario deje de publicar información sobre las empresas de los Ochy.

Días antes, los obreros también bloquearon en dos ocasiones la autopista Arraiján-La Chorrera  en horas “pico”.

Pese a lo ocurrido y a las amenazas públicas, el procurador de la Nación, José Ayú Prado, dijo que no se investigará de oficio el sitio del que fue objeto Corporación La Prensa este jueves y viernes por obreros de la empresa TCT.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) había pedido que se abriera una investigación de oficio y, además, abogados constitucionalistas advirtieron en Panamá que estos hechos violaron el artículo 171 del Código Penal, que sanciona con prisión de dos a cuatro años a quienes impidan ilícitamente la circulación o emisión de la prensa escrita o hablada. 

‘ELLOS APOYAN AL EMPRESARIO TRABAJADOR’

Este mismo viernes  3 de agosto, por la tarde, David Ochy llegó a una concentración que realizaron obreros de una de sus empresas en el área de la comunidad de La Esperanza, vía hacia Puerto Armuelles, en la provincia de Chiriquí. También protestaron en rechazo de las publicaciones de La Prensa.

En el lugar, Ochy no refutó la veracidad del material reportado por el diario durante la semana, pero sí manifestó su fastidio. Además, dijo: “hablé con mi masa laboral y les dije que eso no estaba correcto”, al referirse al bloqueo de los accesos de las instalaciones Corporación La Prensa, en la capital. Sin embargo, agregó que lo que pasa es que aquí la gente tiene “un apoyo hacia el empresario trabajador”.

En el video "Ataques a La Prensa y Mi Diario" podrá ver un resumen de lo ocurrido los días 2 y 3 de agosto en los predios Corporación La Prensa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Irán condena a muerte al empresario Babak Zanjani, quien tiene una fortuna valorada en 14 mil millones de dólares

Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani. Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani.
Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani. Tomada de Twitter

La Corte Suprema de Irán confirmó la pena de muerte contra un conocido magnate y dos socios acusados de varios cargos, entre ...

Salud y Ciencia Fallece de un infarto el hombre más obeso de Colombia

Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos. Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos.
Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos. Tomado de El País

El hombre más obeso de Colombia, que alcanzó a pesar 400 kilos, falleció este sábado de un infarto en una clínica del oeste ...

Economía Airbnb retira demanda contra Nueva York por nueva ley

La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes. La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes.
La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes. BLOOMBERG

Airbnb aceptó retirar una demanda contra la ciudad de Nueva York por una nueva ley estatal que hubiera desanimado a ...

Destacados