espectáculo

La danza del Holocausto regresa a Panamá

Hoy, 5 de abril, y mañana se presenta 'Las mariposas ya no viven aquí',  un espectáculo de danza acerca del Holocausto.

La obra dancística se estrenó en Panamá en 2014 y ha pasado por Guatemala, Estados Unidos y  Costa Rica, antes de volver al país. 

Temas:

La obra fue creada por el coreógrafo español Fernando Hurtado en 2014. La obra fue creada por el coreógrafo español Fernando Hurtado en 2014.
La obra fue creada por el coreógrafo español Fernando Hurtado en 2014. Cortesía

La obra dancística Las mariposas ya no viven aquí, del coreógrafo español Fernando Hurtado, vuelve al lugar de su nacimiento: Panamá.

La pieza artística de danza contemporánea fue presentada en 2014 sobre las tablas panameñas y alude a uno de los episodios más hostiles de la historia humana: el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial.

Ahora regresa al país luego de una veintena de presentaciones en escenarios internacionales como Guatemala, Estados Unidos y Costa Rica. 

La obra curada por la experiencia, según describe su director, presenta a cerca de 100 personajes secundarios interpretados por voluntarios que se han sumado al proyecto careciendo de formación actoral.

Para Hurtado, la mezcla de voluntades guiadas por ocho bailarines profesionales (cuatro de su compañía, incluido él y cuatro locales) hacen de esta obra un espectáculo digno. Es una muestra de “tolerancia y amor al prójimo”, recalca coincidiendo con los valores que intentan difundir con el show artístico.

La obra tiene sus galas hoy y mañana a las 8:00 p.m., en el teatro Anayansi.

Y en las dos jornadas se incluyen matinés gratuitos para estudiantes de escuelas públicas y privadas coordinadas con charlas didácticas, con el fin de que las nuevas generaciones puedan comprender la historia de la Shoá u Holocausto.

Danza y el recuerdo

La recordación del Holocausto judío adquiere un matiz distinto desde la perspectiva de la danza contemporánea, pero su dolorosa esencia se transforma en esperanza.

La metamorfosis de la mariposa ha servido para crear una metáfora en torno a un tema tan difícil como lo es el Holocausto: el genocidio más grande en la historia de la humanidad.

Las mariposas ya no viven aquí, el título de la obra dancística que ha viajado de Guatemala a Estados Unidos y luego a Costa Rica, vuelve a Panamá, donde fue creada por el coreógrafo español Fernando Hurtado en 2014.

Más allá del tecnicismo y el fulgor de la ejecución correcta de la danza contemporánea del que se vale esta representación, el reto constante para Hurtado es amoldar a la producción la integración de 92 extras, voluntarios que se unen a la obra como símbolos del pueblo prisionero durante el oscuro episodio entrada la Segunda Guerra Mundial.

“Tenemos familias que actúan por primera vez, grupos de hermanos, grupos de amigos y debimos hacer sincronía con ellos los ocho bailarines profesionales que participamos en la pieza”, remarca Hurtado.

La idea de añadir al show personas sin experiencia en la actuación ha fascinado desde la primera temporada en 2014, cuando nació el proyecto por una propuesta de la Fundación Espacio Creativo, dirigida por la bailarina panameña Analida Galindo, apunta.

“Las escenas en que abordamos la separación de las familias a su llegada a los campos de concentración cobran mayor dramatismo, porque las personas suelen imaginarse ese momento”, explica Hurtado.

El Holocausto es contado desde La noche de los cristales rotos o el “Kristallnacht”, cuando los nazis destruyen los negocios y sinagogas judías en la oscuridad, del 9 y 10 de noviembre de 1938, hecho que concentra el odio racial e ideológico gestado y que estalla por primera vez en contra del grupo judío. La obra se conduce luego hacia la vida hacinada en los guetos, los viajes en trenes y las brutales palizas, hasta la final liberación.

Hurtado reconoce que aunque intentó suavizar por medio de la abstracción algunas escenas, suelen haber momentos álgidos, más por una cuestión de didáctica, puesto que el espectáculo se planteó desde su concepción como un mecanismo de enseñanza para las nuevas generaciones.  

Para lograr ceñirse a la historia, hubo un proceso previo de estudio por meses.

Hurtado viajó en 2013 por recomendación de la Asociación de Amigos de Yad Vashem - Autoridad para el recuerdo de los Mártires y Héroes del Holocausto al gueto de Varsovia, Polonia, sitio donde se perdieron 80 mil vidas de judíos en condiciones infrahumanas.

Allí fue llevado por un guía para entender la Shoá [Holocausto en hebreo] y dice haberse convertido prácticamente en “una esponja” para capturar información y luego depurar la necesaria en el guion que habría de seguir en Las mariposas ya no viven aquí.

Vestigios

Hurtado vive maravillado de la colaboración que ha recibido incluso desde las voces de la tragedia. Una maleta, un vestido, un pañuelo originales del Holocausto se usan en las escenas, donados por familiares de sobrevivientes que han cedido temporalmente estas piezas históricas en agradecimiento a un espectáculo artístico, cuyo norte es lograr la tolerancia y el rechazo a la indiferencia hacia el sufrimiento ajeno.

“El 80% del elenco voluntario no es judío”. De esto se enorgullece el director.

Galindo aclara que al inicio de la obra se ha agregado una escena nueva para “crear conciencia sobre los genocidios y guerras que siguen ocurriendo hoy día”.

El nombre de espectáculo ha sido extraído de un poema escrito por un joven checo, Pavel Friedman, quien sufrió las torturas dentro del campo de concentración de Theresienstadt, en República Checa, pero su obra Las mariposas, en referencia a la muerte de inocentes infantes, quedó inmortalizada dentro de la literatura escrita durante este periodo.

Para la escena final se han preparado un centenar de piedras litografiadas con el rostro y nombre de los fallecidos durante el Holocausto. Una iniciativa llevada a cabo por estudiantes del Instituto Alberto Einstein para que fuese parte de la utilería del show desde 2014.

Entradas

Los boletos para las funciones del 5 y 6 de abril, a partir de las 8:00 p.m., están en venta a través de Panamatickets en la sucursales de Novey, Felipe Motta y One Two Tea.

El costo de la entrada va de 8 a 48 dólares más impuestos, según la ubicación en la sala del teatro Anayansi de Atlapa.

El espectáculo es organizado en alianza por la Fundación Espacio Creativo (Fec), la Asociación de Amigos de Yad Vashem y Magic Dreams.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

PROYECTO La ecología, un huerto orgánico y los gusanos como terapia

La historia de Jabal e Ismael La historia de Jabal e Ismael Vídeo
La historia de Jabal e Ismael

La percepción sobre el cuidado de la naturaleza de Ismael Tenorio y  Jabal Rodríguez, ambos  estudiantes de  la escuela de ...

PROCESO DE PAZ Entregan 21 restos de desaparecidos en conflicto en Colombia

Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre. Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre.
Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre. AFP PHOTO / JOAQUIN SARMIENTO

Las familias de 21 víctimas del conflicto armado que estaban desaparecidas, recibieron el viernes sus restos en una emotiva ...

COMPRAS Regreso al pasado: prosperan tiendas de juegos retro en Japón

Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón. Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón.
Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón. Bloomberg/Archivo

Un renovado interés en los video juegos japoneses antiguos está llevando a compradores a los mercados online y tiendas que ...