El reto de producir nuevos textos teatrales

 ‘Las dos caras de la propina’, en cartelera hasta el 30 de septiembre en el Teatro en Círculo, fue escrita por el panameño Edgardo Molino Mola.

Temas:

Una escena en la que comparten el proscenio las actrices Ceila González (izquierda) y Ofelia Puig. Una escena en la que comparten el proscenio las actrices Ceila González (izquierda) y Ofelia Puig.
Una escena en la que comparten el proscenio las actrices Ceila González (izquierda) y Ofelia Puig. Cortesía

Sin duda, en Panamá hemos visto otras obras de teatro de extremada ligereza como Las dos caras de la propina. Cientos de ellas, estoy seguro. Pero luego de ver a una de las actrices de esta obra gesticular exageradamente una conversación telefónica sin razón aparente, y escuchar una fila de chistes ochenteros que me remontaba a las últimas deslucidas temporadas de El que ríe de último, ríe mejor, comencé a plantearme lo impensable, ¿sería incorrecto irme de la obra antes de que se acabe y aún escribir una nota sobre esta?

Las dos caras de la propina, en cartelera hasta el 30 de septiembre en el Teatro en Círculo, es una colección de más de 20 piezas cortas escritas por el dramaturgo panameño Edgardo Molino Mola.

MESEROS Y CLIENTES

Todas las piezas se enfocan en la premisa de que existe una muy compleja relación entre meseros y clientes de restaurantes. Una de las historias se nos presenta como la pieza principal y consiste en una toma de rehenes en un restaurante en el día de su inauguración.

Obviamente, una razón para quedarse hasta el final de la obra era que no hubiese sido justo escribir esta nota sin haber visto cómo se desarrollaban todas las piezas. Además, el programa de mano prometía interacción con el público (que fue extremadamente limitada) y un concurso (las piezas más disparejas de la propuesta). Pero la principal razón para quedarme fue la esperanza de que en algún momento mejoraran las cosas.

En este caso, la obra tiene momentos más efectivos que otros, pero nunca llega a despegar por completo. Quizá el formato y el tema funcionarían mejor como un programa de televisión de sketches de comedia.

Pero verla hasta el final me hizo apreciar el valor de este proyecto. Diferente a muchas de las obras que vemos hoy en día en Panamá, Las dos caras de la propina es una historia original de un dramaturgo local que no ha sido montada anteriormente.

Como productores, es menos arriesgado traducir los textos franceses y estadounidenses de moda y montarlos con las mismas luces y ritmo que utilizaron en el norte, usando la palabra carimañola cuando el original pedía croissant.

EXPERIMENTO RIESGOSO

Montar una nueva obra es un experimento altamente riesgoso en cualquier país. Un dramaturgo no sabe si su obra funcionará hasta que el texto sea desarrollado por el director con su elenco. En realidad, nadie sabe si la obra funciona hasta que el público la recibe por primera vez.

En este caso, el reto de montar este nuevo texto tuvo que haber sido inmenso para su director, Renán Fernández.

El tema de la relación entre meseros y clientes no da para una comedia de dos horas. La obra pronto se torna repetitiva y hasta frustrante. El recurso de utilizar a los actores como narradores, que saliéndose de sus personajes nos explican las lecciones de algunas de las historias, en lugar de aliviar la frustración, nos hace recordar que el tema se gastó después de la segunda pieza.

Pero Renán Fernández utiliza todos los recursos a su disposición para que las piezas fluyan lo más posible y la energía de los actores nos llegue hasta la última fila.

Entre esos recursos están las jocosas interpretaciones de Abdiel Tapia, que le da vida a una decena de personajes en diferentes piezas, regalándole a algunos de ellos cierto nivel de honestidad.

La corta escena entre una energética Ofelia Puig, como mesera, y la reconocida actriz Ceila González, como clienta, nos muestra el gran potencial de la obra como comedia ligera con chistes conocidos, pero presentados con frescura. Por su parte, el diseño de luces ayuda a la fluidez del montaje.

El sector teatral panameño solo crece con proyectos que se atreven a realizar el maravilloso experimento creativo de montar nuevos textos. El público sin duda se divertirá e identificará con algunas de estas historias de meseros y comensales en conflicto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

INVESTIGACIÓN Mayoría de la Corte Suprema de Brasil rechaza bloquear juicio contra Temer

Michel Temer. Michel Temer.
Michel Temer. AFP

La mayoría de los jueces de la corte suprema brasileña rechazó este miércoles el pedido del presidente Michel Temer de ...

HOMICIDIO Aplican prueba de ADN para identificar cuerpo de mujer encontrado en un río en Arraiján

Ministerio Público. Ministerio Público.
Ministerio Público. LA PRENSA/Archivo

El Laboratorio de Análisis Biomolecular del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses aplicó pruebas de ADN al cuerpo de ...